La reina Letizia alcanzó la cima durante su viaje a Reino Unido, el pasado mes de julio.

La reina Letizia alcanzó la cima durante su viaje a Reino Unido, el pasado mes de julio.

Casas Reales CELEBRACIÓN REAL

Los 45 peldaños que Letizia ascendió en 45 años hasta llegar a la cima

Justo cuando la reina cumple años, EL ESPAÑOL desvela las claves que posibilitaron su fulgurante ascenso a las cotas más altas de poder. Su fuerte personalidad, marcada desde su nacimiento, ha contribuido sin duda a alcanzar sus objetivos.

Tenía 31 años cuando el entonces príncipe Felipe (49 años) se cruzó en su camino. Pocos creían entonces que 14 años después, concretamente este viernes, la ya reina Letizia (45) soplaría 45 velas en el Palacio de la Zarzuela rodeada de sus dos hijas, una de ellas heredera al trono español. El ascenso social de aquella joven que soñaba con ser periodista mientras paseaba por los caminos de Ribadesella -y que nunca imaginó que acabaría reinando- ha sido fulgurante, algo que no sorprende teniendo en cuenta su marcada personalidad. Ésta ha determinado sobremanera todos y cada uno de sus pasos vitales, hasta llegar a escalar vertiginosamente a lo más alto.

1.- CON Z. Letizia, aquella niña que nació ya con un signo distintivo en su nombre (la particular Z) que da pistas de su especial vida, vivió su pasión desde bien pequeña. Casi cada tarde, la asturiana merendaba y hacía sus deberes escolares entre los micrófonos de la radio en la que trabajaban tanto su padre como su abuela. Además, participaba en un programa matinal infantil llamado El columpio. "Yo en mi casa vivía rodeada de los periódicos asturianos y recuerdo a mi padre, de madrugada, dirigiéndose al monte Naranco porque había una avería en el equipo emisor de radio", declaró Letizia. Su sueño, ser periodista, se cumplió mucho antes de lo que pensaba. Tenía muy claro que iba a hacer todo lo posible por conseguir sus objetivos. La carta astral elaborada por Rappel (71) para EL ESPAÑOL así lo indica. "El Sol en Virgo la define como prudente, disciplinada, fiel a sus obligaciones y muy responsable en el trabajo, además de tenaz para conseguir las metas que se proponga".

2.- MADRID. Con sólo 16 años se trasladó a Madrid por culpa del trabajo de su progenitor. La capital le dio libertad, pero también le abrió las puertas a su importante futuro. A ello le ha ayudado sin duda la "vitalidad, entusiasmo u optimismo que le otorga la Luna en Sagitario". La llegada a Madrid fue sin duda un paso que le permitió, entre otras cosas, conocer gente nueva, como su profesor del instituto Ramiro de Maeztu, Alonso Guerrero (54), que se convertiría años después en su primer marido.

[Más información: La reina también se casó con su profe: así da sus clases Alonso Guerrero]

3.- PERIODISTA. Aunque ya lo tenía decidido desde hacía años, hasta que cumplió los 18 años no pudo ponerse manos a la obra para convertirse en periodista. Lo hizo en la Universidad Complutense de Madrid, donde sus compañeros destacan su carácter perfeccionista, exigente y meticuloso. Quería cambiar el mundo y también poder contarlo. Y para ello se esmeró hasta el punto de obtener unas elevadas notas que le permitieron, además, poder realizar otros estudios posteriores. La carrera de periodista le ha allanado el camino del ascenso al poder y le ha beneficiado a la hora de tratar con los medios de comunicación, de hablar en público y de desenvolverse con sus discursos y con los de su segundo marido, el rey Felipe. 

4.- INTERNACIONAL. Su viaje a México, para realizar un posgrado, le aportó una experiencia personal y profesional enriquecedora. Allí trabajó, incluso llegó a vender tabaco, pero también se relacionó con artistas. Allí se puso de manifiesto una de sus aficiones: rodearse de gente con cultura, con ideas nuevas y renovadoras. "Le atrae el progreso, la evolución cultural y todo lo curioso tanto en arte, religión, ciencia, medicina o temas de investigación", tal y como revela su carta astral.

