La Jungla

El pene más grande del mundo cuenta sus aventuras y desventuras en Hollywood

En la Jungla. Jonah Falcon, cuyo pene mide como una piña o una botella de vino, asegura que su gran miembro ha perjudicado como actor pero le ha permitido tener aventuras con celebridades, pero también ha arruinado su carrera como actor.

La carrera cinematográfica de Jonah Falcon tiene un gran problema (según él mismo). Concretamente un problema de 34 centímetros y medio de largo y del grosor de una muñeca. A sus 47 años ha ofrecido una entrevista en la que explicado que su gran pene ha sido un impedimento para su carrera como actor, pero que le ha permitido acostarse con algún ganador de un Óscar.

Nacido en Nueva York hace 47 años, tiene una de las descripciones más peculiares de toda la Wikipedia, en cuya ficha se asegura que es conocido por tener "el órgano sexual más grande". Su carrera en Hollywood es ciertamente discreta, donde sus papeles más reconocidos son el de "Camarero" en tres capítulos de Merloce Place, "Cadete" en The Punisher o "Jurado 2" en un episodio de Ley y Orden. Sin embargo, hubo un documental de la HBO que lo lanzó a una cierta fama en 1999: Private Dicks: Men Exposed, en la que 25 hombres eran entrevistados sobre sus penes.

"No fue Meryl Streep"

"Los directores buscan mi nombre en Google y lo primero que les sale es 'el hombre con el pene más grande del mundo' y deciden que no pueden usar a un actor conocido por eso" explica a The Sun. "Dos directores de casting amigos míos me lo han dicho. Es una mierda, me relega a partes más pequeñas".

Sin embargo, a Jonah -abiertamente bisexual- no le interesa tener un pene más pequeño, ya que se ha topado con muchas ventajas, como atraer la atención de algunas celebridades, que contactan con él por curiosidad. "La razón por la que me buscan es porque soy muy discreto y no voy a hablar de ello. No puedo decir si son hombres o mujeres, es una lista muy corta, así que no la puedo estrechar. No fue Meryl Streep, lo dejaremos ahí".

Problemas en los aeropuertos

"Lo mejor de tener un gran pene es que no tienes inseguridades sexuales. Las tengo en otros campos, pero no en ese. La gente lo coge y dice que no es como agarrar un pene, que parece un brazo". Eso sí, no todo son ventajas, por ejemplo al pasar por la seguridad de un aeropuerto, "creen que llevo algo o que es falsa, y no puedo sacármela y enseñársela". En reposo, mide 22 centímetros.

Pero no solo eso, también en la cama tiene algunos problemas, especialmente con algunas posturas y tiene mayor riesgo de fracturarse el pene, incluso durmiendo. "La gente te trata diferente cuando sabe que te mide tanto. Es como tener cuernos", explica. "Mi familia está un poco avergonzada por todo esto".