Crisis interna

Quién es quién en la guerra por el control de Podemos Madrid

Un partido dividido en tres. Desde el partido aseguran que la discusión es ejemplo de "salud democrática".

Iglesias y Errejón dicen que son los vascos quienes 'deciden' si Otegi se presenta o no al '25-S'

Iglesias y Errejón dicen que son los vascos quienes 'deciden' si Otegi se presenta o no al '25-S'

  1. Pablo Iglesias
  2. Íñigo Errejón
  3. Tania Sánchez
  4. Rita Maestre
  5. Podemos
  6. Consejo Ciudadano de Podemos

“Creo que va a ser un proceso muy interesante. En Madrid hay un tejido activista y de movimiento muy importante y muchas personas conocidas de Podemos que le dan sal y pimienta al proceso, pero espero que lo importante no sea eso, sino el debate de proyectos y el debate político”. Así se refirió esta mañana el número tres de Podemos, Pablo Echenique, a la guerra abierta que se está gestando en el seno de Podemos en la Comunidad de Madrid. Lo cierto es que está habiendo más que sal y pimienta, cuando las conversaciones entre algunos de los miembros de esas tres patas que sustentan el partido en la comunidad son, en algunos casos, prácticamente inexistentes. Tres familias, pablistas, errejonistas y anticapitalistas, que mantienen un enfrentamiento soterrado y cuyo desenlace culminará en noviembre cuando se conozca el próximo secretario general.

Este lunes daba el paso el senador y diputado en la Asamblea de Madrid Ramón Espinar, que presentó su proyecto Escucha Podemos en las redes sociales a lo largo del día. En un vídeo difundido por él mismo en su cuenta de Twitter, Espinar incidía en que “no es el tiempo de protagonismos individuales, no es el tiempo de candidaturas. El proceso que abrimos es un proceso de debate y diálogo, un proceso con la gente”. De ese modo, con su propia imagen, Espinar daba el pistoletazo de salida a la candidatura con la que peleará contra el grupo de Rita Maestre y Tania Sánchez.

Hasta hace poco la guerra interna era un tema obviado y desmentido por los dirigentes del partido morado. Sin embargo, ahora nadie se preocupa por intentar esconder lo que ya resulta una evidencia: que Podemos está dividido en tres. Y esa división se da sobre todo en la Comunidad de Madrid, el embrión primigenio que idearon Pablo Iglesias y sus colaboradores.

Los 'pablistas'

Es el sector más cercano al principal líder del partido, por cuyas manos pasan todas las decisiones importantes. El que, junto con algunos otros, lo puso en marcha todo. Él es el principal aval de Ramón Espinar como candidato a la secretaría general del partido en la región. En este grupo algunos ubican a Luis Alegre, el actual líder del partido en Madrid, quien terminará esta vez su mandato. Y también hasta ahora se ubicaba a otros fieles de Iglesias como Miguel Vila o la ex de IU Tania Sánchez, que sin embargo han terminado por exiliarse al grupo de Íñigo Errejón con la propuesta que lidera la portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre.

“Rita y Tania, aunque no quieran, saben que le deben todo a Iglesias”, afirma un ex miembro y crítico de la formación.

Fue Pablo Iglesias, cercano al propio Espinar, quien afirmó en la mañana del lunes que la división interna que se está gestando es “un ejemplo de salud democrática” en el partido. Sin embargo, fue el primero en alzar la voz cuando, hace algo menos de una semana, Maestre y Sánchez presentaban su candidatura. Él advertía que habría "propuestas mucho mejores". Algunas fuentes del partido no dudan en asegurar que “el Podemos que hay en Madrid se tiene que reconstruir. El consejo ciudadano lo ha dicho y hay un proceso abierto para definir un nuevo partido”.

Los 'errejonistas'

Rita Maestre siempre ha sido una de las más cercanas a Íñigo Errejón. Con su candidatura Podemos Adelante clarifica esa cercanía con el líder más moderado de la formación. La que ratifica su alejamiento definitivo de Pablo Iglesias es Tania Sánchez, quien, además, este lunes fue relevada de su cargo como portavoz de Defensa de Podemos en el Congreso en favor del diputado gaditano Juan Antonio Delgado. ¿Una purga por traicionar al líder? 

Para entender la guerra que ahora se libra hay que retroceder en el tiempo. En marzo, Sergio Pascual, número tres de la formación y mano derecha de Íñigo Errejón (construyeron juntos el discurso de la campaña del 20-D) era destituido fulminantemente por Pablo Iglesias, dando paso a Pablo Echenique, quien no se ha alineado en ningún bando determinado. En esos días, nueve dirigentes de Podemos en Madrid muy cercanos a Errejón habían dimitido en bloque para forzar la marcha del pablista Luis Alegre. De aquellos polvos, estos lodos. 

Algunas fuentes del partido no dudan en asegurar que “el Podemos que hay en Madrid se tiene que reconstruir. El consejo ciudadano lo ha dicho y hay un proceso abierto para definir un nuevo partido”

En ese contexto, en el seno del partido la iniciativa de ambas mujeres ha generado una gran controversia. Errejón, principal baza de este grupo, es quien imprime el carácter y las ideas. Una de las grandes diferencias con los representantes del pablismo fue su oposición al acuerdo al que llegaron con Izquierda Unida en forma de alianza electoral. El movimiento, según fuentes internas, ha molestado notablemente, lo cual queda demostrado con las declaraciones de Iglesias de la semana pasada. “Rita y Tania, aunque no quieran, saben que le deben todo a Iglesias”, afirma un ex miembro y crítico de la formación.

Los Anticapitalistas

Quizás el ala más radical, es más que posible que también presenten su candidatura a Podemos Madrid, para luchar contra las otras dos ramas el próximo mes de noviembre. Es un sector similar al de los pablistas, que aúna grupos más reaccionarios y encabezado por el eurodiputado Miguel Urbán. Curiosamente, tras la crisis desatada en marzo por las dimisiones de los errejonistas en Madrid, se tejió una alianza inesperada entre pablistas y anticapitalistas, hasta entonces enfrentados.  

Urbán y los suyos, que compitieron de forma feroz contra los pablistas liderados por Alegre en su momento, son los antagonistas de los afines a Errejón. Aunque en un principio haya tres candidaturas, una por familia, no sería de extrañar que finalmente pablistas y anticapitalistas unan fuerzas contra los errejonistas en esta dura batalla por la secretaría general del partido morado en Madrid.