Josef Ajram

El autor del 'troleo' a Josef Ajram puede acabar en la cárcel por el #NocillaGate

En la jungla. El conocido atleta y 'broker' ha conseguido desenmascarar al presunto ciberestafador gracias a un equipo de expertos digitales.

Montaje en el que Josef Ajram aparece con la imagen de Nocilla en el pecho.

Montaje en el que Josef Ajram aparece con la imagen de Nocilla en el pecho. Twitter

  1. Josef Ajram
  2. Twitter
  3. Acoso

Las bromas pesadas llevadas a cabo de forma anónima en internet empiezan a ser el pan nuestro de cada día. Sin embargo, no todas tienen la misma gracia ni sus víctimas consideran que deben quedar impunes. El #NocillaGate, el troleo que un usuario de Twitter llevó a cabo contra el atleta y broker de bolsa Josef Ajram, puede acabar con los huesos de su autor en la cárcel tras la denuncia interpuesta por el conocido influencer y la posterior investigación llevada a cabo por un grupo de expertos.

El pasado mes de agosto, el usuario escondido bajo el nombre de @Calitat creó un perfil falso en Twitter con el nombre NociIIa. Así, suplantó la identidad corporativa de la conocida marca de cacao y propuso al broker convertirse en su nueva imagen. Ajram, que no reparó en la escasa cantidad de seguidores del perfil ni en la singular forma en la que estaba escrito el nombre de la marca, mordió el anzuelo y empezó a vender las bondades de Nocilla desde sus cuentas oficiales, antes de tener ningún acuerdo firmado. 

El #NocillaGate llegó tan lejos que se convirtió en trending topic en España, generó decenas de montajes con la imagen del deportista y hasta se llegó a modificar la entrada con el nombre de Ajram en Wikipedia. Durante algunas horas se pudo leer: "Un escritor, tolai, deportista y trader español. Ahora se dedica a Nocilla". Durante todo el troleo, el autor de la broma utilizó su cuenta en Twitter para airear su gesta y burlarse de él. 

Sin embargo, lo que realmente molestó al catalán fue que @Calitat vertiese comentarios ofensivos sobre su hija, de seis años. Ajram publicó un vídeo en su canal de YouTube en el que denunciaba que el creador de la broma "predicaba" por Internet que su próximo objetivo era "comerle el culo" a la niña. "Y no sólo eso. Ayer, a las 11 de la noche, el muy hijo de la gran puta dijo: 'Bueno, si tiene seis años, esperaré a que cumpla 11'", añadía visiblemente enfadado. 

Calitat pidió disculpas y se defendió por aquel entonces arguyendo que desconocía que tenía una hija y que había bromeado de semejante forma porque en uno de los libros del deportista aparece la siguiente frase: "Cualquier cosa que le hagas a ella, yo te lo haré a ti".

En un nuevo mensaje, para el que pide difusión, este usuario de Twitter asegura que Ajram se ha dedicado "a contar medias verdades para que parezca que soy alguna especie de enfermo mental obsesionado con su hija". Además, asegura que el experto en bolsa ha difundido una captura de pantalla falsa en la que ponía que esperaría a que su hija tuviese 11 años.

Tal y como cuenta el diario La Vanguardia, después del percance, el catalán contactó con un equipo de investigadores digitales y expertos en derecho penal, que consiguieron dar con la "identidad técnica" del autor del engaño. Tras ello, se procedió a interponer una denuncia por delitos de "stalking (acoso a través de la red), contra la integridad moral, incitación al odio o humillación pública, delito de estafa y amenazas". A ello hay que sumar la denuncia que Nocilla, la compañía original, interpuso contra este usuario por suplantación de identidad.

Que el usuario autor de la broma acabe en la cárcel o no después del incidente dependerá de la existencia de antecedentes penales en su historial y de la consideración de los delitos tecnológicos que el juez le impute. Según señalan los investigadores citados por el diario catalán, no sería la primera vez que un delito perpetrado en la red ha acabado con una condena de cárcel.

Mientras tanto, @Calitat sigue defendiendo su broma en Twitter y no duda en retuitear mensajes de otra cuenta de curioso parecido, @calielcarcelari, burlándose sobre la posibilidad de entrar en prisión.