Caso Nóos

Torres pone el foco en las comisiones que Corinna propuso pagar a Urdangarin por Laureus

Subraya que el ex duque de Palma trasladó la propuesta al rey don Juan Carlos y al jefe de la Casa Real. Acredita que Urdangarin comunicaba puntualmente al monarca todos sus movimientos.

Corinna junto a Iñaki Urdangarin, don Juan Carlos y la infanta Cristina en los Premios Laureus 2006

Corinna junto a Iñaki Urdangarin, don Juan Carlos y la infanta Cristina en los Premios Laureus 2006 Gtres

Diego Torres pone el foco en pleno juicio del ‘caso Nóos’ sobre las comisiones que planeó pagar Corinna zu-Sayn Wittgenstein a Iñaki Urdangarin por captar patrocinadores par la fundación Laureus en España. El ex socio del duque de Palma maneja en estos momentos una batería de correos electrónicos, algunos inéditos y otros ya conocidos, en los que la amiga personal del rey don Juan Carlos planteó al marido de la infanta Cristina la referida fórmula, que el ex duque de Palma comunicó al monarca y al jefe de la Casa Real y finalmente rechazó.

Según la documentación a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL y que forma parte de la estrategia de defensa del ex socio de Urdangarin, el planteamiento de Corinna consistía en vender la gala de Laureus, considerada los premios Oscar del deporte mundial, a diferentes ciudades de España. Todo ello a cambio de una cantidad que oscilaría entre los 2,5 y los 3 millones de euros al año. De esos fondos acabaría siendo desviado un variable al que quería que fuese el presidente de la iniciativa en nuestro país, es decir, a Urdangarin.

Se trata, a juicio de Torres, de una fórmula similar a la que utilizó el ex duque de Palma con el Instituto Nóos y subraya que, al igual que la anterior, fue tutelada y supervisada por la Casa Real. No en vano, Laureus, al igual que Nóos, dispone la configuración jurídica de una fundación y el planteamiento de Corinna consistía en desviarse buena parte de los ingresos.

Entre los ejemplos que esgrime ahora Torres para reforzar su línea argumental se encuentra uno muy representativo que afloró tangencialmente hace tres años cuando Corinna irrumpió públicamente en escena con la entrevista que concedió a Ana Romero en El Mundo. Se trata de un correo electrónico enviado a Urdangarin el 12 de julio de 2004 en el que le proponía “captar algunos importantes copatrocinadores”. Y, a continuación, le añadía: “Ahora tengo que negociar tu salario. Haré todo lo posible para que saques lo máximo posible”.

En otro correo electrónico, esta vez fechado el 22 de febrero de 2005, Corinna le decía al ex duque de Palma que “todos los pagos” se llevarían a cabo a través del Reino Unido. No obstante, queda todavía por documentarse que dichos ingresos se canalizaran a través de una “sociedad opaca” en el Reino Unido tal y como desveló hace unos días Torres en su declaración ante el tribunal. En ese mismo correo, Corinna le deja claro a Urdangarin que ha enviado una copia de la propuesta al rey don Juan Carlos. “Se lo he enviado a tu suegro”, le dice, al tiempo que le pide que si tiene alguna duda, se lo “haga saber” de inmediato.

Poco después, Urdangarin envió un nuevo correo electrónico a Corinna en el que le pedía disculpas por no haberle contestado antes. El motivo de su “silencio” fue, precisaba, que quiso “consultar con mi suegro y Alberto Aza –ex jefe de la Casa del Rey- antes de darte una respuesta”.

En esta remesa documental de Torres figuran croquis hasta ahora desconocidos que desvelan las empresas españolas que pretendían captar como grandes patrocinadores y establecían tres categorías de financiadores: oro, plata y bronce. En la primera se encontrarían compañías como Repsol, Iberdrola o Telefónica. En la segunda, El Corte Inglés y Puleva. Y en la tercera, Nestlé y Coca-Cola.

Asimismo, Torres maneja un correo eléctrico enviado por Urdangarin a don Juan Carlos el 23 de junio de 2004 en el que le adjunta su currículum en español y le pone al corriente de las gestiones que está llevando a cabo con Corinna en relación con la Fundación Laureus. No en vano, en esa misma comunicación le rebota otro correo que se había cruzado previamente con su amiga sobre el mismo asunto.

Cabe recordar que en 2006 el equipo dirigido por Corinna, sin la participación de Urdangarin, vendió el evento a Barcelona, llegando a facturar casi 8 millones de euros. Siendo todavía una incógnita los emolumentos que finalmente correspondieron a la amiga personal del rey emérito.