El absurdo de recurrir a jarras purificadoras de agua

El absurdo de recurrir a jarras purificadoras de agua Deskgram

Nutrición Abastecimiento

La gran mentira de las jarras tipo Brita: "El agua no es más sana que la del grifo"

Se trata de un utensilio que se ha introducido en los hogares españoles por sus promesas de salubridad y su precio reducido. 

En la última década las jarras purificadoras de agua se han ido colando discretamente en los hogares españoles, hasta el punto que una marca -Brita- casi se ha establecido como genérico del producto. Se trata de un utensilio asequible que se puede encontrar por unos 20 euros en el mercado y cuyo coste de mantenimiento (cambiar los filtros) es mínimo. Para muchas personas este producto convierte el agua de sus grifos en un líquido más saludable y con más propiedades, pero la realidad es que esto no es así. 

"El agua filtrada no es más sana que la del grifo", explica J.M. Mulet, investigador y profesor de Biotecnología de la Universidad Politécnica de Valencia, a EL ESPAÑOL. "Si no te gusta el sabor del agua corriente es cierto que la jarra se lo puede quitar, pero la del grifo está muy controlada y tiene una calidad óptima", destaca el divulgador científico. Por lo que concluye que "por un tema de salud no hay ninguna justificación para recurrir a estas jarras".

El experto explica que en algunos casos, a pesar de que el agua pase por el filtro, la calidad puede ser similar. "Lo único que hace es quitarle la dureza al agua y quitarle algún mineral", relata al tiempo que explica que estos elementos que elimina no está demostrado que sean perjudiciales para la salud e, incluso, podrían ser buenos. En este sentido apunta que, "aunque no es una afirmación general", hay estudios poblacionales que relacionan el consumo de aguas más duras (con mucha cal) con un menor riesgo de infarto.

El "marketing del miedo" podría ser una de las claves para que estas jarras hayan triunfado tanto, "pero la cuestión es que el agua del grifo es suficientemente sana", insiste Mulet. "Estás pagando por algo que no te aporta ningún beneficio extra", apostilla.  

Además, señala que puede existir un riesgo con el filtro de la jarra al estar a temperatura ambiente y húmedo constantemente si no se cambia con la frecuencia adecuada, pero matiza que "el filtro va tratado para que eso no pase". Sin embargo, es responsabilidad de cada uno cambiar el filtro, "y no se sabe si la gente cumple lo que lo tiene que hacer", advierte el experto.

Dejan el agua como estaba e incluso la empeoran

Un estudio de la OCU, que analizó los 13 modelos más vendidos de estas jarras en 2012, señala que la mayoría los utensilios analizados "dejan el agua como estaba e incluso la empeoran".

Según la organización, este tipo de dispositivos eran muy poco eficaces. En especial, destaca el tema de la eliminación de la cal en las aguas duras, donde se verifica que apenas eran eficaces cuando no contraproducentes. El motivo es que en ocasiones eliminaban demasiada cal, por lo que invertían el pH del agua, volviéndola ácida. 

Agua embotellada

Respecto al agua embotellada, el profesor universitario señala que si al usuario le gusta un sabor concreto o tiene alguna circunstancia médica, podría tener sentido recurrir a ellas. Pero, en general, "al final se está pagando una fortuna por algo que es muy barato cuando sale del grifo". 

En especial, Mulet hace hincapié en el impacto medioambiental que tiene este envasado. Además, explica que hay que tener en cuenta que los consumidores deben distinguir entre aguas minerales y embotelladas: "Un agua mineral sale directamente de un manantial, sin embargo un agua embotellada puede ser directamente agua del grifo filtrada". "Hay que mirar bien la etiqueta", explica.

En este sentido, en una entrevista con EL ESPAÑOL, Mulet señalaba que "el agua embotellada no es mejor que la del grifo. Para nada". "Pero para la salud el agua del grifo es perfectamente aceptable y buena. Porque si no lo fuera, no saldría por el grifo. Tan fácil. Beber agua embotellada no tiene ningún efecto para la salud. Es cierto que si te vas a un país exótico, es mejor beberla embotellada porque el agua del grifo no tiene las condiciones sanitarias adecuadas", explicaba.

[Más información: El sinsentido del agua embotellada 'de lujo': ni más sana ni más segura que la del grifo].