Diario de sesiones

Los tres "noes" de Iglesias a Sánchez y todas las sorpresas del Diario de Sesiones

Los diputados del PSOE aplaudieron 59 veces el discurso inicial de Sánchez. Floriano estalló contra el socialista: "¡Anda ya!"

Pablo Iglesias, en un momento del debate en el Congreso de los Diputados.

Pablo Iglesias, en un momento del debate en el Congreso de los Diputados.

Debates como el de la investidura de Pedro Sánchez "salen gracias al trabajo discreto y anónimo de muchos. Las estenotipistas y taquígrafas son un buen ejemplo". Pablo Iglesias agradecía con esas palabras la labor del personal del Congreso de los Diputados encargado de recoger sus palabras. Eran las 16:55 y, en ese momento, seguía el debate en la Cámara Baja. Pero el agrio enfrentamiento de Iglesias con Sánchez ya había entrado en el imaginario de la era de la nueva política.

A primera hora de este jueves, la transcripción completa del debate fue publicada por el Congreso en su tradicional Diario de Sesiones (aquí en pdf). Son 104 páginas llenas de acotaciones. Risas, protestas, aplausos y algunos nombres propios.

Las tres negaciones de Pablo

Iglesias votó en contra de la investidura de Pedro Sánchez al final de la jornada, pero dijo tres veces "no" con gestos al candidato socialista mientras éste contestaba a su duro discurso, según recoge el Diario de Sesiones. Estos son las frases que motivaron una reacción digna de ser inmortalizada en el acta de la reunión por las "estenotipistas y taquígrafas" a las que agradecía su trabajo:

"Los españoles el pasado 20 de diciembre nos dieron un vehículo sólido que se llama acuerdo, que tiene un mandato que es el cambio y cuya gasolina es el diálogo y, por tanto, aquello que gripa el motor de ese vehículo es precisamente lo que usted ha hecho durante este mes: vetar, excluir, levantarse de la mesa de negociación y, en consecuencia, paralizar ese vehículo del cambio (Denegaciones del señor Iglesias Turrión)".

Las negritas, como figuran en el diario de sesiones, vuelven unas frases más adelante. 

"Hemos encontrado hablando y dialogando doscientas medidas de mejora para la vida política, la vida social y económica de nuestro país. ¿Cuántas no le gustan, señor Iglesias? ¿Ocho, como se dice en una nota de prensa? (Denegaciones del señor Iglesias Turrión)"

La última negación de Iglesias tiene que ver con el gasto público previsto por Podemos, motivo de reproche de Sánchez:

"Con el aumento del gasto público que ustedes proponen, que no es de 96.000 millones de euros. Es de 120.000 millones de euros, porque es un añadido al aumento de la previsión de gasto público que hay para esta legislatura. (Denegaciones del señor Iglesias Turrión)"

El PSOE, 59 veces las manos rojas

Durante 95 minutos, Sánchez habló al Congreso en el que estaba destinado a ser uno de los discursos más importantes de su vida. Lo pronunció el martes y ese día sólo habló él, ya que el presidente de la cámara baja, Patxi López, fijó el orden del día de manera que nadie le diese la réplica hasta el día siguiente. 

En la entrada en el Diario de Sesiones figura la palabra "aplausos" un total de 59 veces. Los parlamentarios socialistas, probablemente conminados a apoyar continuamente a su líder, no perdieron la ocasión de hacerlo, especialmente cuando éste conminaba a Podemos a apoyarle para cambiar el rumbo de país "a partir de la próxima semana". 

Rajoy pasa de engañar a no engañar

Aquí el vídeo:

Aquí lo que recoge la publicación oficial del Congreso: "Lo que nosotros no hemos hecho —cosa que sí hizo usted— ha sido engañar a la gente". 

Expertos en taquigrafía explican que tras las sesiones plenarias se corrigen algunas de las anotaciones. En algunas ocasiones se identifican a los parlamentarios que han interrumpido los discursos. En otras, por indicación de la Mesa del Congreso, órgano de gobierno de la Cámara, lo que se hace es retirarlos para no hacer quedar mal a alguna de sus señorías. En este caso, el Congreso ha corregido para la posteridad legal un nuevo lapsus de Mariano Rajoy que se hizo viral en las redes sociales. 

