La Jungla Entrevista

Un Tío Blanco Hetero: hablamos con el azote youtuber del 'feminismo pop'

En la Jungla "La igualdad no es una cuestión numérica" / "Los peores insultos los he recibido de Forocoches" / "Hacerse un canal de YouTube es como lo de ser un asesino en serie"

Abrió su canal de YouTube hace siete meses y ya suma 142.000 suscriptores, un crecimiento enorme. Siempre embutido en un traje de "condón humano", es un tipo polémico que al que han etiquetado desde fascista hasta de títere de Soros y de su objetivo de destruir la raza blanca. En sus vídeos hace una crítica feroz de las políticas identitarias de raza o género, muy extendidas en EEUU y que una parte de la izquierda ha abrazado ahora en España y que, según él, "no han creado muy buen rollo precisamente".

"Yo no soy el más masculino, ni el más blanco, tendiendo en cuenta que soy español. Tampoco soy el más hetero ni el más macho, pero si consideráis que nuestro grupo identitario nos delimita por encima de nuestra personalidad, entonces no tiene sentido que sepáis mi nombre porque todo lo que voy a ser para ti es un tío blanco hetero", explicó en uno de sus primeros vídeos al respecto de su nombre de guerra. 

¿Por qué te vistes como un espermatozoide rapero? ¿Cómo nació tu traje?

Tenía la idea de no revelar mi identidad de entrada. No por nada, sino para dar forma a ese supervillano que se había proyectado sobre la figura del hombre blanco heterosexual. Tenía el traje de licra a mano, pero le corté la parte de abajo de la cara para que fuera como Batman, me puse unas gafas de sol porque si no daba mucho yuyu y me puse una capucha porque si no el condón ya era total. Lo decidí en un par de tardes. No es para que sea bonito, es para que no sea horrible y que a la gente no le sangren los ojos.

¿Cómo se llega a tener un traje de licra en casa? No es algo muy normal.

(Se ríe) Es una larga historia lo del traje de licra… la cosa es que tenía un traje de… de antes… no te lo puedo contar. Deja lo del traje. Estaba ahí. Había un traje de licra.

Cuando te vi en la miniatura del vídeo, lo primero que pensé es que eras un imbécil o un payaso ¿no pensaste que eso le podía pasar a más gente?

(Se ríe) Sí… de hecho hay mucha gente que me lo dice, pero también hay mucha que se siente atraída por el traje -no en sentido sexual, o espero que no-, pero también hay gente, sobre todo joven, que les llama la atención y piensan ‘voy a pinchar a ver quién es este payaso’, como dices tú. Y luego, a lo mejor, si les parece interesante lo que estoy diciendo es posible que el aspecto físico ridículo pueda llegar a trascender. Ha pasado en muchos casos. Hay gente que todavía me reprocha que lleve un traje de condón humano.

¿No te da mucho calor?

Claro, yo empecé a hacer esto en febrero. En febrero… en febrero era distinto. Pero ahora mismo es una putada, en verano he sufrido bastante. De hecho hice una especie reconversión. Compré solo la parte de arriba, de la capucha, me compré una camiseta, le puse unos velcros y unos guantes. Entonces tengo la versión de verano y la versión de invierno. Y, aún así, te sigues asando dentro.

¿El traje es solo parte de la performance o valoras tu anonimato?

No tengo ningún interés en participar en ningún tipo de discusión social a cara descubierta. No creo que quién soy yo sea de gran interés para participar en un gran debate público sobre nada. Aunque el traje sea algo performativo, también me ayuda a lidiar con que mi identidad no sea pública. Mucha gente cree que es por protegerme, pero realmente no tengo un interés especial en que la gente me reconozca por la calle. Si mi identidad trasciende, que puede ser porque me conoce demasiada gente como para que no se filtre, si alguien lo pone en Twitter como ya han intentado hacer un par de veces, yo seguiría haciendo vídeos con el traje. Tampoco me molestaría.

Supongo que eres consciente de que antes o después descubrirán tu identidad...

Si alguien quiere poner mi foto en redes sociales y decir “mira, es este tío”, llamar a mis antiguos trabajos y decirles “¡teníais contratado a un filofascista!”, pues mira, mientras no incurran en nada ilegal, acosen a mi madre, pues todo guay, es su libertad.

¿Has recibido amenazas?

