Ayuntamiento de Madrid

El último adiós de la 'lideresa'

La pérdida de la Alcaldía, sumada a los errores -admitidos por ella misma- de su campaña llevaron a que muchos de quienes antes la apoyaban se lo plantearan a la hora de renovar su liderazgo.

Aguirre ha comparecido en la sede Génova ante los periodistas.

Aguirre ha comparecido en la sede Génova ante los periodistas. Efe

  1. Ayuntamiento de Madrid
  2. Esperanza Aguirre
  3. Corrupción
  4. PP Partido Popular
  5. Política
  6. Partidos políticos
  7. Financiación ilegal
  8. Operación Púnica
  9. Dimisiones

Unos días después del registro en la sede del PP de Madrid ordenado por el juez Eloy Velasco para investigar si los pagos de la trama Púnica sirvieron para financiar ilegalmente la formación, Esperanza Aguirre ha anunciado su dimisión como "lideresa" del PP de Madrid por "responsabilidad política".

Aguirre deja el partido que encabezó durante una década sin voces discrepantes negando cualquier tipo de "responsabilidad material" en la supuesta trama y tras entender que la gente "quiere gestos" a raíz de los casos de corrupción.

La corrupción ha precipitado su salida, pero Aguirre ya había puesto fecha a su etapa al frente del PP de Madrid.

Tras los malos resultados cosechados por el PP el en la ciudad de Madrid en los comicios locales del 20 de mayo, en los que se impuso, pero sin posibilidad de convertirse en alcaldesa, ya reclamó un congreso extraordinario para dejar de ser presidenta del PP madrileño.

La expresidenta de la Comunidad de Madrid dijo entonces que en ese congreso extraordinario se debía afrontar una "refundación" de la formación y daba por concluido un período de más de diez años como "lideresa", una década en la que el partido logró sus mayores triunfos en las urnas con contundentes mayorías absolutas en la región y en el Ayuntamiento.

Tras dejar la Presidencia del Ejecutivo madrileño en septiembre de 2012, Aguirre no tardó en ofrecerse en reiteradas ocasiones a Mariano Rajoy para ser elegida candidata a la Alcaldía de Madrid, volviendo así a la primera línea política que, de facto, nunca había abandonado, puesto que nunca llegó a dejar de ser presidenta del partido en la Comunidad.

Nunca afectada directamente

Y argumentaba su empeño de ser candidata apelando a sus anteriores victorias electorales, que fueron abrumadoras, y que sin embargo esta vez no repitió. El motivo: tanto el desgaste de las medidas para afrontar la crisis como los casos de corrupción -primero Gürtel y, a pocos meses de la cita con las urnas, la trama Púnica-.

Tanto en un caso como en el otro se han visto envueltos consejeros de los gobiernos de Aguirre, aunque nunca se ha visto directamente salpicada.

La pérdida de la Alcaldía, sumada a los errores -admitidos por ella misma- de su campaña y a las fallidas propuestas de pacto tras las elecciones para evitar que Manuela Carmena fuera alcaldesa llevaron a que muchos de quienes antes la apoyaban dentro de las filas del PP de Madrid se lo plantearan a la hora de renovar su liderazgo.

La primera mujer que presidió el Senado y venció en unas elecciones autonómicas, la que fuera también ministra de Educación y Cultura y el "animal político" que no fue capaz de dejar del todo la "cosa pública" a pesar de abandonar el Gobierno de la Comunidad de Madrid, renuncia así a encabezar la renovación que ella misma reconoce que necesita el PP madrileño.

Y lo hace cuatro días después de los registros ordenados por el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco para investigar si los pagos de la trama Púnica sirvieron para financiar ilegalmente al PP de Madrid.

Toda una superviviente

El viernes, a su llegada a la comisión sobre corrupción de la Asamblea de Madrid, aseguró sentirse respaldada por la dirección nacional del partido. Ya en la comisión, advirtió que la corrupción está "destrozando" a todos los partidos, incluso a las nuevas formaciones como Podemos y Ciudadanos.

Aguirre aún sigue siendo concejal del PP en el Ayuntamiento madrileño, precisamente donde su carrera política arrancó hace ya 32 años, cuando en las elecciones de 1983 entró como edil en la oposición de la mano de Unión Liberal, para después ser reelegida concejala con Alianza Popular (1987).

Luego sería ministra con José María Aznar, presidenta del Senado y jefa del Gobierno de la Comunidad de Madrid, un tiempo en el que afirma haber manejado 200.000 millones de euros y haber nombrado a medio millar de altos cargos, de los que, según ella, sólo dos le han salido rana, Francisco Granados, quien actualmente está en prisión por su implicación en la trama Púnica, y al exconsejero de la Comunidad Alberto López-Viejo, imputado en el caso Gürtel.

Lo que nadie podrá negar es que Aguirre es toda una superviviente, no en vano salió ilesa de un accidente de helicóptero (2005), escapó en calcetines de un atentado en Bombay (2008) y superó un cáncer en 2011.