La mujer instigadora del duelo medieval. Abajo a la izquierda, el asesino lituano junto su víctima.

La mujer instigadora del "duelo medieval". Abajo a la izquierda, el asesino lituano junto su víctima.

Sociedad

Una joven organiza un "duelo medieval a muerte" entre su marido y su amante: el trágico final

El cónyuge de Asta Juskauskiene ha perdido la vida a raíz de las 35 puñaladas que le asestado su adversario en el cuerpo y en el cuello.

Noticias relacionadas

Los duelos medievales por amor vuelven al siglo XXI. Una mujer británica de 35 añosAsta Juskauskiene, con el corazón divido organiza un "duelo medieval a muerte" entre su marido y su amante para ver quién es merecedor de su amor. El desenlace de la historia tiene fatales consecuencias, ya que el marido de la mujer, Giedruis Juskauskas (42 años) ha perdido la vida a raíz de las 35 puñaladas que le ha asestado su adversario.

Al parecer, hace poco la mujer había conocido a través de InternetMantas Kvedaras, un preso lituano de 25 años. El flechazo fue fugaz. La mujer británica se enamora de Kvedaras y abandona a su esposo, quien no acepta esta situación y se niega a firmar el divorcio. De hecho, la víctima mortal sigue manteniendo a su mujer y a la hija que tenían entre ambos.

Kvedaras, por su parte, cumple su condenada en Lituania y decide partir hacia Londres para conocer a su nuevo amor. Era la segunda vez que se veía con la mujer, ya que dos semana antes se habían reunido en Estocolmo (Suecia). Y claro, tanto el marido como el amante reclaman la mano de Juskauskiene, quien los convoca a ambos en el callejón de Stratford, al este de la capital del Reino Unido, lugar donde se celebraría el "duelo medieval". 

La norma que puso la mujer es que los dos pretendientes sólo podían usar un cuchillo y debían pelear hasta la muerte. El resultado es que el marido de ésta "fue encontrado sangrando hasta la muerte en Whalebone Lane", según ha publicado el diario británico The Telegraph. Tenía "35 puñaladas en el cuerpo y el cuello".

Pese a esto, el victorioso del duelo y autor de las puñaladas y su cómplice intentan ocultar los hechos. Pero cuando la policía británica los interroga, el ex presidiario lituano confiesa su crimen. Ahora, la mujer británica se enfrenta a una acusación de la Fiscalía por ser la instigadora del enfrentamiento violento entre su cónyuge y su amante. Los jueces británicos han calificado a la mujer de "manipuladora y controladora."