Una lata de sardinas de las que podemos encontrar en el supermercado.

Una lata de sardinas de las que podemos encontrar en el supermercado.

Nutrición Seguridad alimentaria

Alerta alimentaria: Sanidad pide que no se consuman estas sardinas

Aecosan avisa de la presencia de sulfitos no declarados en un producto comercializado por la marca Ahumados La Cumbre.

Noticias relacionadas

La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan), ha emitido una alerta para avisar de la presencia de sulfitos no declarados en unos lomos de sardinas bouquet ahumadas.

Según el organismo, que depende directamente del Ministerio de Sanidad, se trataría en concreto del lote 188 (con fecha de consumo preferente 02/10/19) de la marca Ahumados La Cumbre.

La agencia tuvo conocimiento la pasada semana del incidente gracias a una alerta trasladada por las autoridades sanitarias de la Comunidad Valenciana gracias a la Red de Alerta Alimentaria Nacional (Sciri).

La marca y el producto afectados.

La marca y el producto afectados.

"El producto afectado ha sido fabricado en la Comunidad Valenciana y distribuido en esta misma Comunidad y Andalucía", señala la Aecosan. 

Tras la detección del error en el etiquetado, la Aecosan ha pasado a informar a las autoridades competentes en el resto de regiones hasta las que pudiera haber llegado este producto. Para ello, como suele ser habitual, han utilizado la Red de Alerta Alimentaria Nacional (Sciri). 

El organismo pide que "aquellos consumidores alérgicos a los sulfitos que pudieran tener el producto anteriormente mencionado en sus hogares, se abstengan de consumirlo". De la misma forma, indica que el consumo de este producto no comporta ningún riesgo para el resto de consumidores. 

¿Qué son los sulfitos?

Los sulfitos son unos derivados del azufre que se utilizan en la industria alimentaria y que tienen distintas funciones: desde prevenir la oxidación de aceites y grasas hasta prevenir el crecimiento de bacterias, levaduras y mohos.

Estos aditivos son perfectamente seguros y ayudan a mejorar la conservación de determinados alimentos. Sin embargo, si la concentración (como es el caso) es superior a 10 miligramos/kilo o 10 miligramos/litro, han de ser declarados en el envase. 

La razón es que pueden provocar reacciones alérgicas en algunos grupos de personas y la única forma de prevenirlas es que en el envase, como ocurre con los intolerantes al gluten, se indique su presencia. La presencia de sulfitos en los alimentos no es un problema para el resto de personas que no tienen ninguna intolerancia.