5.- PROFESOR. A su regreso decidió casarse con su profesor, con el que mantenía una relación desde hacía una década. Sólo tenía 26 años pero demostraba ya tener muy claro lo que quería. Su forma de ser y de ver la vida siempre ha sido muy marcada y definida y han sido pocas las ocasiones en las que le han hecho cambiar de parecer.

6.- DOS DIVORCIOS. En 1999 tuvo que hacer frente a dos duros golpes. Dos divorcios se sucedieron con pocas semanas de diferencia, el suyo con su profesor y el de sus padres. El primero de ellos, además, supuso un escalón más hacia su condición actual de reina. Pronto se sobrepuso a estos sucesos, algo propio de su carácter pragmático, y rápidamente inició una nueva vida mucho más independiente en un piso en Vicálvaro, de donde saldría años después para iniciar otra etapa más. 

7.- PRIMER PREMIO. El siguiente peldaño en su fulgurante ascenso a las altas esferas tuvo lugar sólo un año después. Letizia aún no había cumplido los 30 años y la Asociación de la Prensa de Madrid decidió concederle el premio Mariano José de Larra. Su trabajo en Canal + tuvo mucho que ver, como también su incursión en Televisión Española, donde pasó por Informe Semanal, los especiales del euro y el Telediario.

LETIZIA ORTIZ EN EL TELEDIARIO (SEPT 2001)

8.- ACERCAMIENTO. Fue precisamente en este último trabajo en el que despegó con más claridad en su camino hacia el Palacio de la Zarzuela. Sus conexiones en directo para cubrir el desastre del Prestige o la guerra de Irak la acercaron sobremanera al entonces príncipe Felipe, con el que inició una clandestina relación sin testigos de por medio. De hecho, Letizia se refería a Juan, un diplomático, cuando alguien le preguntaba por su recién estrenada pareja. El Medio Cielo en Sagitario de su carta astral así lo certifica, pues según este aspecto controla con afán los pasos de su familia y de su propia vida. "Le preocupa la reputación y la responsabilidad en el trabajo".

9.- PRESENTADORAAlfredo Urdaci (57) la reubicó entonces frente a la segunda edición del Telediario de TVE, el más visto del día. Su perseverancia y su seriedad en el trabajo había surtido efecto y ya entraba en el hogar de millones de personas cada noche. Su rostro comenzó a ser habitual y familiar para los ciudadanos, que pronto se sorprenderían con la noticia de que estaban ante la prometida del príncipe Felipe.

10.- ASTURIAS. Los premios príncipe de Asturias de 2003 pasaron desapercibidos a ojos de los españoles. Sin embargo, en el ambiente había algo distinto en aquella edición. La asturiana y el heredero continuaban con su relación sentimental y el resto del mundo era ajeno al hecho de que, unas semanas después, la Casa Real iba a anunciar su compromiso matrimonial, un acontecimiento que supuso uno de los escalones más pronunciados en la escalada social de Letizia Ortiz.

11.- ACCIDENTE. Unos días antes de oficializar la unión entre el príncipe y la periodista, ésta sufrió un accidente de tráfico en Madrid. Tras el choque, llamó a su novio, que puso en marcha un dispositivo para que su personal de seguridad la recogiera en el lugar del siniestro y la trasladara hasta su lugar de trabajo, lo que da muestras del rumbo que tomaba la vida de la futura reina.

12.- COMPROMISOEl 1 de noviembre de 2003 la Casa Real anunciaba un compromiso "muy meditado y fruto del amor", según aseguraron los novios, algo que deja claro el carácter de Letizia, quien reflexiona sobremanera antes de tomar una decisión, y más de este calibre, y tiene buena memoria para acordarse de los detalles. La decisión pilló por sorpresa a los españoles, que no daban crédito a cómo una periodista asturiana había logrado llegar hasta el corazón del príncipe. Lo hizo por su seguridad, sus dotes de mando y su carácter equilibrado y protector con su pareja. "Es apasionada, cariñosa, desconfiada, pero no celosa, de gran intuición y defensora de su intimidad contra viento y marea", señala su carta astral.

13.- MUDANZA. Tras la importante decisión, Letizia se trasladó, de su piso de 60 metros cuadrados, hasta el pabellón del príncipe, una propiedad treinta veces más grande. La progresiva evolución de la futura reina fue palpable a lo largo de aquel otoño de 2003. 