Es curioso, la gente esperaría que recibiera amenazas continuamente, que las he recibido, de muerte y cosas así, pero es algo mucho más residual de lo que la gente cree. Ahora sí que estoy viendo a gente más agresiva, pero hasta ahora la respuesta que he recibido de la gente a la que critico es el silencio. Quienes menos han respetado, precisamente los del otro bando. Los hiper-hiper fascistas de Burbuja.info [nota del entrevistador: un foro de economía con muchos miembros de tendencias un tanto extremas], por ejemplo, en las conversaciones que han tenido sobre mi han sido mucho más radicales que cualquier cosa que hayan podido decir Iranzu Varela o Barbijaputa, que lo que han hecho es ignorarme.

¿Hay alguna que te haya dado especial mal rollo?

Recibí una, de la que no me llego a fiar mucho. Me escribieron un mail con mi nombre y apellidos reales, desde un grupo que se llamaba Furia SCUM -supuestamente vinculados al Manifiesto SCUM de Valerie Solanas, un feminismo muy radical, muy de exterminar al hombre y tal- diciéndome que sabía donde vivía y que fuese con cuidado. Me dijeron mal la dirección, pero el nombre bien, no me acababa de fiar. Luego estuve investigando y no existía ningún grupo que se llamase Furia SCUM. Eso me hizo dudar de si eran feministas o un troll que quería asustarme, o alguien de la cuerda política contraria que quería hacerme dar un alegato vehemente contra el feminismo radical. Ese es el mail más amenazante que he recibido.

¿Y alguna que te haya hecho reír?

¡Oh! ¡Es que en Twitter me río tanto… No ha habido amenazas divertidas, pero cosas… por ejemplo el otro día un tío escribió “si Un Tío Blanco Hetero me da favorito o retuit, me voy de Twitter”. Y, claro, yo eso lo vi e inmediatamente le di favorito y retuit. Y creo que no se ha ido de Twitter. Recuerdo tuits insultándome divertidos, pero una amenaza divertida… no tanto.

¿Cómo decidiste crear el canal? ¿Era algo que te picaba desde hace tiempo o tuviste una epifanía escuchando a Iranzu Varela?

¡Puf! Esto me imagino que es como lo de ser asesino en serie. Vas teniendo durante muchos meses voces que te dicen “tío, deberías hacer esto, hazte YouTube”. Hasta hace relativamente poco no tenía más interés en YouTube que ver trailers y vídeos y cosas así. Pero empecé a ver vídeos que me interesaban, como los de H3H3 , americanos, que hacían un estilo de vídeos muy de crítica social. Me enganché bastante y empecé a pensar que sería interesante traer un formato parecido a ese a España, porque no veía que hubiera canales de crítica social. En ese momento estaba trabajando y dije, bueno, pues no voy a empezar todavía, sería interesante, pero no lo voy a hacer, pero sí me apetece, pero no me apetece, pero estaría guay… Y más adelante conforme me comencé a aficionar a otros canales como el de Some Black Guy, en quien me inspiré el nombre, o a Jordan Peterson, y veía que en España no había voces en contra de ciertos temas que parecía vetados. Y fue un cóctel explosivo. Decidí que me iba a hacer un canal, pero tampoco lo hacía, pasó otro mes y pensé que podría usar el traje este de licra que tengo aquí abandonado, pasó otro mes y pensé “venga, va".

Has alcanzado los 140.000 suscriptores, tienes tu plaquita, llevas apenas 7 meses ¿has tenido vértigo en algún momento?

He tenido vértigo en dos ocasiones, una fue cuando subí un vídeo -el primero que dediqué a Buzzfeed Lola- y a la media hora o a la hora tenía 3.000 o 5.000 visitas. Fue la primera vez que dije “joder, hay gente que lo está viendo”. Tener un canal de YouTube del que no puedes compartir en tus redes sociales porque estás haciendo con una identidad secreta es horrible. El primer vídeo que hice tenía 70 visitas aquella noche. Pasar de eso a 4.000 visitas en media hora… notas una especie de vacío en el estómago y una sensación que te abruma. Me senté en el sofá y pensé “joder, tío, esto lo está empezando a ver mucha gente”. Pero se te pasa rápido.

¿Y la segunda?

