IMÁGENES NO EMITIDAS

Las confesiones de Jorge Javier que nunca verás: desde el sexo hasta la independencia

La cantante Mónica Naranjo grabó un programa piloto, una entrevista al presentador, que Mediaset finalmente no aprobó.

Jorge Javier y Mónica comparten confesiones (y palmera de chocolate).

Jorge Javier y Mónica comparten confesiones (y palmera de chocolate).

  1. Mónica Naranjo
  2. Jorge Javier Vázquez
  3. Entrevistas
  4. Presentadores
  5. Grupo Mediaset

Hace dos semanas, Kiko Hernández (40 años) sorprendía a la audiencia anunciando que dejaría la televisión en febrero de 2017 porque iba a ser padre gracias a la gestación subrogada. Sólo unos días después, el colaborador de Qué tiempo tan feliz, Torito, también anunciaba que sería padre a través de la misma técnica que el colaborador de Sálvame.

Un baby boom que no afectará a uno de los rostros más importantes de la cadena, Jorge Javier Vázquez (46). El presentador no es muy dado a hablar de su vida personal en televisión. Sin embargo, en una charla de lo más distendida, el presentador se abrió en canal ante Mónica Naranjo (42) para el programa piloto que la cantante presentó a la cadena, El Show de Mónica.

Vázquez opinó sobre el matrimonio, la independencia de Catalunya, la fama o las infidelidades. Sin embargo, al llegar Bertín Osborne a Telecinco, la cadena descartó el programa de Naranjo, con lo que las interesantes confesiones de Vázquez quedaron en saco roto… hasta ahora. Y es que JALEOS ha podido ver en exclusiva este programa.

El espacio comienza enseñándonos algo hasta ahora nunca visto: el Laboratorio de la Voz, la escuela de formación de actores y presentadores que tiene Jorge Javier en el centro de Madrid. Así podemos comprobar cómo el presentador ha elegido este lugar para depositar el Ondas que ganó a mejor presentador o que personajes como Chenoa o Adriana Abenia han pasado por esta escuela.

Mónica Naranjo y Jorge Javier Vázquez.

Mónica Naranjo y Jorge Javier Vázquez.

También que allí cuenta con dos sillones de Sálvame Deluxe que ha comprado. Dos sillones que, además, sirven para mostrar a la Mónica más cotilla. "¿Tu estarias con un tío como Kiko Hernández?", le pregunta. "Tiene un mundo que no le consigo pillar. Siempre he dicho que lleva una vida oculta que no nos cuenta. Sí que me parece muy atractivo. Una noche probaría".

"¿Y con Kiko Rivera (32)?", añade la cantante. "No. Y no por nada. No porque no forma parte de lo que no me gusta un hombre. Yo tengo amigos que les encanta Kiko Rivera. ¿No están los bares de osos? No es un oso, pero no es una musculoca. No a todos les gustan las musculocas. No sé si se utiliza ese término porque hace siglos que no salgo".

De hecho, tal es la vida monacal del presentador que confiesa que ni siquiera sale entre semana. "Me voy corriendo de la tele, con el maquillaje puesto, Me quito el maquillaje y llego a casa y me pongo el pijama que me regalaron en una aerolínea aérea. Y unas babuchas de señor mayor".

Muy vulnerable en la calle

Y en cierta medida no lo hace porque cuando sale a la calle se siente "muy vulnerable". Además no soporta que la gente se acerce a él simplemente para hacerse una foto. "Hay una cosa que no entiendo. No te dicen ni buenas tardes, ni cómo estás. Una foto, una foto. Que te digan al menos que te gusta su trabajo, que sepan cómo te llamas. A mí si me preguntaran, me pararía. Quieren tenerte como carne disecada en su smartphone".

Mónica Naranjo y Jorge Javier Vázquez en la Gran Vía.

Mónica Naranjo y Jorge Javier Vázquez en la Gran Vía.

La conversación se pone picante cuando se ponen a hablar de sexo. "¿Lo has hecho alguna vez en el camerino?", pregunta la cantante. "No, nunca", contesta el presentador, que confiesa haber perdido el apetito sexual. "Había perdido las ganas con el trabajo. Ahora utilizo mucho la nutricosmética. Me tomo mis remedios naturales (...) Soy de mediodía y de mañana. Por la noche no me gusta hacerlo".

Pero en este programa, no sólo la pantera de Figueras hace preguntas. También el público. "¿Es compatible ser famoso y una infidelidad?", le preguntan. "Los heterosexuales lo tienen más complicado. Para una revista es más sabroso. Los gais tenemos mucha menos presencia. Yo no sé lo que es una persecución", se sincera.

"¿Te gustaría tener hijos?", aprovecha Mónica para preguntar. "No. Nada. Es muy complicado. Soy impaciente. Para los gais complicado adoptar. Las madres subrogadas es algo muy reciente. Y mi novio tampoco quiere. Él me dijo una vez: Si quieres, tú puedes serlo. Pero yo me separo de ti. No lo dijo como amenaza", comenta. "¿Y casarte?", añade la Naranjo. "No, porque mi novio no quiere y yo tampoco. Y como siempre acabo borracho en las bodas...".

La pregunta más incómoda también llega por parte del público: ¿qué opina sobre la independencia de Catalunya?. "El otro día veía El Intermedio y pillaron a una señora que dijo: 'Es tan aburrido'. Yo me siento catalán, pero mi ciudad es Madrid. No quiero renunciar a una cosa, ni la otra. Madrid es una de las mejores ciudades del mundo para vivir".

Mónica Naranjo y Jorge Javier Vázquez.

Mónica Naranjo y Jorge Javier Vázquez.