14.- CAPITULACIONES. Desde Zarzuela se instó a Letizia a firmar unas capitulaciones en las que renunciaba a la educación de sus futuros sus hijos en caso de divorcio, así como a sus títulos. Su primo David, abogado, se aseguró de que al menos alguna de las cláusulas de tales documentos le aseguraran un futuro notable, como una cuantía económica o una residencia en la que vivir.

15.- INTERRUPCIÓN. La prometida del príncipe dejó entrever ya, aquel 6 de noviembre, parte de su marcada personalidad, que no fue sin embargo bien recibida por un amplio sector de la sociedad. Si bien comenzó su discurso refiriéndose al "impagable ejemplo de la reina Sofía (78)", acabó interrumpiendo a su marido y espetándole un "déjame terminar" que la sentenció. Su facilidad de comunicación quedó de manifiesto, como también su dificultad para aceptar que le lleven la contraria. Y, por supuesto, su sensibilidad ante las críticas, tal y como se desprende del informe facilitado por Rappel.

16.- DEBUT EUROPEO. Su puesta de largo en la boda de Federico (49) y Mary de Dinamarca (45) la encumbró a lo más alto. Aún no se había casado con el heredero al trono y ya estaba escalando puestos de forma imparable a ojos del pueblo español y europeo. Tras conquistar el corazón de Felipe, había hecho lo propio con la opinión pública del Viejo Continente.

17.- BODA REAL. Pero sin duda, el punto de inflexión de su escalada social tuvo lugar el 22 de mayo de 2004 en la Catedral de la Almudena. Allí se unió al futuro rey Felipe obteniendo, además, el título de princesa de Asturias. Atea y republicana por convicción, su relación con el entonces príncipe le hizo "ver la luz de la fe", tal y como reveló ella misma días antes del enlace.

18.- LOTERÍA. El dinero es otro de los factores que contribuyen al ascenso social de una persona, qué duda cabe. Letizia también ha saboreado las mieles del parné, no sólo por su entrada en la familia Borbón. El mismo año en el que contrajo matrimonio, le tocó la lotería, concretamente 12.000 euros. Fue uno de sus excompañeros de TVE el que le obsequió, como regalo de bodas, con varias participaciones que resultaron agraciadas y cuyo premio destinó la ya princesa de Asturias a una ONG

19.- MODA PERSONALIZADA. Su enlace con el entonces príncipe de Asturias trajo consigo numerosos privilegios que contribuyeron a consolidar una ya de por sí exclusiva posición. Así, Letizia pudo escoger a un diseñador de cabecera, tal y como le aconsejó su suegra. El elegido fue Felipe Varela (49), un sastre discreto hasta la extenuación y que, gracias a su lealtad, ha continuado llenando un vestidor que es la envidia de sus compañeros de profesión.

20.- AMIGAS. Otro de los puntos clave de su privilegiada condición es su selecto grupo de amigas. Sus fieles escuderas, algunas de ellas procedentes de los medios de comunicación en los que Letizia ha trabajado, guardan su amistad en el más absoluto de los secretos. Del mismo modo actúan su estilista y peluquera de confianza, Eva Fernández y Luz Valero, respectivamente, a las que seleccionó personalmente la ahora reina después de comprobar en primera persona cómo trabajaban. 

21.- HEREDERA. Si su boda con el heredero al trono fue el paso más decisivo hasta el momento en su camino hacia lo más alto, no lo es menos el hecho de gestar a la futura reina. La línea de sucesión al trono se aseguró en 2005 cuando Letizia dio a luz a su primogénita, Leonor (11) y, por muchas cosas que sucedan a partir de ahora, el hecho de ser la madre de una heredera al trono siempre asegurará su posición social.

22.- TRAGEDIA. Aunque supusiera uno de los momentos más trágicos de su vida y destrozara anímicamente a su familia hasta el punto de rozar el sentimiento de culpa, el inesperado y fatídico fallecimiento de su hermana Érika mostró a la Letizia más humana, sensible y familiar. En este caso fue su imagen la que salió reforzada de un suceso que reveló a una princesa que se emocionaba con facilidad.

23.- AGENDA PROPIA. Poco después de dar a luz a su segunda hija, Letizia comenzó a tener una agenda propia. Corría el año 2007 y ya entonces comenzaban a vislumbrarse otros detalles de su carácter, como su apariencia seria, un tanto distante y desconfiada. "No le gusta perder el tiempo y siempre está haciendo cosas que considera útiles", reza su carta astral. En este sentido, su sentido del deber y su vitalidad tenían como inexorable consecuencia una sucesión de actos oficiales que la entonces princesa cumplía con solemnidad, sin espacio para las bromas o las frivolidades, a menos que se encontrara con personas de su plena confianza.

