Una caja de Viagra.

Una caja de Viagra. Gtres

Salud Medicamentos

Viagra sin receta en Reino Unido, en España no está previsto

El país británico se convierten en el primero que lo venderá sin prescripción, una medida que afectará a las ventas por internet, no siempre fiables. 

Noticias relacionadas

A partir de la primavera de 2018, cualquier hombre mayor de 18 años podrá comprar Viagra (la marca original del principio activo sildenafilo) en las farmacias de Reino Unido. La novedad no es esa (el fármaco está a la venta en ese país desde 1999) sino que, por primera vez, podrá hacerlo sin prescripción médica; es decir, sin receta. Se trata del primer país que permite esta vía de adquisición, que es la que impera actualmente en el resto del mundo, España incluido. 

De hecho, fuentes de Pfizer, el laboratorio fabricante, indican a EL ESPAÑOL que en nuestro país no está prevista ninguna medida similar, por lo que Viagra (y también su versión genérica) es un medicamento sujeto a prescripción, aunque no incluido ni financiado por el Sistema Nacional de Salud (SNS). 

No todas las versiones de Viagra podrán adquirirse de esta forma en Reino Unido, sólo lo hará la de 50 miligramos que, de hecho, cambiará de nombre y pasará a llamarse Viagra Connect. 

La decisión pionera la ha tomado en el Reino Unido la Agencia Regulatoria de Productos de Medicina y Cuidado de la Salud (MHRA), que ha justificado el movimiento para disminuir el riesgo que supone la adquisición de este producto por internet, una práctica muy extendida que ha generado numerosas críticas por el peligro de que los medicamentos no incluyan el verdadero principio activo del fármaco, sino uno falsificado. 

"Creemos que esta oportunidad de comprar un tratamiento auténtico en la farmacia reducirá las posibilidades de que los pacientes compren sin receta sustancias potencialmente ineficaces y peligrosas de fuentes ilícitas", explicaba en un comunicado el director médico de Pfizer en Reino Unido, Berkeley Philips. 

Aunque el medicamento se podrá adquirir sin receta, los farmacéuticos tendrán que preguntar al paciente algunos datos básicos sobre su salud antes de facilitarles el producto, que tendrá un precio en Reino Unido de 19,99 libras (el envase de cuatro comprimidos) y 34,99 libras (el de ocho), aproximadamente 22 y 45 euros, según The Times.

El coste en España es más del doble, ya que en las farmacias de nuestro país el paquete de cuatro pastillas se vende por 58,85 y el de ocho por 108,9 euros. El de la versión genérica es un 50% menor, de 25,80 y 46,52 euros.