TRAS LOS ESCÁNDALOS DE CORRUPCIÓN

Aguirre dimite como presidenta del PP de Madrid

La expresidenta de la Comunidad de Madrid anuncia por sorpresa su dimisión en la presidencia del PP regional tras la posible financiación ilegal del partido. 

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, durante su comparecencia en Génova.

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, durante su comparecencia en Génova. Efe

Esperanza Aguirre presenta su dimisión como presidenta del PP de Madrid. La expresidenta de la Comunidad ha anunciado este domingo, en una comparecencia imprevista, que deja su puesto por los últimos escándalos que apuntan a que el PP de Madrid podría haberse financiado ilegalmente. Aguirre, que ha hablado con Mariano Rajoy antes de ofrecer la rueda de prensa, asegura que deja su puesto ahora, cuando las informaciones apuntan a que Francisco Granados pudo haber intercedido con empresarios a cambio de financiar ilegalmente el partido que, hasta este domingo, presidía la propia Aguirre. 

La expresidenta de la Comunidad de Madrid ha asegurado que "la gravedad de las informaciones" ha sido la que le ha conducido a esta situación, aunque ha matizado que ella "no he cometido ningún ilícito penal y no hay nadie en España que me pueda acusar". Abandona su puesto única y exclusivamente porque "tengo una responsabilidad política" al haber elegido ella a Francisco Granados, la persona del partido que presuntamente intermediaba a favor de esa supuesta financiación ilegal del PP de Madrid.

Esperanza Aguirre asume su responsabilidad política frente a los graves casos de corrupción que se están produciendo aunque, añade, "pueden no ser verdad". Por eso pide "celeridad" a la justicia, para que se puedan esclarecer pronto estos supuestos hechos delictivos. Dimite, asegura, por dos cosas: por haber elegido a Granados en su momento como secretario general y por no vigilar apropiadamente el partido. A ella, insiste, no le consta ninguna financiación ilegal en el partido que dirigía hasta este domingo.

Mariano Rajoy se limitó a decirle que comprende su decisión. "Le llamé, no contestó, le puse un mensaje y me contestó con otro que decía: 'te entiendo'". Preguntada sobre si Rajoy debe tomar el mismo rumbo que ella, Aguirre se limitó a decir que él ya sabe el camino que debe seguir. "Está en una situación muy importante para todos y él mejor que nadie sabe lo que tiene que hacer. No es el tiempo de los partidismos ni los personalismos. Es el tiempo de las cesiones". Su dimisión, insistió la popular, es "un gesto" ante este "descontento generalizado" de la sociedad con la clase política.

El rumbo que va a tomar ahora el PP de Madrid es todavía incierto. Pueden pasar dos cosas. Una, que el PP nacional ponga una gestora que dirija el partido hasta que se celebre un congreso extraordinario que Rajoy impuso que fuesen después del congreso nacional. Dos, que se adelante el congreso en Madrid para elegir al nuevo líder antes que el nacional, como pidió la propia Aguirre cuando no consiguió la Alcaldía de Madrid.