La segunda fue cuando me abrí Patreon, la plataforma de mecenazgo. Era el momento en el que me dije que si me quería dedicar a esto tenía que monetizarlo, porque con YouTube no puedo hacer nada y le estaba dedicando más horas de las que dedicaría a un trabajo normal. Me puse la meta de llegar a los 500 mecenas para octubre, eso sería un éxito tremendo, viendo cómo funcionaban otros Patreons. Al día siguiente los tenía. Ese día estaba yo andando por mi casa, de un lado a otro del piso mirando el suelo, como un loco. Fue cuando reconocí de que me iba a dedicar a esto a tiempo completo, al menos en un futuro próximo. Eran las dos veces que noté un cambio extrínseco que me estaba afectando a mi desde dentro.

Si quedases para tomar unas cervezas con Leticia Dolera ¿crees que os acabaríais llevando bien?

Sí… (duda) yo creo que si no hablamos de feminismo, sí (se ríe). Voy a tener que ser cuidadoso con la forma en la que te contesto a esto. Yo no creo que Leticia Dolera sea mala gente, para nada. Hay otras personas que sí. Hay otras feministas que pienso que llevan una mochila que flipas a sus espaldas para tener este pensamiento hacia los hombres, o hacia la sociedad. Pero Leticia Dolera no, por eso la he bautizado como “feminismo pop”. Está cogiendo estos cauces radicales del feminismo, los está blanqueando y nos lo está vendiendo muy bien y yo creo que lo hace con buena intención. Por eso creo que, en principio, no me llevaría mal aunque… le desmontaría el chiringuito, si. De hecho, me encantaría tener un debate con Leticia Dolera.

¿Y con Barbijaputa te llevarías bien?

Seguro que no, pero también me encantaría tener un debate con ella. Además con Barbijaputa tengo un juego medio romántico que le escribo cosas por las redes sociales, como si fuese mi musa: “creo que nos hemos entendido mal, creo que entre nosotros puede crecer algo especial si lo regamos…”. Estaría encantado de tomarme un café con ella.

¿Qué opinas de Forocoches?

Tengo un problema con Forocoches, o con la idea que tiene la gente de Forocoches. Yo no me había metido allí en la vida. Cuando me hice el canal mucha gente me dijo que debía hacerme una cuenta allí… yo en ese momento no tenía tiempo para estar discutiendo por foros ni de coña, pero me hice cuenta y la verdad es que mis vídeos se han difundido bien por ahí. El problema es que es el foro más grande de hispanohablantes, creo que hay un millón de personas, y es totalmente heterogéneo. Allí te vas a encontrar al mayor cáncer social que pueda existir en pequeños grupúsculos de neofascistas, pero también camarillas de podemitas que tratan de pasar su mensaje, y también gente crítica y razonable. Forocoches es una especie de jungla, pero una jungla sin límites. No sé quién los ha cuantificado o cómo se han ganado la fama que tienen. Supongo que será como con Twitter, que los que más ruido hacen son los que más gilipolleces dicen. Mi opinión no es absoluta, tiene muchos matices.

¿Qué sientes al haberte convertido en una especie de ídolo para ellos? Hay incluso quien se pone tu imagen en el avatar…

¿De verdad hay quien lleva mi foto en el avatar? (Se ríe) Bueno, también los hay en Twitter, aunque es más amplio. Yo la verdad es que me deprimo mucho cuando entro en Forocoches en hilos sobre mi, porque hay mucha gente que me defiende pero hay mucha gente que me insulta de una forma bárbara. De hecho, los insultos más fuertes que he recibido los he visto en Burbuja y Forocoches. Ya casi prefiero no meterme, porque son insultos que no te van a ayudar a crecer, solo a hundirte más en tu pequeña miseria existencial. A La gente que me apoya y que difunde, que me idolatra, lo agradezco y me hace ilusión, pero no lo tomo como una referencia. Aunque ahora mismo lo que menos necesitamos son nuevos predicadores o nuevos mesías, y en ese sentido no tengo interés en convertirme en uno.

Para no querer ser un predicador, en ocasiones parece que hablas como uno…

Es posible… me ha pasado ya dos veces que he cometido el error de ponerme una música épica de fondo mientras estaba diciendo algo, porque me flipa la música épica, me la ponía en el gimnasio. Pero he cometido ese error dos veces y no va a haber una tercera ni de coña. De hecho en los últimos vídeos he intentado bajar un poco la dramatización, el gritar tanto, el parecer tan vehemente y cosas así. Eso ha sido en parte por el micrófono que tenía antes, que tenía que hablar muy alto y me animaba y acababa gritando y luego mucha gente se me quejaba. Estoy intentando rebajar mi tono en ese sentido, pero es posible que en algún momento haya parecido que estaba dando un sermón, pero en ningún caso era mi intención. Para nada.

