Varias pastillas que se deberían vender con receta

Varias pastillas que se deberían vender con receta Pixabay

Salud Medicamentos

Éste es el ibuprofeno que sí puedes comprar sin receta

En las boticas se puede adquirir sin ninguna restricción este fármaco de 0,25 miligramos, 50 mg, 100 mg y 400 mg.

Noticias relacionadas

Los españoles hemos puesto el grito en el cielo porque comprar ibuprofeno de 600 miligramos ya no será posible en las farmacias sino tenemos la correspondiente receta médica. Aunque la ley ya lo impendiese anteriormente, los farmacéuticos se han puesto serios y ya no será tan fácil comprar este (y otros tantos medicamentos) sin el papel sellado por el facultativo, aunque estemos acostumbrados a ello, como explicamos en este artículo de EL ESPAÑOL.

A pesar de que es casi imposible adquirir este medicamento de la citada cantidad (genérico o de una marca comercial), sí que sigue siendo posible adquirir ibuprofeno de otro gramaje sin receta. Así, podemos encontrar en las boticas sin ninguna restricción este fármaco de 0,25 mg, 50 mg, 100 mg y 400 mg. Este último es el que se suele adquirir con más frecuencia, ya que es la dosis recomendada para los dolores comunes, según explicaba Iván Espada, responsable de Área de Información del Medicamento del Consejo General de Colegios Farmacéuticos (CGCF). 

En el caso concreto del ibuprofeno, se ha observado que la dosis recomendada para el alivio sintomático de procesos dolorosos leves es de 400 mg tres veces al día (1.200 mg diarios). Estas situaciones no requieren habitualmente de un diagnóstico médico preciso. Por este motivo, se dispone en las farmacias de estas presentaciones de 400 mg sin receta, sin tener que sobrecargar las consultas médicas derivando a pacientes que no requieren, en la mayoría de los casos, de un control médico.

Pero en aquellos casos en los que los síntomas se prolonguen o cuando el paciente empeore, sí se debería producir una evaluación médica, que valorase la necesidad de utilizar dosis superiores o bien buscar tratamientos alternativos, para que no se produzca una sobremedicación. Además, explica que se vende uno sin receta porque "los medicamentos pueden tener diferentes indicaciones, y para cada una de estas indicaciones pueden darse diferentes condiciones de uso, tanto a nivel de dosis a emplear como a nivel de duración del tratamiento".

Por ello destaca que el uso del ibuprofeno, o de cualquier otro fármaco, "se considera eficaz y seguro solo si se emplea siguiendo las recomendaciones del fabricante y de los profesionales sanitarios".

En este sentido, el especialista señala que "en una sociedad en la que el paciente está cada vez más empoderado no debemos olvidar que el primer responsable del uso racional del medicamento es el propio paciente, especialmente cuando lo utiliza en su persona". "Si el paciente decide modificar las dosis recomendadas por el laboratorio, por el médico o por el farmacéutico, en caso de medicamentos sin receta, corre el riesgo de sufrir una intoxicación", añade.

¿A más dosis, mayor efecto?

Conviene tener cuidado con las cantidades que tomamos. Popularmente siempre se ha pensado que cuanto mayor es la dosis, mayor es el efecto que un medicamento provoca en nuestro organismo. De hecho, llevamos años tomando ibuprofeno de 600 miligramos sin inmutarnos. Vicente Baos, médico de atención primaria en el Centro de Salud de Collado Villalba-Pueblo, señala que "diversos estudios han demostrado que, en dolores aislados, la dosis de ibuprofeno de 400 miligramos tiene una respuesta muy similar a la de 600. Además, a partir de 1.200 miligramos al día, los efectos adversos renales, cardiovasculares y digestivos son mucho más frecuentes".

Según explica, con el paracetamol ocurre exactamente lo mismo: no existe una gran diferencia entre los efectos que provoca la dosis de 650 miligramos en comparación con la de un gramo. Eso sí, la dosis de tres gramos al día tomados de forma continuada se ha relacionado con muchos más efectos adversos. "La dosis de un gramo puede tener una mayor toxicidad en el hígado", apunta.

Baos también destierra, una vez más, el mito de que los medicamentos genéricos son peores que los de marca. "No existe ninguna diferencia. Numerosos estudios han demostrado que no hay ninguna diferencia entre los efectos de unos y otros. Pensemos que la fabricación de medicamentos no es como la de camisas. Los controles de calidad garantizan la calidad y la efectividad de ambos", finaliza.

[Más información: Ibuprofeno: por qué a partir de ahora te pedirán receta en la farmacia].