Elecciones generales

La ciudad que vota como España

Desde las elecciones de 1977, Ponferrada ha clavado el resultado de las generales.

La ciudad que vota como España

La ciudad que vota como España

En Ponferrada, la campaña es un sonido: el de los coches electorales que dan vueltas a la ciudad con sus altavoces a todo volumen. Los partidos políticos no miden el impacto en trending topics, sino en la cantidad de gasolina que son capaces de consumir al día con su monótono soniquete. Casi 70.000 personas viven en la capital del Bierzo, antigua fortaleza de los caballeros Templarios como guardianes del Camino de Santiago.

La crisis económica y el hundimiento de la minería han golpeado a esta comarca del norte de León, a las puertas de Galicia. El PP gobierna en minoría un Ayuntamiento con siete partidos, entre emergentes y regionalistas. Y este complejo mapa político, intercambiando nombres de algunas formaciones por otras, bien podría repetirse el 20 de diciembre. Ponferrada es nuestro Ohio, el estado americano que sirve de termómetro electoral en Estados Unidos.

El partido ganador en 84 municipios españoles ha coincidido con la candidatura más votada a nivel nacional desde las primeras elecciones en 1977. Ponferrada es la localidad más poblada de todas ellas que cumple esta premisa, según el análisis de resultados electorales realizado por EL ESPAÑOL. Además, en ocho de las once citas con las urnas, el segundo y el tercer partido más votados en Ponferrada también calcaron los resultados nacionales.

“Somos una buena representación de lo que es España”, dice la alcaldesa, Gloria Fernández, a EL ESPAÑOL.

Ponferrada es efectivamente un buen ejemplo: paro, depresión industrial y hasta su propia M-30 de deudas. El agujero económico es el Mundial de Ciclismo del 2014, que dejó un boquete de al menos 11 millones de euros, según diversas estimaciones. Una plataforma llamada Pro Cuentas Claras presentó una denuncia ante la Fiscalía, que investiga las presuntas irregularidades en la organización del evento. Una fundación privada, que maneja dinero público… Suena demasiado conocido en España. Y los paralelismos no terminan ahí.

Plaza del Ayuntamiento de Ponferrada.

Plaza del Ayuntamiento de Ponferrada.

La cuna de Endesa

Endesa construyó en Ponferrada la central termoeléctrica de Compostilla, su primera planta de producción hace más de 60 años. Fue una decisión lógica, motivada por la pujanza del carbón. La cuenca del Bierzo llegó a tener 15 explotaciones a pleno de rendimiento y casi 15.000 mineros venidos de toda España trabajando. A Ponferrada le llamaban 'la ciudad del dólar'. Compostilla fue sustituida por Compostilla II, que sigue operativa a duras penas, como la minería. Apenas cuatro explotaciones y 200 trabajadores subsisten en la zona.

Rubén Fernández, hijo de minero, es picador en las Minas del Bierzo Alto y asegura que las instituciones están dejando “morir por agonía el sector”. La producción apenas llega a las 3.000 toneladas de carbón al mes para abastecer a Compostilla, cuando existe un cupo de producción autóctona que debería situarla en 12.000 al mes. El 25,2% de la energía que se consume en España proviene del carbón, según Red Eléctrica. Pero la mayoría de ese carbón se compra a países como China, también en el Bierzo. En Compostilla, la proporción es de 90-10 a favor del carbón de importación.

“El problema es que se habla de la reindustralización de las cuencas mineras desde un sofá de Madrid con un puro y una copa de coñac”, explica Fernández. “Pero aquí no van a traer la Renault. Lo que hay en el Bierzo son minas y esto es muy complicado”.

La ciudad de la energía fue un proyecto que impulsó José Luis Rodríguez Zapatero, leonés y buen conocedor de las penurias de la minería, para revitalizar el Bierzo. El plan incluía tres fases que nunca llegaron a completarse. Se creó el Museo de la Energía en el lugar donde su ubicó la central original de Compostilla. Además, se construyeron unas enormes instalaciones para capturar el CO2 del carbón. Ese dióxido de carbono se transportaba en camiones y volvía a inyectarse en la tierra. Las plantas que se levantaron para procesar las emisiones están prácticamente abandonadas.