24.- ANFITRIONA. Entre esos eventos, se encontraba la recepción oficial a la entonces primera dama estadounidense Michelle Obama (53) en 2010 en Mallorca. Letizia, sin su marido, la recibió junto a sus suegros en el palacio de Marivent, hecho que inevitablemente vino a dar empaque a la figura de la princesa de Asturias.

25.- CORTAFUEGOS. El poder de Letizia iba en aumento y se dejó ver de nuevo en la estrategia de Zarzuela de implantar un cortafuegos con los entonces duques de Palma. La decisión de poner distancia entre el núcleo central de la Familia Real, formada entonces por los reyes, los príncipes y sus hijas, con el clan Urdangarin Borbón a cuenta del Caso Nóos repercutió en un lavado de imagen y un baño de prestigio a la institución, que revirtió inequívocamente sobre Letizia, quien nunca ha soportado la traición ni la mentira.

La reina, esta misma semana.

La reina, esta misma semana.

26.- VIDA PRIVADA. Letizia es una mujer extremadamente realista. Tiene sueños, objetivos y ambiciones que ha ido cumpliendo poco a poco pero eso no le exime de vivir el día a día con los pies en el suelo. Y si puede ser manteniendo su privacidad y su intimidad alejada de los focos, mejor. De ahí que siempre haya luchado por mantener sus costumbres, sus aficiones y sus momentos de ocio con amigas contra viento y marea. Lo dejó muy claro nada más entrar en Zarzuela y, años después, lo sigue manteniendo como una condición sine qua non.

27. CUMPLEAÑOS INÉDITO. Su 40 cumpleaños trajo consigo una decisión inédita hasta el momento que da idea de la magnitud de la influencia de Letizia: su excepcinal posado en los jardines del palacio de la Zarzuela, algo que nunca antes había tenido lugar y que tampoco se ha vuelto a repetir. Pese a que en las imágenes aparecían sus dos hijas y su marido, la princesa de Asturias era la protagonista indiscutible de un hecho inédito que contribuyó a crear ese halo de influencia y poder del que goza hoy.

28.- PROCLAMACIÓN. Después de su boda y del nacimiento de la heredera al trono, el tercer pilar básico de su fulgurante escalada social fue sin duda la proclamación de su marido como rey, en junio de 2014. Letizia, aquella joven que soñaba con ser una buena periodista, se convertía en la primera reina de origen plebeyo. "Una monarquía renovada para un tiempo nuevo", tal y como aseguró el propio Felipe en su discurso.

Felipe VI - Discurso de proclamación completo

29.-RETOQUES. Peldaño a peldaño, Letizia había logrado más objetivos incluso de los que se había propuesto en un principio. Sin embargo, el paso del tiempo trajo consigo la idea fraguada en su mente de intentar plantarle cara de alguna forma, aunque sea recurriendo a diversas técnicas de cirugía estética. Con los años, Letizia también ha sufrido las crisis propias de su edad, etapas en las que se producen "cambios, preocupaciones y temores que hay que enfrentar", según la psicóloga María Gutiérrez Raposo

"Existe una revisión global de la vida. Nos preguntamos ¿soy feliz? ¿hay algo que siempre he querido hacer y no he hecho? Y nos frustramos si no lo conseguimos. Y hay preocupación por la imagen y el cuerpo. Tenemos miedo de no ser atractivos, de ver que los cuerpos envejecen, salen arrugas, queremos adelgazar y nos metemos en dietas o decidimos operarnos", explica la profesional en conversación con EL ESPAÑOL. 

"Puede haber incluso conductas obsesivas enfocadas a evitar a toda cosa que el paso del tiempo quede reflejado tanto en su aspecto físico como en sus capacidades", añade por su parte la psicóloga Ana Corbalán. Por su parte, Laura Rojas Marcos asegura que las crisis vitales "están asociadas a momentos de revisión y reflexión sobre los sueños, deseos, objetivos y proyectos vitales y profesionales (...). Puede haber personas que sufren estas crisis con un sentimiento de miedo a envejecer o al deterioro".

