Maëlys De Araujo, de 9 años, en dos imágenes difundidas tras su desaparición.

Maëlys De Araujo, de 9 años, en dos imágenes difundidas tras su desaparición.

Actualidad

Detienen a una segunda persona por la desaparición de una niña en Francia

El primer sospechoso fue arrestado el jueves por la mañana. Los investigadores quieren comprobar algunas declaraciones del segundo arrestado que parecen contradictorias.

Las fuerzas del orden francesas detuvieron este viernes a un segundo hombre en relación con la misteriosa desaparición de la niña Maëlys De Araujo, de 9 años, durante una boda celebrada el pasado sábado en el este de Francia.

Los investigadores quieren comprobar algunas declaraciones de este segundo arrestado, que según la cadena "LCI" eran contradictorias.

El primer sospechoso fue arrestado el jueves por la mañana, y tiene también 34 años de edad.

Su detención fue prorrogada este viernes hasta mañana, con la intención igualmente de analizar algunas incoherencias en su relato y aclarar qué hizo el tiempo en el que se ausentó temporalmente de la celebración.

Ese primer hombre llegó a la boda en el momento de los postres y estuvo fuera durante el periodo que podría corresponder a la desaparición de la niña.

Su abogado señaló este  viernes en "LCI" que ha dado las explicaciones pertinentes a los agentes y que esas incoherencias en su discurso no son de importancia.

La niña fue vista por última vez en la localidad de Pont de Beauvoisin cerca de las tres de la madrugada, y los asistentes a la boda alertaron a la policía después de una hora de búsqueda infructuosa.

Los rastreos efectuados el domingo en torno a la sala de fiestas, el bosque y las casas cercanas, por un centenar de policías acompañados de seis perros y un helicóptero, no dieron resultado.

La Fiscalía inició entonces una investigación por secuestro, aunque la encargada del caso, Dietlind Baudoin, puntualizó en una rueda de prensa que "todas las pistas están siendo exploradas".

Cerca de 250 invitados a la boda y a dos fiestas que se celebraban en las proximidades -según los medios de comunicación- han sido ya interrogados en el marco de una búsqueda que se retomó hoy a primera hora de la mañana, con la ayuda de un equipo de buceadores.

Cada año desaparecen en Francia unos 50.000 menores, según el Centro Francés de Protección de la Infancia (CFPE), y aunque la inmensa mayoría son fugas, unos 400 casos pertenecen a la categoría de "desapariciones preocupantes".