Panorámica de los puentes que cruzan el Guadiana cerca de Medellín, una de las zonas menos higiénicas para bañarse en España

Panorámica de los puentes que cruzan el Guadiana cerca de Medellín, una de las zonas menos higiénicas para bañarse en España Medellín

Ecología

Las 10 peores zonas de baño interior para refrescarse este verano

No todo iban a ser buenas noticias para las zonas de baño en el interior de España. EL ESPAÑOL publicaba la semana pasada una serie de playas interiores con excelentes condiciones para visitar este verano. Y pese a que la mayoría de playas cumplen con calificaciones sobresalientes respecto a la limpieza de sus aguas, hay ciertas excepciones que ponen en riesgo la salud de posibles bañistas. 

En contraste con los buenos datos ofrecidos respecto a los niveles de enterococos intestinales y de Escherichia coli en estas 10 playas de interior, existen otros lugares para refrescarse este verano cuyas aguas son mucho menos recomendables. Cabe recordar que estos conjuntos bacterianos se forman principalmente debido a la presencia de ganado animal.

La selección de estos desafortunados lugares se realiza nuevamente a partir de los datos de la Agencia Europea del Medio Ambiente, que aporta la calificación de zona "insuficiente" a aquellos lugares donde se superan ciertos límites respecto a la presencia de enterococos y E. Coli.

Hemos escogido diez de las zonas de baño interior más insalubres de España para que sean evitadas a ser posible durante este verano:

Río Genal (Jubrique, Málaga)

Localizado al oeste de la provincia de Málaga, entre los parques naturales de Sierra de las Nieves y de la Sierra de Grazalema, el río Genal nace en una cueva de la localidad de Igualeja. Fue noticia el verano pasado en EL ESPAÑOL cuando consiguió el dudoso honor de ser el río con la peor calidad de sus aguas dentro del territorio nacional.

En las últimas seis mediciones consigue una media de 433 UFC o unidades formadoras de colonias de Escherichia coli por cada 100 mililitros de agua, y de 138,66 UFC/100 mL respecto a los enterococos.

Nacimiento del río Genal

Nacimiento del río Genal Google Street View Igualada

Río Limia (Baltar, Ourense)

Durante la colonización del Imperio Romano era conocido como el río Lethes. Los nativos celtas de las tierras de Galicia hicieron circular una historia entre las tropas de los romanos para evitar su conquista. Según la leyenda, quien se atreviese a cruzar las aguas del Lethes perdería la memoria para siempre. El general Décimo Julio Bruto decidió no tomarse demasiado en serio estos rumores. En el año 137 a. C, tras conquistar el actual norte de Portugal, cruzó en solitario el paso del Lethes con el estandarte de la legión. Desde la otra orilla llamó a cada uno de sus soldados por su nombre para demostrarles que no había perdido la memoria.

En la actualidad, la única buena razón para no cruzar el Limia sería la contaminación de sus aguas. Al menos, según los informes de Náyade, en el tramo que surca cerca de la localidad de Baltar, en Ourense. Respecto al E. Coli consigue una media bastante elevada de 1212 NMP/100 mL, y 65,50 NMP de enterococos por cada 100 mililitros de agua.

Curso del Limia

Curso del Limia Osvaldo Gago

Arroyo Los Molinos (Siles, Jaén)

Este arroyo afluente del río Guadalimar se enclava en la comarca de la Sierra del Segura, limítrofe con Albacete. Transita localidades cuya economía está basada en los cultivos de olivar, como el pueblo de Siles.

El 16 de agosto de 2016 el Sistema de Información Nacional de Aguas de Baño (Náyade) emitió una recomendación de no baño en Los Molinos. Cuenta con una media de 376 UFC de Escherichia coli por cada 100 mililitros de agua en las últimas seis mediciones. La cifra de enterococos, de 216,33 UFC/100 mL, es algo menor.

Carretera comarcal que atraviesa el arroyo

Carretera comarcal que atraviesa el arroyo Google Street View Arroyo Los Molinos

Río Parga (Guitiriz, Lugo)

Un poco más al norte, en Lugo, encontramos al pequeño río Parga. En esta ocasión no se encuentran antiguas historias sobre sus aguas; quizás por la longitud limitada de su curso, de 32 kilómetros. Sorprendentemente, la localidad de Guitiriz por la que transcurre parte de sus aguas es conocida por la presencia de balnearios y aguas termales. 

Una señal de aviso para los responsables municipales, ya que Náyade advierte de una concentración de 861,66 NMP/100mL de E. Coli de media en las últimas seis mediciones. La concentración de enterococos es menor: 57, 16 NMP/100 mL.