30.- CON MERKEL. La evaluación de Letizia sobre sus propias metas está lejos de frustrarla, teniendo en cuenta además que su posición le ha llevado a codearse con las más altas instituciones y dirigentes mundiales, como su encuentro con la canciller alemana Angela Merkel (63), en diciembre de 2014.

31.- NUEVOS POSADOS. A partir de la proclamación del rey Felipe, la transformación y la influencia de Letizia fueron evidentes todavía. Para empezar, los posados oficiales de la Familia Real cambiaron de formato, de estilo y casi de escenario. La rígida formalidad y frialdad que se desprendía de las fotografías de los reyes eméritos y su familia dio paso a la calidez, la naturalidad y la espontaneidad de Felipe y Letizia con sus hijas en diferentes ubicaciones. 

32.- CON EL PAPA. La visita al Papa Francisco (80) en 2014 también supuso un peldaño más en la trayectoria vital de Letizia. De hecho, dejó de lado la mantilla propia de este tipo de actos y únicamente acudió de blanco. Un signo más de la condición regia de la esposa de Felipe VI. 

Los reyes, con el Papa Francisco.

Los reyes, con el Papa Francisco. Gtres

33.- NUEVO PROTOCOLO. El cambio protocolario en la vestimenta referida a los actos oficiales se extendió además a otros gremios. Letizia no sólo decidió modificar el protocolo en sus visitas al Pontífice, sino que también optó por cambiar, mediante reglas no escritas, los looks correspondientes a las actividades de índole castrense, aparcando el color negro, la mantilla y la peineta. Algo que en un primer momento trastocó el rígido y constreñido régimen militar pero al que sus miembros terminaron acostumbrándose.

34.- ZACATECAS. La condición regia de Letizia le dio alas para protagonizar uno de los desplantes más sonados de su trayectoria real. Sucedió en el Museo de Guadalupe en Zacatecas. Durante una visita a la histórica biblioteca conventual, Letizia perdió el interés por el grupo y prefirió dedicarse a mirar estanterías llenas de libros, ignorando los ruegos de su marido para que se uniera a la ilustre visita. 

[Más información: El mes 'horribilis' de la reina Letizia: del camino de 'compi yogui' al vídeo de Zacatecas]

Visita de Estado, Reino de España: Gira Estado de Zacatecas. Visita al Museo de Guadalupe

35.- ¿VACACIONES? Una de las potestades que le permite a Letizia su regia condición es la posibilidad de elegir dónde disfrutar de sus vacaciones. Nunca le ha gustado Palma de Mallorca y, aunque permaneció más de diez años cumpliendo el estricto protocolo real que mantenía a los Borbones gran parte del verano en la isla, ahora es ella la que decide. Por eso ha podido avanzar un escalón más y ya únicamente permanece en Baleares el tiempo estrictamente necesario para los actos oficiales previstos en la agenda estival. El resto del tiempo, hace las maletas y pone rumbo a un destino privado y desconocido para el resto que cada año vuelve a ser objeto de controversia.

36.- COLECTIVO GAY. Si hay algo que le ha granjeado la admiración y prestigio social de ciertos colectivos es su defensa a ultranza de causas como la investigación de las enfermedades raras, los derechos de la infancia o de los homosexuales. Al contrario que su suegra, cuyas declaraciones en un libro en contra del colectivo no estuvieron exentos de polémica, Letizia ha manifestado públicamente su opinión. Hace sólo unos meses, durante la celebración del World Pride de Madrid, los reyes rompieron su silencio y transmitieron su felicitación al colectivo.

37.- PREMIO A SOFÍA. Otro gesto cargado de simbolismo tenía lugar hace apenas dos años. La reina tenía que entregar el premio Unicef a su suegra. El savoir faire de Letizia unido a la elegancia de la que hizo gala en su discurso la ensalzaron notablemente. "Le acabo de entregar el premio a la reina Sofía, a mi suegra, y yo creo que la palabra suegra nunca ha sonado mejor. Me lo has puesto muy difícil", afirmaba airosa la actual monarca, quien superó con creces la inevitable comparación con la emérita. El "impagable ejemplo" que la reina Sofía le había dado a su nuera se saldó con un más que aprobado de ésta.

