El azúcar que contiene un bote de Aquarius equivale a seis terrones y medio.

El azúcar que contiene un bote de Aquarius equivale a seis terrones y medio. Sinazucar.org

Salud Mitos alimentarios

El remedio insano del Aquarius: ni cura la gastroenteritis ni es útil para deportistas

El consumo de este refresco azucarado se ha popularizado hasta tal punto que es utilizado por personas sedentarias o ante episodios de diarrea y vómitos.

De entre todos las bebidas azucaradas que podemos encontrar en el mercado, el Aquarius es una de las que goza de mayor popularidad gracias a sus presuntas propiedades salutíferas. Desde hace años, las campañas publicitarias que ha lanzado Coca-Cola para anunciar este refresco han repetido hasta la saciedad eso de "la bebida para deportistas". Y nos lo hemos creído hasta tal punto que su consumo se ha popularizado incluso entre personas sedentarias o que realizan muy poca actividad física. "Hace 25 años decidimos lanzar una bebida para deportistas, pero tú decidiste beberla cuando te dio la gana", dice la nueva campaña de la marca que acaba de ver la luz.

El disparate ha llegado hasta tal punto que, desde hace años, el Aquarius ha sido utilizado como remedio para tratar la gastroenteritis. No resulta extraño acudir a la consulta del médico después de sufrir un episodio de vómitos y diarrea y que éste nos recomiende ingerir esta bebida sin ningún tipo de cortapisa. "Las bebidas para deportistas 'reponen minerales' y las soluciones de rehidratación oral también", explica Marián García, doctora en Farmacia y autora del blog 'Boticaria García'. "Como los sueros de farmacia realmente no tienen muy buen sabor (aunque están mejorando), alguien debió pensar que total, qué más daba, y se empezaron a recomendar estas bebidas para deportistas porque al fin y al cabo tenían minerales y estaban más ricas. El problema es que la composición no es exactamente igual", añade. 

"Recomendar Aquarius para tratar una gastroenteritis no tiene ninguna base científica", explica de forma tajante el dietista-nutricionista Daniel Ursúa, autor del blog Nutrihabits. "Al igual que cualquier otro refresco azucarado, el Aquarius no es nada recomendable desde el punto de vista nutricional puesto que sabemos desde hace años la estrecha relación existente que hay entre el consumo de refrescos y la obesidad", añade.

Pero, ¿qué aporta a nuestro organismo una lata de Aquarius? Si acudimos a las declaraciones nutricionales del producto podemos ver que se trata de una bebida que está compuesta principalmente de azúcar y sales minerales. Según se puede leer en su propia web, 100 mililitros de este refresco contienen 4,4 gramos de azúcares. "Sólo con una lata de Aquarius estamos ingiriendo alrededor de 6,5 terrones de azúcar", explica Ursúa. Es decir, bebemos de un plumazo unos 21 gramos de sacarosa cuando la OMS recomienda no consumir más de 25 gramos de azúcar al día para poder "proporcionar beneficios adicionales para la salud" y nunca más de 50 gramos en el contexto de una dieta de 2.000 calorías.

Un aporte insuficiente de potasio

El quid de la cuestión sobre por qué no deberíamos beber Aquarius para curar una gastroenteritis se encuentra tanto en el aporte de azúcares como en el de electrolitos. Tal y como apunta la dietista-nutricionista Bárbara Sánchez, un litro de este refresco contiene 200 miligramos de sodio y una cantidad mínima de potasio. Cuando sufrimos una deshidratación a nivel digestivo perdemos sobre todo agua y potasio, y el que obtenemos a través de esta bebida es del todo "insuficiente".

Pero el Aquarius no sólo es inútil para la gastroenteritis, sino que, además, también resulta perjudicial. "La enorme cantidad de azúcar que contiene obliga al cuerpo a liberar agua para compensar ese desequilibrio y esto puede dar lugar a una diarrea osmótica por la liberación de agua en la luz intestinal", asegura Ursúa. Esto puede provocar que, en lugar de conseguir una adecuada rehidratación, perdamos aún más líquido y acabemos aún más deshidratados.

Pero la cosa no acaba aquí. Tal y como explica Ursúa, el Aquarius ni siquiera es una bebida especialmente recomendada para deportistas ya que su aporte de sodio también es "insuficiente" para compensar la pérdida de sales que se produce cuando hacemos ejercicio de forma intensa y se produce una deshidratación por sudor. "En ninguno de los dos casos está indicado, ya que con la gastroenteritis el aporte de azúcar es demasiado alto y, en el caso de la práctica deportiva, el aporte de sodio es demasiado bajo", comenta. "En el caso del ejercicio físico intenso, hidratarse con este tipo de bebidas puede terminar provocando una hiponatremia", añade.

Entonces, ¿cómo podemos combatir una gastroenteritis?

Así pues, tal y como explican García y Ursúa, lo más recomendable para tratar una gastritis es el suero oral que podemos encontrar en las farmacias, ya que tiene "la composición exacta" de sales minerales que nuestro cuerpo necesita en ese momento. "Actualmente hay sueros de sabores y muchos de ellos llevan probióticos en su composición, lo cual puede ser interesante ya que los probióticos pueden acortar los episodios de diarrea", sostiene la doctora en Farmacia.

Es decir, que ni el zumo, cuya cantidad de azúcar hace un flaco favor a nuestro organismo y de igual forma podría provocar una diarrea osmótica, ni el agua, que ante cuadros de gastroenteritis resulta inefectiva ya que necesita de sales minerales para permanecer dentro de nuestro organismo, serían buenos remedios a utilizar para acabar con una gastroenteritis.

"En el caso del deporte debemos saber que, en la mayor parte de los casos, basta con beber agua para mantenernos hidratados. Debemos entender que con una alimentación saludable y agua no es necesario ningún tipo de suplementación, y esto incluye la rehidratación", asegura el dietista-nutricionista. "Aunque en sus anuncios y campañas publicitarias intenta alejarse de la imagen de los refrescos típicos, el Aquarius es exactamente lo mismo", finaliza.