Zona boscosa del Parga

Zona boscosa del Parga Tanja Freibott Guitiriz

Río Ruecas (Cañamero, Cáceres)

Es afluente del Guadiana, uno de los grandes ríos del país que tampoco sale bien parado en las mediciones de Náyade. De acuerdo con El Periódico de Extemadura, se trata de uno de los principales atractivos de la zona durante el verano. Hace una década, los vecinos de Cañamero destacaban que el río volvía a estar "vivo" tras ser considerado no apto para el baño. Esa lacra vuelve a aparecer en la actualidad: Náyade emitó recomendaciones de no baño durante el 31 de julio y el 16 de agosto de año pasado.

Las mediciones aportan una media de 44 UFC/100 mL respecto al E. Coli, cifra relativamente moderada, y 836,33 UFC/100 mL si nos referimos a los enterococos.

Una presa del río Ruecas

Una presa del río Ruecas Google Street View Cañamero

Arroyo Cimorro (Navalacruz, Ávila)

De acuerdo con el Diario de Ávila, en 2009 esta zona de baño perdió su autorización de zona de baño. El entonces alcalde de Nalavalacruz lo achacaba a un retraso burocrático. El arroyo está acondicionado con duchas y un merendero.

Sin embargo, los niveles de contaminación en sus aguas vuelven a alcanzar niveles muy elevados: nada menos que 1788 UFC/100 mL en relación a la presencia de E. Coli; 458 UFC/100 mL son las cifras de los enterococos.

Río Alberche (Escalona, Toledo)

La web del Ayuntamiento de Escalona se siente particularmente orgullosa de la limpieza del tramo del Alberche que circula junto a la localidad. Afirma que "siempre Escalona se ha preocupado de su río y siempre ha procurado tenerlo en la mejores condiciones. Y el Ayuntamiento, evidentemente, también. Cada día más".

Los datos del tramo de este importante afluente del Tajo desmienten estas afirmaciones. Náyade aporta unas cifras de 551,66 NMP/100 mL de E. Coli, y de 237 NMP por cada cien mililitros de agua de media durante las últimas seis mediciones.

Un perro disfruta de las aguas del Alberche

Un perro disfruta de las aguas del Alberche Ricardo Ricote Escalona

Río Almonte (Cabañas del Castillo, Cáceres)

Este afluente del Tajo discurre por un paraje conocido como las Aperturas del Almonte en el tramo correspondiente a Cabañas del Castillo. Entre esta localidad y Retamosa el río parte en dos la Sierra de las Villuercas. Se trata de un conjunto montañoso perteneciente a los Montes de Toledo.

Los niveles de E. Coli mantienen una media elevada: 523,16 UFC/100 mL en las últimas seis mediciones. En cuanto a los enterococos, las cifras muestran una presencia de 107,83 UFC/100 mL. 

Imagen de las aguas del Almonte

Imagen de las aguas del Almonte Gonzalo Bonilla Google Street View Aperturas del Almonte

Río Baralla (Neira, Lugo)

Quizás el lector más avispado pueda reconocer el nombre de este río por la novela de Torrente Ballester, La Saga/Fuga de J.B. En ella cobra protagonismo la localidad de Castroforte del Baralla, una ciudad que se eleva sobre el aire mientras los ciudadanos discuten entre ellos sin percatarse del fenómeno.

No ha llegado al conocimiento de este medio que el pueblo de Neira posea cualidades similares, pero sí que el tramo del Baralla que discurre cerca de su localidad está contaminado. La concentración de E. Coli asciende a los 142,83 NMP/100 mL, y la de enterococos, a 239, 83 NMP/100 mL.

Vista del Baralla y del Puente Os Mazos,

Vista del Baralla y del Puente Os Mazos, Vicente Maza Gómez Neira

Garganta de Cuartos (Losar de la Vera, Cáceres)

El término municipal de Losar de la Vera cuenta con un puente medieval que permite cruzar esta pintoresca garganta. Además, la garganta de Cuartos aparece reflejada en el Libro de la Montería, escrito por encargo de Alfonso XI alrededor del siglo XIV.

Pese a la belleza de este paisaje enclavado en el Valle del Tietar, sus aguas no cumplen con los estándares higiénicos minímos. Existe una concentración de Escherichia coli de 67.83 UFC/100 mL, cifra relativamente baja. Respecto a los enterococos, la media de las últimas seis mediciones asciende a 538 UFC por cada cien mililitros de agua.

Vistas de los saltos de agua

Vistas de los saltos de agua Manuel Vilela Garganta de Cuartos