5 años después del cese

ETA tiene aún más de dos toneladas de explosivo y un centenar de armas

En Francia los etarras guardaban también la estructura de una UZI, un subfusil de fabricación israelí.

El `desarme´ que ETA escenificó ante la Comisión de Verificadores Internacionales.

El `desarme´ que ETA escenificó ante la Comisión de Verificadores Internacionales.

  1. Terrorismo
  2. ETA
  3. Desarme
  4. Francia
  5. Guardia Civil

La 'operación Descubrimiento' de las autoridades francesas con la Guardia Civil ha dejado a ETA sin uno de sus arsenales "estratégicos" en el que los terroristas guardaban 145 armas cortas procedentes del robo de Vauvert. No obstante, la banda cuenta aún con recursos, según ha admitido este jueves el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. Cinco años después de decretar el cese definitivo de sus atentados, la banda mantiene entre dos y tres toneladas de material para la fabricación de explosivos, munición de diversos calibres y un centenar de armas, entre cortas y largas.

"Una vez que ETA ha sido operativa y policialmente derrotada, lo que tiene que hacer es entregar las armas o bien comunicar su geolocalización para que nosotros con los servicios franceses las cojamos, y anunciar su disolución. Si no entregan las armas, pues se las cogemos nosotros", dijo el ministro desde Luxemburgo, donde valoró el alcance de la 'operación Descubrimiento'.

Inventario completo

Fuentes de la lucha antiterrorista han informado a EL ESPAÑOL del inventario completo del arsenal hallado al norte de París. Repartidos en cuatro bidones y enterrados en dos agujeros en el suelo de una zona boscosa, la banda guardaba dos fusiles de caza, 75 pistolas automáticas y 70 revólveres (un total de 145 armas cortas). Pero además, la organización criminal atesoraba numerosas piezas para poder montar más armas. A los investigadores les ha llamado la atención haber encontrado la estructura de una UZI con su cargador correspondiente. Se trata de un subfusil de fabricación israelí.

Había además medio centenar de tambores de revólver, una veintena de culatas y muelles, varillas y cañones para pistolas. Los agentes de la DGSI francesa y el Instituto Armado encontraron también un total de 130 cargadores para pistola automática y una treintena de cartuchos para pistolas Smith and Weeson como las que robó ETA en la fábrica de Vauvert en 2006 en plena negociación con el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero. Entre los efectos intervenidos en los cuatro bidones había también utensilios para limpiar el material.

4.000 kilos en dos años

Según el ministro, se trata de la incautación más importante desde el año 2004. En aquel momento se hallaron 800 kilos de explosivos en Saint Michel. En octubre, una segunda operación policial descubrió siete zulos en los que ETA, dirigida hasta su arresto por Mikel Albizu Iriarte, 'Mikel Antza', y su pareja, Soledad Iparragirre, 'Anboto', ocultaba dos misiles, abundantes armas y documentación, 600 kilos de dinamita titadyne y 500 de clorato de sodio.

En el año 2011 también se produjo en Legorreta (Guipúzcoa) una importante operación contra el almacén de ETA, que aceleró su anuncio del cese definitivo de los atentados unos meses después. En un caserío de la citada localidad, la Guardia Civil intervino a los terroristas 1.600 kilos de material explosivo. Sólo entre los años 2009 y 2011 las fuerzas de seguridad lograron despojar a la organización de 4.000 kilos para hacer bombas.  

ETA cuenta actualmente con un grupo reducido de militantes en la clandestinidad, algunos de ellos ni siquiera se hallan ya en Francia, sino desperdigados por Europa. Tras su anuncio del cese definitivo, la banda se vio obligada a recomponer sus estructuras integrando su ‘aparato militar’ (ya sin actividad) en el ‘aparato logístico’ (encargado del control de las armas y los explosivos). Además, en 2014 la banda anunció la creación de una estructura dedicada al sellado e inventariado de todo su material bélico. Las últimas informaciones emitidas por ETA al respecto fueron a principios del pasado año cuando anunció el sellado de un lote de armas. No ofreció más detalles sobre su localización.

"ETA es un cadáver al que sólo le queda expedir su certificado de defunción, que sería anunciar públicamente su disolución", declaró el ministro, quien ha vuelto esta semana a difundir un mensaje que desde Interior llevan tiempo exponiendo: "Modificaremos la política de dispersión penitenciaria con carácter general el día que ETA se disuelva. Y si no, individualmente cuando el preso se desvincule de ETA, reconozca el daño causado y pida perdón a las víctimas".