¿Qué es para ti el machismo?

Esa pregunta me la hicieron en un directo que hice con Leyre (Khyal) y ella dijo que era la ley del más fuerte. Para mi es la presuposición sistemática de la superioridad masculina sobre la mujer. Pero la lectura que hizo Leyre -la ley del más fuerte, la ley del macho, trascender la masculinidad, sacar el lado visceral y violento- me pareció bastante poética.

¿Y el feminismo?

¡Buf! ¡Qué complicado! El feminismo se supone que busca la igualdad entre hombres y mujeres, la cosa es cómo entendemos esa igualdad entre hombres y mujeres. Yo entiendo esa igualdad entre hombres y mujeres como igualdad de oportunidades. Si entendemos esa sociedad como una en la que las mujeres pueden ofrecernos todas sus virtudes en las mismas condiciones que los hombres, es algo totalmente deseable y que se debe perseguir y terminar con las discriminaciones sexistas. El problema es si entendemos la igualdad casi en un sentido matemático, con una distribución igual de hombres y mujeres en todos los estratos sociales, y si eso no se cumple consideramos que estamos en un sistema que discrimina a las mujeres, que parece ser la lectura que hay ahora. Por eso, se aplican que creen una especie de desigualdad que compense esta distribución social que a nosotros no nos gusta. Esa es una forma de entender la igualdad con la que yo no estoy de acuerdo.

¿Eres feminista?

Si entendemos el feminismo como la búsqueda de la igualdad, sí. Pero si la búsqueda de igualdad es que exista una igualdad matemática en todos los sectores de la sociedad a cualquier precio, incluso introduciendo leyes para alterar nuestras diferencias y hacer ingeniería social, en ese caso no y me opongo totalmente.

¿Te consideras de la alt-right?

No.

En otras ocasiones has explicado que eras de Podemos, ¿eras del partido de portavoces y portavozas?

No, no, no, eso no es exactamente así. Vengo de la izquierda, pero no era especialmente de Podemos.

Viniendo de la izquierda, parece que ahora defiendes ideas más conservadoras.

Eso es una percepción muy subjetiva de lo que se puede ver en mis vídeos.

Totalmente subjetiva.

Puede ser que haya gente que interprete que lo que yo digo está más asociado a la la derecha, sino a la extrema derecha, como cuando antes has dicho lo de la alt-right. Muchas de las cosas de las que hablo han sido un islote que pertenecía a la derecha o a la extrema derecha, y es posible que la gente normal, por una correlación básica, diga “hostia, la derecha critica estos temas, este tío critica estos temas, por lo tanto este tío tiene que ser de derecha o extrema derecha” o, como me han llamado por Twitter, fascista, del Ku Klux Klan, porque como voy vestido de blanco… ¡y encima se llama Un Tío Blanco Hetero! tiene que ser machista, racista, homófobo… todo en un mismo saco. Yo no creo que mi mensaje sea especialmente conservador, y de hecho lo que intento es intentar sustraer cualquier perspectiva ideológica de los temas que trato. Eso no significa que todo lo que diga sea absolutamente inocuo con una equidistancia absoluta y aséptica, para nada, pero lo intento.

Hice un vídeo de Albert Rivera, que me parece un personaje... un andaluz diría “desaborío”. Era como un Pantomima Full de él siendo irrelevante. Mucha gente se me enfadó, por lo que entiendo que entre mis seguidores hay mucha gente de derechas. Tengo muchísimos votantes de VOX, pero también de izquierdas y que se declaran marxistas, tengo un tío que me sigue en Patreon que se llama MarxistaNoProgress. Por eso creo que el éxito de mi canal ha sido no solo saber hablar a la derecha, también a una parte de la izquierda desencantada con ciertos temas. Casi todos mis amigos son de izquierdas y están de acuerdo con las cosas que digo. De hecho, si escuchas mis vídeos con detenimiento, aunque a veces parezca que esté gritando, normalmente tengo un mensaje conciliatorio de fondo. Normalmente.

