La fiebre por sí misma, no suele ser algo preocupante a no ser que alcance mucha temperatura, pero sí es un mecanismo de defensa del cuerpo que nos advierte de que podemos estar incubando algo: un catarro, la gripe, una infeccionesSi la temperatura corporal sube hasta 38º es el momento de llamar al médico e intentar bajarla con algunos trucos muy efectivos.

Cómo bajar la fiebre: cómo reacciona tu cuerpo ante la fiebre

El hipotálamo actúa como termostato de nuestro cuerpo, y si tenemos frío o calor, hará que sintamos temblores o por el contrario que sudemos. Si alcanza unas temperaturas de 38º o superiores, será cuando tengamos que tomar las medidas necesarias para bajar la fiebre corporal, especialmente la fiebre en los niños, porque la fiebre de estos suele siempre alcanzar temperaturas más altas. La medición más fiable, la única que toman en consideración los facultativos, es la medición en la axila

La fiebre en adultos que llega a los 38º no es peligrosa a no ser que se sufra de enfermedades como hipertensión o diabetes, ya que estos trastornos pueden empeorar. Si con el paso de las horas, la fiebre sube a 40º, sobre todo fiebre en niños y fiebre en ancianos, entonces sí que hay que tomar medidas urgentes y empezar a bajar la fiebre corporal.

Cómo bajar la fiebre en niños y en adultos

Lo primero que habría que hacer es no abrigar al enfermo para que el cuerpo se refrigere. No hay que ponerse nada de abrigo, aunque sintamos frío, porque abrigar en exceso es inútil. Para bajar la fiebre de un niño no hay que vestirle con capas y capas, sino mantenerle más fresco y dejar que libere calor. Después hay que aplicarle paños de agua fresca, que no esté muy fría, tanto en las axilas como en la frente, y también en las ingles, y esperar a que baje la fiebre. Si estas medidas no son suficientes, lo mejor es sumergirlo en un baño de agua tibia, pero no fría, para que el cuerpo no sufra un cambio de temperatura brusca. Tanto el adulto como el niño experimentará una ligera bajada de temperatura corporal, y habrá que conseguir que llegue a los 38º, para acudir después inmediatamente a Urgencias.

La hidratación corporal constante hará que baje la fiebre, ya que ésta lo que hace es que tu cuerpo sude y pierda líquidos y sales minerales. Beber al menos dos litros de agua al día es recomendable, en cualquier caso, pero más si tenemos algo de fiebre. Además, beber agua hace posible minimizar los efectos secundarios asociados, tales como la sensación de mareo, el dolor de cabeza o el cansancio.

En días de fiebre, lo mejor es comer alimentos conocidos como probióticos: leche, yogur, frutas y verduras. Los zumos de fruta, naranja, pomelo o kiwi, son perfectos, porque contienen vitamina C y contribuyen a bajar la temperatura corporal, así como las infusiones. En cualquier caso, lo mejor es siempre una dieta muy suave, que no obligue a una digestión pesada. Además, nuestro cuerpo no nos pedirá comer en exceso, y sí mucho líquido.

El hielo, aplicado en la frente, es muy bueno para bajar la temperatura, porque el contacto con el frío favorece el intercambio de calor entre el cuerpo y el exterior, y además alivia el malestar. Lo mejor es hacer mucho reposo para bajar la fiebre, porque la temperatura alta hace que el cuerpo consuma calorías extra para que sus mecanismos de defensa intenten bajarla. Siempre en un ambiente cálido y en un lugar que haya estado bien ventilado. 

Medicamentos para bajar la fiebre

Los medicamentos para tratar la fiebre son los analgésicos, que además, también ayudan a bajar la temperatura. Jamás se deben dar antibióticos, porque son para tratar infecciones de otro tipo, y son los médicos quienes deben prescribirlos. Y si los niños tampoco relatan molestias, mejor no tomar nada y recurrir a zumos naturales, agua, y líquidos en general. Pero si las molestias aparecen y persisten, entonces lo más indicado es tomar analgésicos.

A los niños pequeños (sobre todo a los bebés por debajo de los 18 meses) les debemos administrar siempre lo que nos indica el pediatra, y nada más fuera de eso. Lo más normal es que, por prescripción médica habitual, y si el niño tiene fiebre, nos recomienden que le demos unas gotas de apiretal.

Para los adultos, lo que mejor funciona para intentar bajar un poco la fiebre y aliviar las molestias derivadas como la fatiga, el dolor de cabeza y el mareo, el paracetamol es el medicamento más eficaz. Debemos tomar un comprimido de entre 650mg y 1g cada 8 horas, o cada 6 si la fiebre no baja. Hay que tener en cuenta el respeto a los intervalos horarios, porque en caso contrario, pierde eficacia.

Si no tenemos paracetamol a mano, se puede tomar ibuprofeno, que también tiene efectos antiinflamatorios y combate el dolor de cabeza y la fatiga. Podemos tomar un comprimido de entre 400 a 600mg cada 4 horas. Es importante no abusar, porque el ibuprofeno es más agresivo y puede ocasionarnos úlcera de estómago.