La serie 'Heridas abiertas' aborda el síndrome de Munchausen.

La serie 'Heridas abiertas' aborda el síndrome de Munchausen.

Salud

Una mujer condenada a dos años y tres meses de cárcel por medicar a su hija sana

La madre padece síndrome de Munchausen y se le ha retirado la patria potestad de la pequeña, que tiene cuatro años. 

La Audiencia de Cantabria ha condenado a dos años y tres meses de prisión, por un delito de lesiones, a la mujer diagnosticada de síndrome de Munchausen que administró un fármaco a su hija de cuatro años que los médicos le habían retirado, lo que llevó a la menor a ser hospitalizada en repetidas ocasiones.

En una sentencia que se ha hecho pública este miércoles, el tribunal le priva también de la patria potestad y le prohíbe acercarse a la menor a menos de cien metros durante cinco años.

Aunque el fiscal y la acusación particular consideraron los hechos un delito de asesinato en grado de tentativa, la Audiencia entiende que la mujer no tenía un ánimo de matar sino que lo que quería es que la niña "estuviese continuamente enferma" para "aparentar que ella era la mejor cuidadora, siempre pendiente de su hija". Esta patología ha sido recientemente retratada en una exitosa serie de televisión, Heridas abiertas, emitida en HBO. 

Trailer de la serie de HBO 'Heridas Abiertas'.

Según explica en la sentencia, la niña necesitó cuidados médicos desde sus primeros días de vida porque sufría episodios de apneas centrales, lo que generó en su madre la patología conocida como síndrome de Munchausen por poderes.

Se trata de un trastorno por el que, con la intención de generar un vínculo especial con su hija, se convierte en la persona que la protege más adecuadamente, lo que coloca a la niña "ante situaciones de grave riesgo para su salud". La sala entiende que su trastorno no puede ser considerado como una eximente incompleta, como pretendía la defensa, sino simple de trastorno mental.También aplica a la pena la atenuante de reparación del daño, ya que ha abonado los 15.000 euros fijados como indemnización, y la agravante de parentesco.En su sentencia, que puede ser recurrida ante el Supremo, el tribunal priva a la madre de la patria potestad al entender que ha quedado demostrada la peligrosidad de su trastorno, que no es previsible que desaparezca completamente a pesar que está en tratamiento, dice. 

Pese a lo inusual (según algunas estimaciones, afecta a 0,4 menores de 16 años de cada 100.000), la literatura médica ha documentado varios casos en España en los últimos años. El último, ocurrido en el Hospital de Son Espases (Palma de Mallorca), fue publicado en 2016por la revistaForensic Science International. Según relatan los autores del trabajo, una madre llevaba meses recurriendo de forma reiterada al servicio de Urgencias del hospital porque su hijo, de tres años, presentabatemblores, descoordinación en sus movimientos y convulsiones junto a episodios de fiebre.