¿En qué punto del arco político crees que estás?

Es una putada. Yo no voy a votar a nadie en las próximas elecciones. Dije que iba a votar a Igualdad Real, que están en contra de la Ley de Violencia de Género, pero quiero investigarles un poco no vaya a ser que esté votando al ala transparente del Ku Klux Klan. Pero más allá de eso me encuentro en un punto complicado. No voy a votar a ningún partido. O sea, no voy a votar a VOX, no voy a votar al Partido Popular, no voy a votar a Ciudadanos, no voy a votar al PSOE y no voy a votar a Podemos, y no veo que vaya a cambiar a corto plazo. Igual dentro de cuatro años volvemos a hablar y te digo “pues Pablo Casado era la solución a todo”. No lo creo. ¡Abascal, Abascal! Igual en cuatro años me he vuelto hiperconservador, no lo sé. Pero ahora mismo no votaría a nadie. Tampoco veo mucha diferencia entre izquierda y derecha, parecen más un producto para las masas que grupos con ideas claras.

¿Qué cara se te quedó cuando te enteraste que Carmen Calvo iba a ser vicepresidenta?

Pfff… es que… el gobierno este de Sánchez está siendo muy duro. Hay mucha gente que me dice “joe, qué suerte, te ha tocado el Gordo”, y sí, qué suerte para mi pero qué putada para el resto del puto mundo. No se me quedó una cara muy especial, era lo lógico, que se hiciese un gobierno de postureo… es que tienen unas gilipolleces… lo de la Constitución en lenguaje inclusivo, lo de que había que llamarlo Consejo de Ministras porque eran una pequeña mayoría. Era lo esperable, no me sorprendió que Pedro Sánchez hiciese este ejercicio de gobiernos feministas en la onda de Justin Trudeau… Pedro Sánchez es una versión de este tío pero en idiota. No me sorprendió.

¿Usas Tinder?

Lo tengo instalado, sí, pero hace semanas que no lo abro. A ver por dónde va tu pregunta...

¿Tienes tu foto o con el disfraz?

¡No, no! Tengo mi foto

¿Has desvelado a alguna tindercita tu identidad youtuber?

(Se ríe) Es una putada. Me acuerdo al principio cuando me preguntaban a qué me dedicaba, pues no iba a decir que soy youtuber. Entonces empezaba a decir como cosas que tenían relación, “mira, soy community manager, soy tal, soy cual”. Y he tenido situaciones divertidas de decir algo y que ella me diga “joder, pues yo trabajo justo ahí, en otro departamento, deberíamos cruzarnos”, y yo “vale, la he cagado… bloquear, acabar la conversación, empezar una nueva...”. Pero no recuerdo si se lo he llegado a desvelar a alguien, creo que no.

¿Has vivido alguna historia de terror tinderiana?

No, no, y en ese sentido sí que hay que tener cuidado. Leyre siempre me dice que tenga mucho cuidado con quién voy.

¿Por ser Tinder, o por ser Tinder y ser tú?

Por ser Tinder y por ser yo, por decirle a alguien quién soy. Y por quién me escribe por Facebook, que me escriben mucho por privado. Siempre me dice “no hagas el capullo, no te marques un Izal”.

¿Qué te pareció lo que le pasó a Izal?

Era algo lógico y que iba a pasar. Los linchamientos se van a suceder cada vez más rápido. Con mis amigos tenemos una porra, a ver quién va a ser el siguiente. Se veía venir de los círculos estos cercanos al feminismo de postureo y grupos que van de aliados aliados, yo lo estaba viendo y pensaba “vais a ser los primeros en caer”. A mi me ha escrito algún famoso diciéndome “yo toda mi vida me he estado follando a las fans a saco y ahora estoy acojonado”. Lo que me parece mal es el juicio paralelo que se hace en las redes y cómo afecta eso al ámbito laboral. Pero son los cambios sociales que estamos viviendo, entonces vamos a tener que adaptarnos a ello o tener un diálogo importante al respecto, poner las cartas sobre la mesa y decidir a dónde nos queremos dirigir.

Han circulado por la red varias teorías de la conspiración sobre quién eres… ¿tienes alguna teoría favorita?

