El presidente de La Razón, Mauricio Casals (izq), y su director, Francisco Marhuenda,junto al expresidente de Madrid, Ignacio González.

El presidente de La Razón, Mauricio Casals (izq), y su director, Francisco Marhuenda,junto al expresidente de Madrid, Ignacio González.

LAS COACCIONES, PALABRA A PALABRA

Marhuenda y Casals se jactaban de "inventar" noticias para "dar leches" a Cifuentes

Casals:"Ya le he dicho (A Marhuenda) que su continuidad depende de esto"//  Marhuenda a Edmundo: "Le hemos dicho (a Cifuentes) que eres uno de los nuestros, un soldado intocable"// Casals: "Que vea que no es únicamente 'La Razón', que están Antena 3, Onda Cero, La Sexta..."

Carlota Guindal Alejandro Requeijo Daniel Montero

El presidente de La Razón, Mauricio Casals, y su director, Francisco Marhuenda, han sido grabados por la Guardia Civil en sus conversaciones con su consejero delegado Edmundo Rodríguez, uno de los principales investigados en la Operación Lezo por el agujero en el Canal de Isabel II cuando él presidía su filial el sudamérica, Inassa. De esas grabaciones, de las que ha tenido conocimiento EL ESPAÑOL, se desprende cómo ambos directivos presionaron a la actual presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, para evitar que denunciara el desfalco llevado a cabo en el Canal y detectado por el nuevo Gobierno regional, que comprometería la actuación de Rodríguez en su cargo.

“Ya nos hemos inventado una cosa para darle una leche”. Con estas palabras, tanto Casals como Marhuenda justificaban ante Rodríguez que desde su medio de comunicación harían lo imposible para evitar que el equipo de Cifuentes denunciara las irregularidades del Canal de Isabel II. Ambos han sido citados ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco por un delito de coacciones, obstrucción a la Justicia y organización criminal.

Este mismo miércoles han declarado por estos hechos la jefa de gabinete de Cifuentes, Marisa González, el consejero de Presidencia y número dos de Cifuentes, Ángel Garrido, y el presidente de Planeta, José Crehueras, en calidad de testigos. Los dos primeros habrían sufrido directamente las advertencias de los directivos. El último habría tenido conocimiento del comportamiento de éstos y habría ordenado el cese de su campaña de desprestigio a la actual presidenta de la Comunidad de Madrid.

La propia Cifuentes también ha sido citada a declarar pero por su condición de presidenta ha optado por contestar al juez por escrito. Los testigos han podido escuchar parte de las grabaciones interceptadas entre Edmundo Rodríguez, Casals y Marhuenda. En esencia, el expresidente de Inassa y consejero delegado de la editora de La Razón, pide a Casals que utilicen su medio de comunicación para instar a Cifuentes a que no denuncie el agujero del Canal de Isabel II, que le supondría un problema judicial -como se ha constatado hoy con su detención- porque en caso contrario desarrollarían una campaña de desprestigio contra ella.

"Un soldado de ellos"

Los investigadores consideran que la actuación de Casals y Marhuenda es propia de un delito de obstrucción a la Justicia, dado que Cifuentes tenía condición de denunciante y pretendían que cesara su colaboración con la Justicia para no perjudicar a "uno de los suyos; un soldado suyo".

"Le hemos dicho que eres un soldado nuestro, que eres intocable para nosotros y ella por las malas tiene mucho que perder. En una guerra no puede ganar”, le dice en una ocasión Marhuenda a Rodríguez Sobrino, para informarle de sus avances tras una reunión con Cifuentes, a mediados de 2016. Rodríguez Sobrino pide entonces que la presión aumente. “Paco tienes que decirle: ‘esto ha llegado muy lejos, Edmundo es uno de los nuestros y queremos una solución para él’. Están buscando en los cajones de los armarios, buscando guarrerías a la desesperada”.

"La continuidad de Marhuenda depende de esto"

Cuando la Comunidad de Madrid anunció que iba a denunciar el agujero del Canal de Isabel II -a través del que se han comprado empresas por un valor muy superior al real- Rodríguez contactó con Casals para pedirle ayuda y este le mostró su compromiso en ayudarle, incluso presionando al director de La Razón: “Yo le he dicho (a Marhuenda) que su continuidad depende de esto”.

"Es La Razón, Antena 3, Onda Cero, La Sexta"

En esa estrategia para evitar que Cifuentes cesara en su intención de denunciar la actuación en el Canal del anterior ejecutivo regional -y concretamente la planificación y participación de Rodríguez en la compra de la sociedad brasileña Emissao por 25 millones de dólares más de su precio real- Casals advierte: "Cifuentes tiene que ver que no es sólo La Razón, sino que está la Razón, Antena 3, Onda Cero, La Sexta".

Otra de las conversaciones expuestas en la investigación es el momento en el que Rodríguez Sobrino llama a Casals para mostrar su malestar porque en La Razón se publicó una noticia positiva sobre el número dos de Cifuentes. Marhuenda tuvo que disculparse: “Siento lo de Garrido, ya he dicho que no salga nada bueno de él. Ya nos hemos inventado una cosa para darle una leche y que tome nota. Le he dicho: ‘tu misma, llevas ahí mucho tiempo en el Gobierno. Ahora la gente asocia el Canal a vosotros, punto, e Ignacio González es PP. Tú misma".

"Quieren saber si es una campaña contra ellos"

Por su parte, la jefa de Gabinete de Cifuentes, Marisa González, ha tenido que escuchar durante su interrogatorio como testigo cómo Marhuenda se refería a ellas con diversos insultos: “Me ha llamado la zorra de Marisa por la leche que le hemos dado hoy. Le ha hecho mucha pupa. Marisa quiere saber si es una campaña. Evidentemente he dicho que no, no hace falta reconocerlo, no es tonta. Le dije: ‘hombre, si hacéis las cosas mal, pues nosotros..’. Mañana le damos otro viaje a Cifu (Cifuentes)”. De todas estas expresiones tendrán que dar explicaciones como investigados tanto Marhuenda como Casals este jueves ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco.