Pareja dando rienda suelta a su pasión

Pareja dando rienda suelta a su pasión

¿Cómo hacer... ?

Cómo controlar la eyaculación precoz: datos, consejos y alimentación

Información y consejos para controlar la eyaculación precoz, una disfunción sexual que afecta al 30% de los hombres y puede crear problemas psicológicos.

La eyaculación precoz es una de las grandes preocupaciones de muchos hombres en todo el mundo, un problema que afecta directamente a la pareja dependiendo de la importancia que le den a las relaciones sexuales.

Además, la frustración y la presión que siente el hombre al no lograr relaciones sexuales plenas con su pareja, puede derivar en problemas psicológicos. Por otro lado, a muchos hombres les resulta difícil tomar la decisión de ir al urólogo y hablar abiertamente sobre ello, bien sea por vergüenza o simplemente porque no le dan la importancia debida al problema.

Acudir a un profesional será siempre la mejor opción. No obstante, hay métodos que podemos emplear para prevenir o intentar reducir el problema en la medida de lo posible. 

¿Qué es la eyaculación precoz?

Se trata de una disfunción sexual que afecta al 30% de los hombres. Se debe a una pérdida de control de la eyaculación y hace que ésta se produzca de forma prematura en una relación sexual. Se puede diferenciar la eyaculación precoz como problema leve o severo:

Leve: Si la eyaculación se produce entre 3 y 8 minutos tras el inicio del coito.

Severo: Cuando la eyaculación se produce justo antes o después de la penetración.

Es importante destacar que, en ambos casos, el problema puede agravarse si no se trata de forma adecuada, por ello es esencial acudir al urólogo en el momento en que se detecte que sufrimos de esta disfunción.

Trucos para controlar la eyaculación precoz

A continuación, vamos a daros algunos consejos para controlar y/o prevenir la eyaculación precoz.

Ejercicios de Kegel: son una técnica ideal para poder controlar la eyaculación que da estupendos resultados. Tienen como finalidad fortalecer los músculos pélvicos, conocidos como músculos PC, ubicados entre los genitales y el ano. Para realizar los ejercicios hay que contraer y relajar estos músculos, con intervalos de cinco segundos y hay que realizarlos de forma sucesiva. Los expertos recomiendan hacerlos al menos 30 veces cada día, pero sin llegar a superar las 100 repeticiones.

La masturbación: está considerada como uno de los ejercicios más eficaces para retrasar la eyaculación. Lo que se busca es aprender a identificar el placer que se siente antes de llegar al clímax, así como controlar la sensibilidad del pene. El ejercicio consiste en que, al empezar a masturbarse hay que estar concentrados sólo en el placer y no en el fin de controlar la eyaculación. Antes de alcanzar el clímax, hay que detener la masturbación y apretar la zona debajo del glande con firmeza, relajarse unos segundos y cuando la necesidad de eyacular se reduzca notablemente, reanudar la masturbación, repitiendo el ejercicio en varias ocasiones.

Ejercicios de respiración: Al igual que sucede con el canto, la respiración es algo de gran importancia que hay que tener muy en cuenta, y es necesario respirar correctamente si queremos ser capaces de controlar la eyaculación precoz. Para poder realizar el ejercicio de respiración con éxito es necesario estar relajado, en un ambiente tranquilo, y una vez estemos situados en el entorno adecuado es el momento de comenzar nuestro ejercicio. Hay que inspirar profundamente el aire por la nariz y exhalarlo por la boca, siempre de forma rítmica. Para conseguir resultados a medio plazo, hay que realizar este ejercicio unos 10 minutos al día. Con el tiempo nos daremos cuenta de que el hecho de poder controlar nuestra respiración nos facilitará enormemente la tarea de controlar también nuestra eyaculación precoz.

Técnica de desensibilización: Se trata de una técnica muy simple, sin embargo, el resultado puede no ser el mismo con todos los hombres. Consiste en masturbarse de una a dos horas antes de tener relaciones sexuales. Con esto, se reduce en gran medida la sensibilidad hacia el orgasmo, con lo cual la eyaculación se debería producir más tarde.

Técnica de comenzar y parar: Es una técnica que se puede emplear durante el coito o durante la masturbación, que consiste precisamente en eso, comenzar y parar. Hay que parar cuando se siente que se va a eyacular y dejar que pase el momento de excitación para continuar de nuevo. Se recomienda practicar al menos dos o tres veces cada semana, consiguiendo resultados positivos en plazos relativamente cortos. 

Alimentos para evitar la eyaculación precoz

Hay una serie de alimentos que nos pueden ayudar cuando estamos tratando de solucionar o prevenir el problema de eyaculación precoz, siendo estos algunos de los fundamentales:

Apio: al apio es un alimento muy recomendado para estos casos. Contiene androsterol y androsterona, dos compuestos que te ayudarán a tener coitos más largos.

Avena: uno de los problemas que suele provocar la eyaculación precoz es la ansiedad. Por suerte, la avena ayuda a reducirla notablemente si la tomamos de forma regular.

Plátano/banana: tienen un alto contenido en triptófanos, que nos ayudan a controlar el estado de ánimo de forma natural. Por tanto, nos ayudará a disminuir la ansiedad y mejoraremos en nuestras relaciones.

Sandía: se trata de otra fruta que nos ayudará a superar la disfunción gracias a dos de sus componentes: el betacaroteno y el licopeno.

Además de cuidar tu alimentación y realizar los ejercicios que te hemos propuesto aquí, también es recomendable que practiques ejercicio físico.

Por último, insistimos encarecidamente en que, si tienes problemas de eyaculación precoz acudas a un profesional, será la persona que mejor te podrá ayudar.