Un fragmento de 'El Médico', y la réplica de la pediatra Lucía Galán.

Un fragmento de 'El Médico', y la réplica de la pediatra Lucía Galán. La Sexta

Salud Pseudoterapias

Évole indigna a médicos y divulgadores con su treta promocional sobre homeopatía

'El Médico', el último programa de Salvados, aborda el caso de Ángel Lara García Saavedra, el médico sevillano con especialidad en "homeopatía" acusado de montar una secta chamánica en torno suyo. Mediante entrevistas a "pacientes" y periodistas especializados, Jordi Évole va desentrañando un escalofriante caso de abusos físicos y psíquicos, y una estafa que cuesta miles de euros a sus víctimas.

Así, Lara, que se autodefine como 'brujo', prohíbe a las personas que trata que tomen medicamentos tradiciones y los va arrastrando a una serie de prácticas que los aíslan de sus amigos y familiares, y les impone estrictos códigos de alimentación y conducta. Un padre captado admite que su hijo está sin vacunar por orden el doctor pero cuando trata de defenderse de las acusaciones de hacer "cosas absurdas", es el propio menor quien revela que a veces tienen que "dormir en el suelo" como terapia.

Además, el programa evidencia los insultos y las amenazas de violencia a los que son sometidos quienes tratan de abandonar el círculo de Lara, a los que se les exige entre 6.000 y 8.000 euros "por su libertad". ¿Por qué una denuncia de una vulneración tan flagrante del código deontológico médico ha indignado a profesionales de la salud y a divulgadores? No por su contenido, sino porque Évole ha jugado a la ambigüedad en los días previos para provocar una polémica que no tendría por qué existir.

Así, el reportero colgó en su cuenta de Twitter una serie de mensajes aludiendo a que en su programa "habría debate" sobre temas como la homeopatía o los antivacunas. Algo que alarmó sobremanera a quienes combaten las pseudoterapias con información en las redes sociales, que ven con preocupación cómo los espacios de gran audiencia se ven tentados de tratar con equidistancia y tratar en pie de igualdad a 'terapias naturales' que no han probado científicamente su eficacia más allá del placebo.

El propio Évole jugó a provocar incluso a algunos de estos comunicadores de larga trayectoria en la red, como Javier Peláez (@Irreductible) y Pepo Jiménez (@kurioso). El reportero insinuaba que estaba siendo prejuzgado antes de la emisión de su programa, algo que lamenta con frecuencia cuando aborda temas políticos. Sin embargo, se negó a despejar la ambigüedad alimentando la expectación: "Cuando digo 'Habrá debate' es que lo hay por decir 'Habrá debate'".

Así, en el momento de la emisión, los profesionales han descubierto con una mezcla de alivio y frustración que no se plantea debate alguno: la denuncia de las prácticas de Lara es inequívoca. Pero muchos consideran que han sido manipulados para multiplicar la audiencia del programa. Entre las voces indignadas está la de Lucía Galán, la pediatra que alcanzó notoriedad al hacer frente a Javier Cárdenas cuando el polémico presentador aireó el bulo que vincula las vacunas con el autismo.

No todos los especialistas han criticado a Évole: Patricia Fernández de Lis, directora de Materia, le echa un capote lamentando las críticas previas a conocer el contenido del programa: "Las ofensas preventivas hacen un flaco favor al método científico". Con todo, queda el enigma de qué "debate" debía generar Salvados cuando las prácticas denunciadas no solo son censuradas por la vasta mayoría de los profesionales sanitarios sino también de la sociedad.

Prueba de ello es que la principal indignada por el ataque a la homeopatía ha sido Beatriz Talegón, que ha incorporado la defensa de esta pseudoterapia a su arsenal de falsos agravios contra España.