Ópera

Camarena confinado

El cantante no estaba en vena y nos dejó a todos un poco hambrientos de su voz, de la comunión que genera con el público, de la locura que desata.