Doña Letizia llama suegra a Doña Sofia

38.- AUSENCIA SONADA. Tal y como sucedió con Arabia Saudí, el estatus adquirido por Letizia le ha permitido ausentarse de los actos que considera apropiados. Así sucedió precisamente hace unos meses durante la jura del presidente Mariano Rajoy (62). Si bien es cierto que la Constitución no obliga a las consortes, existía una tradición marcada por la reina Sofía que la actual monarca decidía romper. Pese a reabrir una vez más el debate sobre su papel, la esposa de Felipe VI lo tiene muy claro desde que aceptó su condición de mujer de rey.

39.- DISCURSO PERFECTO. De hecho, aquel acontecimiento puso de manifiesto la verdadera inquietud de Letizia: la salud y la infancia. Casi al mismo tiempo que Rajoy juraba su cargo, la reina pronunciaba un perfecto discurso en el marco del Congreso Mundial contra el Cáncer. "Su buen corazón la lleva a ayudar e interesarse por los demás, en especial los problemas que tienen que ver con la infancia, pues tiene debilidad por los niños y su entorno", tal y como se refleja en su carta astral.

40.- PLANTÓN SAUDITA. Aplaudida y alabada fue también decisión de declinar la invitación para viajar a Arabia Saudí, el pasado mes de enero. La reina optó por no volar a un país en el que la mujer no está lo suficientemente valorada, un hecho que llegó a posicionarla en algunos medios como una activista de pleno derecho. Con todo, sus decisiones como reina han sido cada vez más firmes.

[Más información: Letizia se niega a viajar a Arabia Saudí y el rey irá solo]

41.- VIAJES EN SOLITARIO. Letizia dio un nuevo paso en su consolidación como reina cuando inició, siguiendo el ejemplo de su suegra, los viajes humanitarios a diferentes países. Así, en 2015 voló a Honduras y El Salvador y aunque un año después hubo de suspenderse debido a la ausencia de Gobierno en España, estaba previsto que en 2017 la reina hiciera lo propio en África, algo que todavía no ha sucedido. 

[Más información: El problemático primer viaje en solitario de Letizia a África]

42.- DIVA. El 50 cumpleaños del rey Guillermo de los Países Bajos (50) devolvió a Letizia el glamour y la admiración que había comenzado a granjearse 13 años atrás durante la boda de Federico y Mary de Dinamarca. También de rojo, la reina volvió a deslumbrar al Viejo Continente, que esta vez la calificó directamente de diva de Hollywood. Todos los medios de comunicación se dejaron cautivar por la monarca patria, que cautivó con su elegancia y porte regio, mucho más seguro y confiado que hace casi tres lustros.

[Más información: "Letizia de España, diva de Hollywood", según la prensa internacional]

43.- PODEROSA. Poco a poco, Letizia se ha posicionado hasta colocarse como una de las reinas más influyentes del mundo. Tanto es así, que ya incluso copa las listas de importantes revistas nacionales e internacionales. Es el caso de Forbes, que recientemente la nombró una de las más poderosas de España, lo que da muestra del importante recorrido que lleva a sus espaldas la actual monarca, quien al principio de este artículo era simplemente una joven con aspiraciones comunicativas.

44. CON TIARA. Otro de los síntomas inequívocos de la importante condición de Letizia como reina es, sin duda, la posibilidad que tiene de utilizar las llamadas joyas de pasar de los Borbones. Hace sólo unos meses, decidió por fin rescatar la tiara de flores de lis de su cajón. Lo hizo cuando se cumplían 1.000 días del reinado de su marido y decidió que la ocasión perfecta era la cena de gala en honor al presidente de Argentina. Su presencia se hizo notar nada más irrumpir en el imponente salón. Fue la imagen de la consolidación del poder, del que hizo gala la reina en su intento por afianzar su figura. 

45. REINA VS REINA. Pero, sin duda, si ha habido algo que ha determinado ese ascenso imparable de Letizia ha sido su viaje a Reino Unido, donde su encuentro, de igual a igual, con la reina Isabel II de Inglaterra (91), máximo exponente de las monarquías, ha supuesto todo un revulsivo en la fulgurante escalada social de la monarca patria, que no hizo sino colocarla en la cima.

Le reina Letizia, con su imponente look en Reino Unido junto a Felipe de Edimburgo.

Le reina Letizia, con su imponente look en Reino Unido junto a Felipe de Edimburgo. Gtres