Actualidad

Occidente exige a Rusia que permita medidas contra Siria por ataques químicos

Han pedido que se tomen medidas contra el Gobierno de Siria al confirmar que fueron los responsables del ataque químico. 

Las potencias occidentales del Consejo de Seguridad de la ONU exigieron hoy a Rusia que permita que el órgano tome medidas contra el Gobierno de Siria, tras confirmarse que fue responsable del ataque químico del pasado abril en la localidad de Jan Shijún.

Una investigación conjunta de Naciones Unidas y la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) determinó que el Ejército sirio utilizó gas sarín sobre esa población y mató a más de 80 personas.

Tras recibir el informe este jueves, Estados Unidos defendió que el Consejo de Seguridad "debe enviar un mensaje claro de que el uso de armas químicas no será tolerado".

Hoy, Francia y el Reino Unido se sumaron, insistiendo en la necesidad de tomar medidas contra los culpables.

"Ahora es esencial una respuesta internacional contundente para que los responsables del ataque de Jan Shijún rindan cuentas", dijo a los periodistas el embajador británico ante la ONU, Matthew Rycroft.

El diplomático recordó que este es el cuarto episodio en que los expertos internacionales han encontrado al régimen sirio responsable del uso de armas químicas y criticó a Rusia por haber impedido hasta ahora con su poder de veto que el Consejo de Seguridad imponga sanciones.

Rycroft acusó a Moscú de hacer "todo lo posible" para defender al Gobierno de Bachar al Asad y opinó que es hora de que "abandone" esa postura.

Su homólogo francés, François Delattre, aseguró que "la impunidad no es una opción" y defendió la necesidad de hacer justicia.

Delattre defendió, además, con vehemencia la labor del mecanismo de investigación internacional, conocido por las siglas inglesas de JIM, subrayando que ha hecho un trabajo "riguroso, profesional e imparcial".

"El JIM no es una herramienta de Occidente, es un activo común de la comunidad internacional", insistió.

El embajador francés respondió de esta forma a las repetidas críticas que Rusia ha vertido contra la labor de estos expertos, a pesar de que apoyó la puesta en marcha de la investigación.

Esta semana, Moscú vetó una resolución para renovar por un año el mandato del JIM, argumentando que antes quería conocer las conclusiones del informe sobre Jan Shijún.

Las potencias occidentales, mientras, acusaron a los rusos de tratar de "politizar" la investigación, haciendo depender su apoyo del resultado de las pesquisas.

El mandato de la investigación vence a mediados de noviembre, por lo que llegaría a su fin en menos de un mes si antes no hay un acuerdo. Francia y otros países, como Suecia, insistieron hoy en la importancia de lograr un consenso para permitir la continuidad del mecanismo.

En su último informe, además de al Gobierno sirio, el JIM responsabilizó al Estado Islámico de un ataque con armas químicas.