Brutal, brutal. Había una con la CIA que me hacía gracia. Si te lees los hilos que hay sobre mi en Burbuja, dicen que estoy controlado por Soros. George Soros es una especie de ente ambivalente, que se encuentra en todo el mundo y mueve todos los hilos. Dicen que estoy pagado por él para ser una especie de disidencia controlada hacia lo que ellos llaman el “New World Order”, una especie de plan para aniquilar al hombre blanco, la raza europea. Lo dicen porque creen que mi mensaje no es lo suficientemente vehemente, y que lo único que hago es canalizar el descontento y encauzarlo en forma de crítica social. Esto les parece fatal porque ellos quieren una especie de arrebato violento e identitario y que todos los tíos blancos heteros se levanten y vuelvan a someter a la mujer, poner los puntos sobre las íes, echar los “putos moros” fuera de España, y mandar a los maricas a su gueto. La gente que piensa así sí me ve como una amenaza, porque al principio pensaban que podía ser su héroe y luego me ha empezado a insultar.

¿No crees que algunas de tus fuentes, como Yobana Carril pueden estar sesgadas o tener intereses? ¿Cómo va a decir lo contrario? ¿Cómo no va a alimentar y tratar con condescendencia el tema de que haya mujeres que se inventen maltrato para sacar tajada?

Hay una cosa que intento hacer en los vídeos, y es no convertir un testimonio en prueba de algo. Por ejemplo, en el de las denuncias falsas con Yobana Carril, una cosa es su testimonio que me sirve para apoyarme, en tanto que ella es una abogada y que se encuentra todos los días de cerca con esa problemática, pero a la vez yo en ese vídeo me baso en un informe del Consejo General del Poder Judicial en el que se analizaba una serie de sentencias en el que se decía que los indicios de falsedad que había en ellas eran relativamente altos y no se había abierto una causa al respecto. Ese es el grueso de mi vídeo, aunque luego sí se apoya en el testimonio de Yobana Carril. ¿Pueden tener una visión sesgada? Por supuesto que sí, y creo que todos tenemos una visión un poco sesgada en función de las ideas que tenemos, y Yobana Carril también la tendrá simplemente por la parte que le ha tocado a ella.

Pero luego, en cambio, en el vídeo de Carlos Salgado y el secuestro de su hija por parte de su madre, el único testimonio que tenías era el suyo…

Pero yo no cogí su caso porque sonase bien. En su página web tiene todos los documentos y sentencias que recogen todo lo que él dice en su testimonio, lo tiene hiperdocumentado. Me quedé flipando. Quizá hubiera sido mejor ir poniendo trozos de las sentencias aunque no diera tiempo a leerlo, pero todo lo que dice en el vídeo se refleja en sentencias y papeles que le dan la razón. De hecho intento no coger casos de gente que me escribe porque me da un poco de yuyu, pero este estaba meridianamente claro y me pareció una historia alucinante.

¿Intentaste hablar con la madre?

Imposible.

Con el número de mujeres asesinadas ¿no te parece que "exagerar" los términos para visibilizar esto podría justificarlo si reduce las muertes?

Es que no tengo claro que reduzca las muertes.

¿Pero si lo hiciera?

Creo que no. Si realmente condujese a menos muertes, ahora no debería haber casi muertes porque es algo con lo que nos bombardean diariamente. En vuestro diario, además, apareció la noticia de que la mitad de las muertes por violencia doméstica habían sido a manos de extranjeros, lo cual es algo relevante si hablamos de lo que es nuestra cultura, por lo que hablar de terrorismo machista en la cultura española me parece muy atrevido. Nos encontramos con la siguiente problemática: las mujeres en relaciones heterosexuales son las primeras víctimas estadísticas a manos de sus parejas, y parece que esto es una verdad innegable, y una muerte de una persona a manos de su pareja me parece una barbaridad. Ahora, las soluciones que se pueden plantear son que somos todos iguales ante la ley o empezar a elaborar unas leyes que se acerquen más o menos a unas leyes de autor para intentar disminuir al máximo un número de muertes que consideramos excesivas. Pero da la sensación de que todo vale para intentar eliminar esto. Y no todo vale. No podemos cargarnos un estado de derecho para intentar eliminar una serie de crímenes y vamos a interpretar que esta lacra habrá terminado cuando no haya crímenes. No puedes socavar el estado de derecho para proteger a un colectivo, convertirte en un estado totalitario que no respete los derechos humanos fundamentales de otro colectivo. No es que no quiera que acaben estas muertes, es que creo que tratar de frenarlas a cualquier precio nos va a pasar factura como sociedad y creo que ya nos la está pasando, de hecho.