Floriano: "¡Anda ya!"

El nombre de Carlos Floriano, diputado del PP y ex vicesecretario general, sale tres veces en el documento. Él es uno de los diputados más revoltosos del hemiciclo.

El Diario de Sesiones recoge la siguiente anotación: "Rumores.—Risas.—El señor Floriano Corrales: ¡Pero bueno!". A Floriano le escandalizó la referencia de Sánchez al rescate de Bankia. Fueron 22.400 millones de euros. Esta es la frase de Sánchez: "Unos meses antes habían logrado un acuerdo y, como consecuencia del rescate al sector financiero por el desastre de la gestión de Bankia que hizo usted y el rescate de la troika". 

Floriano vuelve a salir con un "¡anda ya!", cuando Sánchez asegura que como presidente tenderá la mano al PP "para forzar esos consensos de Estado que necesita el país". La última es cuando pronuncia unas palabras que no se entienden cuando Sánchez ironiza con que en el grupo popular ya no hay 123 miembros sino 122 por la marcha de Pedro Gómez de la Serna, salpicado por un caso de corrupción. 

Iglesias pierde los nervios por Otegi

El líder de Podemos interrumpió a Sánchez con una expresión que las taquígrafas recogieron con un "¡Mentira! ¡Mentira! ¡Mentira!". Lo dijo, cómo no, ante una frase de Sánchez: "Le voy a decir algo con mucho respeto, señor Iglesias, con muchísimo respeto sobre todo no tanto a esa parte de su intervención, sino a los votantes que usted representa en esta Cámara. El próximo lunes día 8 se cumplen ocho años del asesinato de Isaías Carrasco, un trabajador de un peaje que fue asesinado por ETA, por aquellos a los usted calificó ayer como presos políticos". 

La "cal viva" que hace reventar el debate

Fue uno de los momentos más tensos del debate y así viene recogido en el Diario de Sesiones. Iglesias se dirigía a Sánchez reprochándole tener las manos atadas para pactar con él: "El problema es que a usted le han prohibido gobernar con nosotros. Lo dijeron algunos de los miembros de la vieja guardia de su partido. Lo dijo el señor Felipe González, sí el que tiene el pasado manchado de cal viva. Cuídese de él, señor Sánchez. (Protestas.—Varios señores diputados: ¡Fuera, fuera!—Un señor diputado: ¡Ya está bien!—Varios señores diputados pronuncian palabras que no se perciben). Cuídese de él porque son malos consejeros. No se pongan ustedes… (Protestas.—Varios señores diputados: ¡Fuera, fuera!) ¿Fuera? ¿Están ustedes gritando fuera porque les diga la verdad?"

"¡Visca Catalunya Lliure!" 

Albert Rivera fue interrumpido cuando comenzó a hablar en catalán. Este es el momento:

Así recoge la respuesta el Diario de Sesiones: "Libre de corrupción; Visca Catalunya lliure de la corrupción. (Aplausos)". La lengua de uso en la cámara baja es el español, por lo que el documento no recoge las palabras en catalán de Rivera, un gesto generoso del presidente del Congreso, responsable de decidir hasta dónde deja hablar a parlamentarios en otros idiomas, aunque sean cooficiales en comunidades autónomas. 

La bilis del PP contra Rivera

Albert Rivera centró su intervención en el programa compartido con el PSOE, pero no paró de hacer referencias al PP y a Mariano Rajoy. Esta es una de ellas:

"Y estoy convencido de que tampoco han entendido por qué prefieren que el Partido Socialista pacte con Podemos y los independentistas que un acuerdo constitucionalista con Ciudadanos. No lo entiendo, no lo puedo entender".

El diputado José Antonio Bermúdez de Castro, uno de los más veteranos en la bancada popular, respondió con una frase que resume el estado de ánimo de los conservadores tras escuchar al líder de Ciudadanos: "Traicionas a tus votantes".