Teresa murió tras una fuerte paliza por parte de su abuela. Foto: EFE.

Teresa murió tras una fuerte paliza por parte de su abuela. Foto: EFE.

Sucesos

La trágica muerte de la niña Teresa a manos de su abuela tras años de maltratos y vejaciones

El terrible asesinato se produjo en México y la mujer huyó tras cometerlo. Antes, le envió un mensaje a su hija: "Discúlpame, acabo de matarla".

Noticias relacionadas

Teresa, una niña de 10 años, fue asesinada por su abuela en el pequeño pueblo de Santiaguito Coaxustenco (México). Según publican distintos medios, tras acabar con la vida de su nieta, la mujer huyó. Antes de desaparecer, avisó a su propia hija del crimen tan atroz que había cometido: "Discúlpame, acabo de matar a tu hija". La muerte de Teresa se ha producido después de sufrir durante años los constantes maltratos físicos y vejaciones que padecía por parte de su abuela. 

Según las declaraciones que han ofrecido diferentes vecinos de la localidad y que han sido recogidas por el periódico mexicano, la abuela apagaba cigarros en el cuerpo de la niña, la golpeaba brutalmente y hasta le llegaba a verter agua hirviendo encima de su cuerpo.

Ha sido en una de estas salvajes jornadas de malos tratos cuando la niña perdía la vida. Al ver que había matado a su nieta, la mujer avisó a su hija y decidió huir de la localidad. Nada más recibir el mensaje de texto, la madre de la niña asesinada avisó a los agentes de seguridad que se encontraron el cuerpo de Teresa tumbado en el sofá y cubierto con una manta.

Además, según las declaraciones de varios vecinos, la pequeña dejó de asistir a clase hace unos meses. Sus compañeros de clase y sus profesores sospecharon de los ataques que recibía al verla vestida con sudaderas y chaquetas que tapaban las marcas que le dejaba su abuela en la piel. Por su parte, Televisa.News ha informado de que los vecinos amenazaron en varias ocasiones a la abuela con denunciarla por malos tratos. Sin embargo, la mujer les avisó de que huiría con la menor si recibía alguna denuncia.

Tras confirmarse el fallecimiento de la pequeña, los vecinos fueron quienes se hicieron cargo del funeral y el velatorio, actos en el que prohibieron la asistencia de la madre de la menor por haberla descuidado durante todos estos años.