Un recorte de prensa sobre Joan Corbacho, una entrevista en un canal esotérico a Klaus Hönninger, y un cartel de propaganda del grupo de Carlos A. Vildoso.

Un recorte de prensa sobre Joan Corbacho, una entrevista en un canal esotérico a Klaus Hönninger, y un cartel de propaganda del grupo de Carlos A. Vildoso.

Investigación Pseudociencias

Los paleontólogos falsos que engañan al mundo: fósiles, ovnis y paramilitares

Científicos de España, Portugal y Perú denuncian que tres aficionados se están haciendo pasar por investigadores y contaminando con falsificaciones. 

Fabricar fósiles con piezas compradas, describirlos como una nueva especie en una revista que no llega al listón académico y usarlo como acreditación para venderlos por eBay. Hablar de encuentros en la tercera fase en programas esotéricos esgrimiendo un título de paleontólogo falso. Dirigir un instituto especializado en fósiles acusado de estafar a científicos de 14 países cuyos miembros patrullan el desierto uniformados como una escuadra paramilitar.

Este es el insólito contenido de un artículo publicado en la revista Annals of Geophysics (AoG) por científicos de España, Portugal y Perú: Recent Geoethical Issues in Moroccan and Peruvian Paleonthology, que el medio especializado N+1 se ha encargado de divulgar. Los autores describen la actividad de tres "oportunistas" que se han estado haciendo pasar por paleontólogos sin contar con calificaciones académicas y provocando intoxicaciones en la literatura científica, obteniendo lucro con prácticas "poco éticas" y confundiendo con su currículum adulterado a los medios de comunicación y a las instituciones.

"Este artículo forma parte de un volumen especial dedicado a Geoética" - explica a EL ESPAÑOL uno de los autores, Juan Carlos Gutiérrez-Marco del Instituto de Geociencias de Madrid (CSIC - UCM). Ha sido publicado a instancias de la International Association for Promoting Geoethics (IAPG), que forma parte de la Unión Internacional de Ciencias Geológicas (IUGS ). "Los contenidos del trabajo fueron sometidos a dos revisores científicos - precisa el investigador - y, en función de sus observaciones, hicimos algunas corrección o precisión de contenidos, siguiendo el procedimiento habitual".

Precisamente la carencia de peer review en sus trabajos es uno de los reproches al primero de los señalados, Joan Corbacho, de Sabadell. Se trata de un coleccionista de fósiles que ha escrito en abundancia en publicaciones editadas por el Museu Geològic del Seminari de Barcelona - una institución en manos, principalmente, de voluntarios: Batalleria y Musei Geologici Seminarii Barcinonensis (Series Palaeontologica). En ellos establece géneros y taxonomías para las nuevas especies de trilobites cuyos fósiles halla en lugares como Marruecos.

Estos artículos no son revisados, y pasan el filtro pese a ser "imprecisos" y "faltos de descripción" según el informe, contaminando la literatura científica y provocando confusión. El motivo, apuntan, es que Corbacho carece de formación académica en paleontología. Tiene tres títulos, expedidos por la Escuela de Criminología de Cataluña, adscrita al centro privado Universidad Europea Miguel de Cervantes, y que no requieren estudios previos: en 'Gemología y Metales Preciosos', 'Peritajes y Tasación Judicial' y 'Falsificaciones y Tasaciones Paleontológicas'.

En calidad de experto en fósiles falsos, Corbacho llegó a ser consultado por la revista Interviú para un reportaje sobre 'Timos del Jurásico'. Pero se trataría de un caso de zorro cuidando de las gallinas, denuncian los autores: algunos de los fósiles presentados tienen 'burdas mejoras cosméticas' e indicios de 'falsificaciones', verosímilmente por hacer sido montados con piezas de distintos ejemplares comprados al otro lado del Estrecho.

Estas piezas pueden verse en la web de Corbacho, que también es la de su compañía, ElFosil. Tiene algo de prehistórico en sí: fue diseñada a finales de los noventa, y ahí se quedó. Se pueden recorrer los recortes de sus apariciones en la prensa local, sus colecciones de fósiles y gemas y, hasta fecha reciente, comprar. Porque sus hallazgos estaban a la venta en eBay, con un certificado de autenticidad expedido por el Museu Geològic en base a los artículos que él mismo había escrito.

Contactado por EL ESPAÑOL, Corbacho ha declinado hacer declaraciones al estar explorando con su abogado el emprender acciones legales. En sus redes sociales, sin embargo, deja caer alguna alusión sarcástica al escándalo. Gutiérrez-Marco afirma estar al corriente de las "mentiras" y el "intento de desprestigio" en su contra, pero rechaza también "añadir más leña al fuego" fuera del campo "exclusivamente científico y profesional" del escrito. Si el asunto llega a los tribunales, advierte en su nombre y en el de sus compañeros, serán ellos quienes exijan una reparación. 

Joan Corbacho responde a las acusaciones en su cuenta de Facebook.

Joan Corbacho responde a las acusaciones en su cuenta de Facebook.

Hönninger y los alienígenas cabezudos

El siguiente "paleontólogo putativo" señalado es el germano-peruano Klaus Hönninger Mitrani, que fundó con su colección personal de fósiles el Museo Paleontológico Meyer-Hönninger en Trujillo, Laredo. Se presenta como su director científico, pero su formación es como ingeniero informático. Los títulos que acredita como paleontólogo son falsos, afirma el artículo: provienen de dos centros, uno en Alemania y otro en EEUU, que los expiden bajo pago.

Hönninger ha realizado anuncios grandilocuentes sin base científica como el de haber hallado "el primer esqueleto completo de Megalodon" o acuñado la "Hipótesis Hönninger", según la cual la extinción de los dinosaurios comenzó antes del impacto del asteroide de Yucatán por el cambio climático. Actualmente ha caído en desgracia, tanto ante el Ministerio de Cultura de Perú - que llegó a tenerlo de asesor - como la comunidad científica, pero llegó a aparecer en el programa Cuarto Milenio para hablar de un presunto encuentro con alienígenas de cráneo alargado, los mismos de la película Indiana Jones y la calavera de cristal.   

Vildoso y su guerra sucia 

El tercer investigador falsario también es peruano, Carlos Antonio Vildoso Morales, publicista de profesión que asegura ser paleontólogo por la Universidad de La Plata (Argentina), pese a no haber acabado sus estudios científicos. Fundó el Instituto Peruano de Estudios en Paleovertebrados– IPEP, que en realidad es una empresa que opera una ecléctica gama de contratos relacionados con la geología y cuyos miembros-empleados visten un uniforme de inspiración militar y se cuadran ante su líder.

En las últimas tres décadas Vildoso ha sido denunciado en repetidas ocasiones por falsificar fósiles, pero el más grave de los escándalos sucedió en 2016. Fue el encargado de organizar el Primer Congreso Latinoaméricano de Paleontología, lastrado por "problemas de organización" por los que viajes pagados por los participantes ni se produjeron ni se realizaron. El Ministerio de Cultura peruano ha pedido a la Fiscalía que investigue las cuentas del evento y Vildoso está acusado de orquestar una campaña de amenazas e insultos "racistas, homófobos y sexistas" contra sus detractores.

Vildoso departiendo instrucciones a sus hombres.

Vildoso departiendo instrucciones a sus hombres. IPEP