Pablo Iglesias

El precio por recordar en la Red las "miradas lujuriosas" entre Pablo Iglesias y Rita Maestre

En la jungla. Una candidata de Ciudadanos denuncia insultos machistas después de subir el segmento de 'La Tuerka'.

El tuit de Mercedes Romón.

El tuit de Mercedes Romón. Twitter

  1. Pablo Iglesias
  2. Rita Maestre

A nadie le pilla de nuevas que Pablo Iglesias, líder de Podemos, se expresaba con mucha más liberalidad desde sus altavoces como el programa 'La Tuerka' de Tele K antes de dar el salto a la política nacional. Disfrutaba en especial con el lenguaje subido de tono. De esa época data la frase "para follar hay que desnudarse pero para ligar hay que vestirse" interpretada en clave política y el mensaje privado que compartió en el grupo de Telegram entre los dirigentes originales del partido hablando de "azotar" a la presentadora Mariló Montero.

El sábado, la candidata canaria de Ciudadanos Mercedes Romón subió a su cuenta de Twitter un clip del programa. En él, Pablo Iglesias da la bienvenida a su reportera "más dicharachera", que no es otra que Rita Maestre, la actual portavoz del Ayuntamiento de Madrid. Iglesias afirma que la han recogido de "un programa de Cuatro en el que no ganaba nada" - para aclarar a continuación: "Tampoco lo va a ganar aquí".

Maestre afirma estar haciendo un reportaje en "el soviet de Ciencias Políticas". Efectivamente, se encuentra en la Facultad de la Universidad Complutense en la que daban clase tanto Iglesias como Juan Carlos Monedero, presente el el programa. El tema del reportaje es preguntar a los estudiantes por la tertulia de Intereconomía en contraste con La Tuerka, cosechando respuestas en la línea de calificarla de "fascista" ("Qué gente interesante, cómo me gusta nuestra facultad" - declara poco después Monedero).

El momento que ha levantado ampollas es cuando Maestre saca a colación las "miradas lujuriosas" de Pablo Iglesias, un chiste recurrente para la audiencia. "Para miradas lujuriosas las que tú despiertas, Rita, allá por dónde vas" - responde picaronamente Iglesias desde el plató. "En fin, ya hablaremos de esto en otro momento". El tono jocoso continúa con Monedero agradeciéndole que "no le mire lujuriosamente a él".

Aunque la cuenta de Romón tiene un tono político cargado y especialmente crítico contra Podemos y las formaciones de izquierda afines, el tuit que compartió con el vídeo no contenía otra cosa que la descripción del llamativo intercambio. Sin embargo, desde que ha sido reseñado en la prensa, la representante denuncia que está siendo víctima de ataques sexualmente denigrantes contra ella y de tono machista.

El lenguaje sexualmente desenfadado ha sido una de los rasgos de estilo más populares de la primera etapa de Podemos que han ido abandonando a medida que se ha ido transformando en una formación institucionalizada. Para ellos era un forma de espontaneidad a pie de calle, una forma diferente de hacer política.

Pero ahora desde el resto de partidos se les reprocha que no se retracten de unos términos sexistas que hoy en día no perdonarían a ningún otro político. Por poner un ejemplo que recuerdan algunos tuiteros, Pablo Iglesias no ha borrado - por olvido o por no ver nada de malo en ello - mensajes picantes que se intercambió con una sextuitera