Entonces, ¿cómo crees que el feminismo tendría que combatir esto?

Es algo muy complicado, porque es un equilibrio muy difícil de mantener. ¿Cómo intentas luchar contra las desigualdades? Primero tienes que identificar las desigualdades y cuantificarlas, y sé que es algo complicado. Pero lo que no podemos decir es decir “vivimos en un patriarcado”, y ese término es ahora mismo casi un dogma teológico, no tiene forma y no está acotado. Dices “es una forma de entender la sociedad que está arraigada en sus pilares básicos”. Ok, de acuerdo, pero si vamos a luchar contra esto no puede ser un éter, tenemos que acotarlo. Por ejemplo, Leticia Dolera dice “no hay suficientes directoras porque vivimos en un país machista”. Y yo te digo, “de acuerdo”, algo obvio es que no hay suficientes directoras, eso es algo que todos podemos ver. Vamos a luchar contra esto, de acuerdo. Pero yo le pregunto a Leticia Dolera ¿en qué momento empieza la discriminación? ¿en qué momento a lo largo de todos los pasos que se tienen que dar para ser director son a las mujeres sistemáticamente se les dice “no, de aquí no podéis pasar”.

Si vamos a luchar contra la discriminación -que existe en determinados ámbitos y es obvia- no podemos dar por sentado que cualquier diferencia estadística es producto de una discriminación patriarcal y machista, que es lo que se está haciendo y es muy ideológico. Si queremos luchar contra, por ejemplo, la brecha salarial, hay que hacer un análisis multivariable, definir cuál es la discriminación y en qué sectores se da. Pero no se puede hacer a brocha gorda. Si se empieza a acotar por edad o por sectores, la brecha salarial cambia. Es mucho más complejo luchar contra la discriminación sexista desde un punto de vista serio y cuantificable que de una manera subjetiva e ideologizada.

Sé que no tienes una bola de cristal, pero vamos a jugar a un juego ¿cómo crees que estará el mundo de aquí a 10 años?

¡Qué pregunta, tío! Yo espero que vayamos a mejor, eh. Yo espero que lleguemos a un clímax… no tengo ni idea, tío. Yo noto que la gente cada vez está más harta de esto. Yo espero que estas cosas se vuelvan a convertir en algo marginal, no quiero que desaparezca el feminismo radical irantzuvaleresco, yo quiero que se quede en los márgenes que es donde las ideas más radicales y extremas deberían estar. Pero no desaparecer porque, ya lo dijo Jordan Peterson, a veces estos extremos tienen razón, de vez en cuando dan en el clavo. A veces escucharás algo de Vox y pensarás “pues tienen razón”; otras veces escucharás a Monedero y pensarás “pues la ha clavado el tío”. Pero suele ser una minoría de veces. Me estoy yendo por las nubes. Yo tengo la esperanza de que esto vuelva a su cauce y nos volvamos a equilibrar, casi por pura supervivencia o esto se va a convertir en un espacio inhabitable dentro de relativamente poco.

Para acabar, no podía faltar una pregunta sobre Jordan Peterson. Explícame qué significa para ti, pero hazlo en lenguaje inclusivo.

Pues Jordan Peterson es una persone que a nosotras y a nosotros nos ha influenciado mucho en tanto y cuanto ha calado muy fuerte en una generación de chiques que no encontraban su papel o su lugar en la sociedad y que a lo mejor estaban volcades en un nihilismo radical y les faltaba un cierto significado a la hora de afrontar sus vides y creo que, diciendo cosas muy básicas, muy de perogrullo, pero muy bien construidas, con un lenguaje muy articulado y muy atractivo, les ha dado un “meaning” que le llama, a la hora de hacer que sus vidas merezcan la pena, por eso ha triunfado tanto. Ni siquiera su discurso es algo espectacular, 12 reglas para la vida son cosas de sentido común y que todos sabíamos, pero él ha ayudado a articularlas. Él es psicólogo clínico, creo que ha hecho terapia a una gran parte de la población y creo que para les social justice warriors está siendo un dolor de cabeza tremendo aunque no creo que él esté interesado en la polémica.