Malia Obama disfruta de la música junto a una amiga.

Malia Obama disfruta de la música junto a una amiga.

Famosos LO DA TODO

Malia Obama se desata y acaba por los suelos en un festival en Chicago

La hija mayor de Barack Obama se lo ha estado pasando muy bien a juzgar por unas imágenes de descontrol que fueron filtradas a un famoso portal de noticias estadounidense.

Beatriz Martínez de Olcoz

Se acabó la discreción. Malia Obama (19 años) ya nos dio un pequeño adelanto de lo que bien que se lo sabe pasar en las fiestas con las imágenes en las que aparecía contoneando de forma sugerente sus caderas el verano pasado. Pero este año la hija mayor de los Obama se ha desinhibido sin control en ese mismo festival, el Lollapalooza, de Chicago, uno de los más aclamados por la juventud americana.

Desenfrenada y junto a una amiga, Malia Obama bailaba hasta caer por los suelos. Un recuerdo que ha quedado grabado por una persona anónima que, al percatarse, no dudó en inmortalizar el momento. The Killers, uno de los grupos cabeza de cartel, fue la banda que protagonizó los locos bailes que dejaron por los suelos a la hija del expresidente de los Estados Unidos. 

Como si no hubiese un mañana, Malia Obama aparece moviéndose desenfrenadamente y con euforia hasta acabar en una especie de éxtasis por los suelos. Con unos vaqueros claros y una sencilla camiseta, la discreta Malia mueve sus brazos y piernas compulsivamente. Aunque fue primero su acompañante quien se animó a darlo todo, Obama terminó rodando por el suelo y azotándolo como si no hubiese un mañana al ritmo de The Killers. 

Pero no es la primera vez que la hija del expresidente disfruta al máximo en el festival. Y es que hizo lo propio, también, en la edición pasada. Aunque no se revolcó por los suelos como esta vez, fue pillada fumando marihuana rodeada de amigos. Algo que sin duda, ha hecho que las redes se cuestionen bajo qué tipo de sustancias se encontraba la joven la pasada noche. 

Y no acabó ahí su viaje. Tan solo minutos después, un carrito de golf atravesaba con prisa las inmediaciones del festival. Rodeado de seguridad que intentaba impedir los cientos de flashes que lo acaparaban, en su interior se podía apreciar a una desmejorada Malia Obama que apenas podía sostenerse. Con su cabeza dando tumbos sobre sí misma, la hija mayor de Barack Obama abandonaba así el Lollapalooza. Una estancia que, tras las comprometidas imágenes, ha generado todo tipo de de rumores acerca de las sustancias que últimamente consume la joven.