ReSet explica por qué le gastó la broma al indigente.

ReSet explica por qué le gastó la broma al indigente. ReSet Youtube

La Jungla

El 'youtuber' ReSet dejará las bromas tras las críticas por dar de comer dentífrico a un indigente

En la Jungla. Lo hará porque "a la gente no le gustó", pero sigue sin entender por qué: "Cuando comes algo asqueroso lo escupes, ¿no?"

P. F.

ReSet, el joven youtuber de origen chino residente en Cataluña que ha acaparado más de un millón de seguidores cumpliendo los "retos extremos" que le proponen en la Red, dejará de lado las bromas callejeras después de las críticas recibidas por rellenar unas galletas Oreo con pasta de dientes y dárselas de comer a un indigente. La presión ha podido con él, no tanto porque su desafortunada broma saltase a los medios sino por los vídeos de condena que han emitido dos pesos pesados del sector, Auronplay y El rincón de Giorgio.

El youtuber, cuyo verdadero nombre es Kan-Hua Ren, ha pedido profusamente disculpas a "quien se haya sentido ofendido", manifestando que "cualquiera puede cometer un error". Así, ha vuelto a escudarse en su juventud como ya hizo en la primera réplica a las críticas por su broma la semana pasada. "No tengo más de 20 años y podría decirse que soy como un niño, no tengo la cabeza tan madura como alguien de 30 o 40 años. Voy a hacer cambios para intentar mejorar". 

Así, en sus dos vídeos de respuesta, ha articulado un ejercicio de autocrítica para explicar por qué deja las bromas. "Si yo estoy en la calle y alguien me viene a hacer un reto, supongo que me sentiría incómodo y me disgustaría un poco. Si esto a la gente no le gusta, se dice y ya está. Cuando Dallas me criticó por los retos con los gatos lo dejé de hacer, y si Auronplay me critica por los retos con personas, pues nada, también lo dejo. Intentaré crear un contenido que le guste más a la gente y con el que no me meta con otras personas, si eso es lo que quieren".

Sin embargo, pese a las profusas disculpas, ReSet ha seguido deslizando justificaciones que dan a entender que no comparte que aprovechar la situación de necesidad del indigente y usar una limosna como cebo sea reprobable. "Sé que lo que he hecho está mal - porque no le gusta a la gente. Pero creo que los vídeos que me critican han exagerado un poco. Tú cuando comes algo asqueroso no te lo vas a tragar, ¿verdad? La reacción más natural es escupirlo." El joven parece impermeable a los reproches por jugar con el bienestar de una persona vulnerable. "Por dos galletas con pasta de dientes, que ya se lo dí a mi hermano y no pasó nada..."

En respuesta a El rincón de Giorgio, que lo acusó de ser un "youtuber sin dignidad dispuesto a todo para triunfar", ReSet ha relatado el "verdadero motivo" por el que eligió al indigente como víctima: según él, era la única manera de acometer el acto altruista de entregarle los 20 euros. Lo que pasa por alto es que, tal y cómo contaba él mismo en su vídeo original, "dar galletas rellenas de dentífrico a alguien por la calle" y "dar dinero a alguien que lo necesita" eran dos retos distintos propuestos por personas diferentes: fue él mismo quien decidió fusionarlos en uno.

"Cuando estaba por la calle me topé con ese pobre. Lo primero que se me pasó por la mente fue 'voy a darle dinero a ese pobre, porque lo necesita de verdad, no alguien normal de la calle'. Pero también había prometido darle los oreos a la misma persona, y lo hice sin pensarlo dos veces". Así, el youtuber mantiene que se ha visto atrapado entre la necesidad de complacer a sus seguidores y su afán solidario. "Fue porque quería darle esos 20 euros a una persona necesitada, no a alguien de la calle. Si se lo hubiera dado a una persona normal no estaría recibiendo estas críticas". 

ReSet termina diciendo que da por zanjado el incidente con el mendigo. "Me disculpé, le di una compensación y ya está". Reconoce que insistir en la broma de que "por lo menos le habrá servido para limpiarse los dientes" incluso en su vídeo de rectificación como "consolación" fue un "error". "Fui inmaduro y ya está".

"Os pido disculpas a todos si no os ha gustado lo que he hecho" - remacha, aunque su tono va volviéndose más airado a medida que replica a los insultos y críticas de los youtubers veteranos. Niega que esté intentando copiar a otros como El Rubius y defiende que intenta crear contenido original en el que "pone amor". También rechaza que esté intentando conseguir tráfico a toda costa: "Eso era al principio", asegura, esgrimiendo que sus picos de visitas han venido precisamente a raíz de las denuncias de pesos pesados como Dallas.

"De haber sabido la que se iba a montar no lo hubiera hecho" - concluye el joven, que promete que ahora se dedicará a vídeo de gameplays y manga. "No sabía que iba a salir en las noticias, como Yao Cabrera", lamenta en referencia al youtuber uruguayo que fingió ser apuñalado por un camello en uno de sus vídeos