Región

Fiesta del Mondongo para finalizar la Matanza Típica de Guijuelo

26 febrero, 2018 08:38

La Plaza Mayor se convertía esta mañana en cita obligada. El ir y venir de gente, bajo un sol que incitaba a pasear hacía que la segunda sesión de la Fiesta del Mondongo de este año sumada a la celebración de la I Feria Gastronómica resultara un nuevo éxito. Las Águedas, ataviadas de choriceras, comenzaban a embutir cuando pasaban unos minutos de las 11:30 horas.

Colocadas en una zona acordonada de la Plaza Mayor, las mujeres recreaban el proceso de embutir con el arte magistral que implica el que más de una de ellas haya desarrollado el oficio durante décadas. “Es una fiesta muy original”, apuntaba la periodista, Pepa Chacón que minutos más tarde se convertiría en Choricera de Honor y que estuvo ejerciendo como tal junto a las periodistas, Ana Samboal y Marta Jaumandreu.

Igual adobaba magro, que embutía o hacía nudos a los chorizos. Así de espontánea se mostraba esta periodista quien no dudaba en reconocer que “Guijuelo, sabe a gloria”. “Yo fui nombrada Matancera de Honor hace unos años y desde entonces no he faltado por que me parece muy importante que se mantengan este tipo de tradiciones”, explicaba recalcando lo novedoso de una fiesta como la del Mondongo.

“Yo no la conocía pero hoy me he puesto al día”, aseguraba mientras que el público no faltaba de entorno a la representación del Mondongo pudiendo degustar, durante toda la mañana, patatas cocidas con aceite y sal que servían de aperitivo para unas alubias que magistralmente guisaba, Jesús Merino con la ayuda del chef, Plácido, director del restaurante ‘Viva Galicia’.

Mientras que en la Plaza Mayor el sol acompañaba la última sesión de las XXXIII Jornadas de la Matanza Típica, en la Carpa Municipal la quincena de puestos instalados apuraban las últimas horas antes de que la primera Feria Gastronómica echase el cierre.

La feria se volvía a convertir esta mañana en cuna de ‘minichefs’ gracias al segundo taller de cocina en familia impulsado por la concejalía de Turismo. Con más de una veintena de participantes, los pequeños, que en todo momento estuvieron supervisados por cuatro monitores especializados del Grupo Gess, se transformaban en pequeños chefs y elaboraban un taco ibérico y un postre con fruta. Todo comida saludable, elaborada con productos naturales como tomate, pimientos, chorizo o salchichón.

Los pequeños participantes, ataviados con gorros y mandiles, especialmente preparados para la ocasión, cogían los ingredientes y los comenzaban a trabajar como grandes expertos, ante la atenta mirada de los progenitores que desde una cierta distancia participaban en la actividad como público.

Tras la elaboración de unos tacos muy ibéricos, las monitoras repartían las frutas con las que se confeccionarían los postres. Más de una hora de trabajo en la que los cocineros mostraron sus habilidades culinarias pero sobre todo, llenaron de actividad la Carpa Municipal en la que este fin de semana se celebraba la primer Feria Gastronómica.