En Pozoblanco (Córdoba)

Examinan a la joven que denunció a la ‘manada’ del Prenda por abuso

El estudio busca medir la credibilidad de su relato y las posibles secuelas que arrastre tras los hechos.

Los cinco detenidos por la presunta violación de San Fermín.

Los cinco detenidos por la presunta violación de San Fermín.

Un médico forense designado por el juez analizará este lunes a la joven de Pozoblanco (Córdoba) que denunció a la ‘manada’ del Prenda por un presunto abuso sexual durante las fiestas de una localidad cercana, han informado a EL ESPAÑOL fuentes jurídicas. Los denunciados también están siendo investigados en Pamplona por un presunto caso de violación múltiple sobre otra chica de 18 años, razón por la que se encuentran en prisión desde el pasado 7 de julio.

Este estudio sobre la joven busca medir la credibilidad de su relato y también analizar si arrastra secuelas derivadas de los hechos. La misma prueba se practicó sobre la madrileña de 18 años a la que presuntamente violaron en Pamplona. Los expertos que la analizaron otorgaron credibilidad a su relato y determinaron que sufre estrés postraumático.   

Los cuatro denunciados

Los hechos de Pozoblanco tuvieron lugar la madrugada del 1 de mayo, dos meses antes del viaje a Pamplona. El guardia civil del grupo, Antonio Manuel Guerrero Escudero, se encontraba destinado en la citada localidad cordobesa e invitó a sus amigos a asistir a las fiestas de Torrecampo, un municipio situado a una media hora en coche. Hasta ese lugar se desplazaron José Ángel Prenda Martínez, ‘El Prenda’ o ‘Kartman’; Alfonso Jesús Cabezuelo Entrena, ‘Arfon’ (militar) y Jesús Escudero Domínguez, ‘Escu’.

El grupo tomó contacto con la joven durante la noche fiesta y al volver a Pozoblanco se subió con ellos al coche. Según lo que se puede ver en el vídeo, la chica se encuentra en un estado de inconsciencia en el centro del asiento trasero del vehículo, entre ‘Arfon’ y ‘Escu’. Al volante va el guardia civil y en el asiento del copiloto se encuentra Prenda, quien graba la escena (con el móvil del guardia civil) cuando todos ellos empiezan a tocar los pechos de la chica.

La chica no fue consciente

La joven aseguró que no recordaba esa parte de la noche cuando fue preguntada por los investigadores de la Policía Foral de Navarra que hallaron el vídeo en el teléfono del guardia civil tras su arresto. Fueron los agentes quienes le mostraron a la chica las imágenes por las que se decidió a denunciarles.

La joven, de 21 años, dijo recordar que se despertó en el coche despojada de su ropa y que se pasó al asiento del copiloto. Se quedó a solas con ‘Arfon’, el militar, quien le pidió tener relaciones sexuales. Al negarse, el joven reaccionó de forma violenta expulsándola del vehículo.

En favor de su relato presentó una fotografía de un moratón en la pierna tomada presuntamente a la mañana siguiente. También guarda en su casa el vestido que llevaba esa noche, que está desgarrado.