chocolate

chocolate

Salud Consumo

Chocolate, champú y otras alertas por sustancias cancerígenas

Las chanclas de Primark son el último caso de un producto retirado en fecha reciente por potenciales riesgos de cáncer.

Roberto Méndez

Hoy se ha sabido que la cadena de tiendas Primark ha decidido retirar de forma urgente tres modelos de chanclas de la marca Cedar Wood State en Reino Unido. Según ha podido saber EL ESPAÑOL, dicho producto contenía niveles excesivos de una sustancia llamada criseno, una sustancia química del grupo de los hidrocarburos aromáticos policíclicos -HAP-, un tipo de producto que se origina en la combustión incompleta de combustibles fósiles.

Aunque el criseno se encuentra de forma natural en el humo de volcán o en los incendios, también puede formarse en tubos de escape de vehículos o incluso en el humo de tabaco. El pasado año 2015, el criseno fue catalogado como sustancia cancerígena.

Sin embargo, Primark no ha sido la primera empresa que ha debido retirar alguno de sus productos por posible riesgo cancerígeno o por riesgos contra la salud pública de otro estilo.

El aceite de palma 'cancerígeno'

Uno de los casos más recientes de productos que contienen sustancias probablemente cancerígenas tuvo que ver con la retirada de varios de sus productos de marca blanca en Italia debido a que contenían aceite de palma.

El origen de dicha retirada fue un estudio de la Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos -EFSA- del pasado mes de mayo de 2016, en el cual se alertaba del riesgo cancerígeno del consumo de aceite de palma, el cual incluso en forma de consumo moderado podría ocasionar riesgos para la salud. Según dicho trabajo, el culpable de provocar riesgo cancerígeno es el proceso de refinado al cual se somete el aceite de palma para eliminar su sabor y olor, a temperaturas cercanas a los 200ºC.

Posteriormente a dicho estudio, Ferrero, la empresa detrás de Nutella, emitió un comunicado asegurando que su proceso de refinamiento era enteramente seguro.

Los envoltorios de Kinder y los hidrocarburos cancerígenos

De nuevo en relación con la empresa Ferrero, el pasado mes de julio de 2016 el organismo de control alimentario independiente Foodwatch declaró que sus barritas de chocolate Kinder podrían ser catalogadas como alimentos probablemente cancerígenos.

Su acusación se basó en el hecho de que, según sus pruebas, los envoltorios de dichos chocolates contendrían niveles elevados de hidrocarburos aromáticos de aceites minerales o MOAHs, una sustancia derivada del refinado del aceite.

De nuevo, el Grupo Ferrero, responsable de Kinder y otros productos se negó a retirar dichos productos de la venta al público, afirmando que no había peligro alguno para la salud.

Johnson & Johnson, el formaldehído y el 1,4 dioxano

Finalmente, durante el pasado año 2014, se produjo el caso de Johnson & Johnson y sus productos para bebés. Países como Dinamarca, Finlandia, Holanda, Suiza, Reino Unido, Sudáfrica, Japón y Noruega dejaron de vender productos de dicha marca por contener unas sustancias llamadas formaldehído y 1,4 dioxano; las cuales han demostrado ser perjudiciales para los bebés, durante el año 2012.

Por ello, según informó The New York Times, la marca se vio obligada a reformular más de 100 de sus productos debido a la presión de sus consumidores. Según refiere el periódico estadounidense, tanto el formaldehído como el 1,4 dioxano han sido catalogados como sustancias causantes de cáncer y sustancias tóxicas para órganos como el cerebro, el hígado y los riñones.