DEBATE DE INVESTIDURA

El PP sueña con una gran coalición con el PSOE como represalia a Rivera

Quieren sacar del tablero de juego a Ciudadanos, "que no sirve de muleta para formar ningún gobierno". 

El líder de C's, Albert Rivera, y el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy.

El líder de C's, Albert Rivera, y el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy.

El Partido Popular ha puesto una cruz a Albert Rivera. El líder de Ciudadanos se erigió como el gran líder de la oposición al Gobierno de Mariano Rajoy en la sesión de investidura de Pedro Sánchez. En las filas conservadoras nadie se esperaba que quien pidiera en el Parlamento al PP una rebelión contra Rajoy fuera Albert Rivera. “¿Quién se cree que es, si con sus 40 diputados no sirve de muleta para formar ningún gobierno, ni de derechas ni de izquierdas?”, confesaba un alto cargo del PP tras la primera votación fallida a Sánchez.

Tras el tortazo de Ciudadanos a Rajoy, los conservadores han dado un giro inesperado a su estrategia como represalia a las duras acusaciones de Rivera. Se acabó el pedir la unión de las fuerzas constitucionalistas por el bien de España. El PP busca ahora reavivar el sueño de la gran coalición (un pacto entre PP y PSOE) que neutralice “las ganas de pacto” a Ciudadanos y lo deje fuera de la atención mediática “que tanto reclaman para colmar su ego”, según las mismas fuentes.

La cúpula del PP ha salido en tromba a neutralizar la insinuación de Rivera, que dejó encima de la mesa del hemiciclo que sin Mariano Rajoy el pacto constitucional podría ser una solución. “Se equivoca si cree que él va a decidir lo que tiene que hacer el PP. Somos nosotros quienes decidimos quien es nuestro candidato, que se llama Mariano Rajoy”, respondió en una entrevista televisiva la secretaria general del partido conservador, María Dolores de Cospedal. Por su parte, el vicesecretario general de Acción Sectorial, Javier Maroto, reprochó al presidente de Ciudadanos que ejerza de “portavoz de Pedro Sánchez. Muchos de sus compañeros no comparten esa estrategia tan a la izquierda y de golpe. Ha desnortado a sus votantes”.

El vicesecretario de Organización, Fernando Martínez-Maillo, le pidió un “poquito de humildad” para hablar de igual a igual a Mariano Rajoy. Para Andrea Levy, vicesecretaria de Estudios y Programas, en cualquier debate “puede haber rifirrafes”, pero otra cosa “muy distinta” es que un dirigente le diga a otro partido cómo tiene que organizarse.

El PP ya prepara el terreno para la resaca del fracaso de Pedro Sánchez en el Parlamento. Mariano Rajoy reaparecerá el mismo sábado en Salamanca, en un acto de campaña, y desde allí tenderá la mano a su fiel enemigo. El primer acercamiento entre PP y PSOE se produjo este miércoles por la tarde, cuando el jefe de gabinete de Presidencia, Jorge Moragas, se tomó un café durante cuarenta minutos con José Enrique Serrano, uno de los principales negociadores de Sánchez en el pacto de El Abrazo con C´s. El propio Moragas reconocía después a EL ESPAÑOL que se conocen desde hace tiempo y se limitaron a hacer un intercambio de ideas, "nada" de la gran coalición. Sin embargo, en este caso la imagen también vale más que mil palabras. 

El líder del PP no está dispuesto a replicar los errores de Pedro Sánchez y solo aceptará la tarea del rey si antes reúne el respaldo que necesita para la ansiada mayoría. “No va a ir para perder el tiempo y hacérselo perder a todo el mundo”, añadió. Los populares tienen claro que el primer movimiento que harán será telefonear a Pedro Sánchez. Mariano Rajoy está dispuesto a olvidar el duro 'cara a cara' que protagonizaron en la campaña electoral -el socialista le llamó “indecente”- para conseguir la soñada gran coalición que gobierna en Alemania.

Rajoy ya se quedó satisfecho devolviéndole la bofetada este miércoles desde el hemiciclo, donde lo ridiculizó llamándole “bluf”. “Gobernar en una gran coalición es nuestro ejemplo y queremos conseguirlo, aún no tiramos la toalla. Aún quedan dos meses, ocho semanas. Paciencia”, piden desde las filas conservadoras.

"Viven de plató en plató"

Con este primer paso, el PP pretende recuperar el protagonismo y poner “en su sitio” a Rivera y los suyos, “que viven de plató en plató y de rueda de prensa en rueda de prensa sin ser muleta de nadie”. En Ciudadanos sentó como un jarro de agua fría la carta que Mariano Rajoy envió e hizo pública a Rivera cuando éste le pidió una reunión para explicarle las razones por las que creía que el PP debía abstenerse para que gobernara Pedro Sánchez. Rajoy no solo le negó la reunión, sino que filtró la carta en la que dejó claro a Rivera que “su” candidato era el socialista.

Albert Rivera está dispuesto a verse con el líder del PP a partir del lunes para retomar las conversaciones que se congelaron el 23 de diciembre. “Lo único que nos ha dado es un papelito con cinco objetivos que podría haber escrito un chaval de 12 años”, critican en privado parte del equipo de Ciudadanos cuando se le pregunta por qué ni siquiera han contestado a la propuesta que enviaron los conservadores.

El desplante de Rajoy

Mariano Rajoy también aprovechó su discurso ante la Cámara para ridiculizar el pacto de El Abrazo firmado por PSOE y C´s. “Se estudiará en el colegio, como los Pactos de la Moncloa”, dijo, en una de las frases más irónicas del presidente. Los conservadores replican que a partir del sábado empezará un tiempo nuevo y serán ellos los que marcarán la pauta. Entre sus prioridades “no estará Ciudadanos”, a quien acusan de “oportunista” y decir “a cada uno lo que quiere oír”. El propio Rivera ha reconocido en una entrevista radiofónica que Mariano Rajoy ni siquiera le saludó en las dos jornadas que duró la primera sesión de investidura de Pedro Sánchez. “No tenía nada que decirle”, justifican desde el PP.