Los 'call center'

La crisis se ha llevado por delante parte del tejido industrial de Ponferrada. Constructoras como Teconsa cerraron sus puertas. Se mantienen Acerinox y la empresa danesa de energía eólica LM Wind Power, que conservan centenares de puestos de trabajo. Según Ursicino Sánchez, secretario general de CCOO en el Bierzo, la tasa de paro en la comarca roza el 26%, por encima de la media nacional, en el 22,7%. En los últimos años, dos call center de empresas de telefonía móvil han creado unos 600 puestos de trabajo y se ha recuperado la actividad agrícola. Mientras, dice Sánchez, la mayoría de las familias tira de las abultadas pensiones de jubilación que dejaron Endesa y las empresas mineras en los tiempos de esplendor.

Rubén Fernández al inicio de la tercera marcha minera el 22 de junio de 2012.

Rubén Fernández al inicio de la tercera marcha minera el 22 de junio de 2012.

La alcaldesa Fernández cree, sin embargo, que hay síntomas de recuperación. En las tres oficinas de empleo de la comarca, ha bajado en 1.074 el número de inscritos en el último año. Fernández quiere revitalizar el turismo, en pleno Camino de Santiago, con joyas como el castillo de los templarios y una naturaleza de belleza abrumadora. Pero sobre todo apuesta por convertir la ciudad en una plataforma logística de mercancías para el corredor Atlántico de Europa, que conecta la fachada Atlántica con el interior del continente.

El 'caso Nevenka'

Fernández torea la herencia del Mundial de ciclismo y una atomización de partidos, que se explica por la irrupción de Podemos y Ciudadanos, pero también por el famoso caso Nevenka. La alcaldesa asegura que Ponferrada ha pasado página y que aquella historia es precisamente eso “prehistoria”. Pero no es un capítulo cerrado. La concejal Nevenka Fernández denunció por acoso sexual al entonces alcalde, Ismael Álvarez, que fue condenado en 2002.

Álvarez fundó un partido independiente, logró cinco concejales y en la anterior legislatura primero apoyó al PP y después lo desalojó del poder gracias a una moción de censura con el apoyo del PSOE. La dirección socialista expulsó a todos sus concejales, que a su vez formaron otro partido que obtuvo cinco concejales en las municipales de mayo: un lío monumental.

Fernández se apoyó en Ciudadanos para su investidura, pero ni siquiera esa fórmula suma la mayoría absoluta de los concejales. Los partidos están obligados a entenderse, como sea. “Se trabaja mucho en comisiones y creo que no es malo”, cuenta. “Al final es buena esta filosofía de trabajar y acordar con la mayoría de grupos posibles”.

El ejemplo de Ponferrada se repite en otros 83 municipios del país. Las encuestas del 20-D anuncian un Parlamento con menos bipartidismo y la necesidad de pactos. Plasencia (Cáceres) es la segunda localidad más habitada en la que sus resultados han coincido con la candidatura ganadora a nivel nacional. Al igual que Ponferrada, el segundo y tercer partido también coinciden los resultados nacionales. Arucas (Las Palmas), Arteixo (A Coruña) o Rendondela (Pontevedra) también cumplen la regla del Ohio español. Pero, como dijo el libro, Aragón es la comunidad con más municipios que calcan los resultados: 36 de los 84. Y por provincias gana Zaragoza, con 21 localidades.

Los principales candidatos no harán campaña en Ponferrada. Pero se esperan visitantes ilustres. Alberto Ruiz-Gallardón dará un solo mitin y será en la capital del Bierzo. Juan Carlos Monedero ya pasó como un huracán por Ponferrada. Para el cofundador de Podemos es un lugar especial. En el año 2000 asistió a la primera exhumación de una fosa de víctimas del franquismo en Priaranza del Bierzo, muy cerca de Ponferrada. Entre los cuerpos recuperados estaba el abuelo de Emilio Silva, expresidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

"Para mí Ponferrada es especial. Es un lugar de memoria", dice Monedero a EL ESPAÑOL después de su mitin.