Los ladrones murcianos del cuchillo jamonero, durante uno de sus atracos.

Los ladrones murcianos del cuchillo jamonero, durante uno de sus atracos.

Reportajes

El método de los ladrones murcianos del cuchillo jamonero: amenazas de muerte y robos en minutos

La Policía busca a una pareja de asaltantes como presuntos autores de dos robos: uno en salones de juego de azar y otro en el asalto a una gasolinera.

Murcia

Noticias relacionadas

Entran mostrando mucha agresividad y esgrimiendo cuchillos jamoneros con los que amenazan de muerte a los empleados de los establecimientos que desvalijan en apenas unos minutos. Es el ‘modus operandi’ que emplea una pareja de ladrones que, según fuentes policiales, se sospecha que podrían estar detrás de dos robos con violencia ocurridos esta semana en sendas localidades de la Región de Murcia que están separadas por solo doce kilómetros de distancia. El primer palo lo perpetraron este lunes, a las 22.28 horas, en un salón de juegos de azar que está situado en Alcantarilla, en la carretera que conecta esta población con la capital murciana. “Todavía estamos asustadas”, admiten Bárbara e Irene, las dos trabajadoras que fueron amenazadas por los asaltantes.

“El local estaba vacío y aprovechamos para meternos en el almacén a tomar una pizza, pero de repente escuchamos el ruido de un taburete, salimos a la barra pensando que había un cliente y nos encontramos a dos encapuchados apuntándonos con cuchillos jamoneros”, cuentan a EL ESPAÑOL las dos empleadas, de 29 años. Este diario ha tenido acceso a las imágenes del robo en el que los asaltantes aparecen vistiendo ropa deportiva y ocultan su rostro con una braga militar y la capucha de una sudadera. “Nos gritaron: ¡Dame la caja!”, detallan las jóvenes. Los ladrones se metieron detrás de la barra, cogieron más de 300 euros en metálico de la recaudación del día y después llevaron a las trabajadoras hasta el almacén para que les entregasen sus bolsos y sus teléfonos móviles: un iPhone X y un Samsung Galaxy Plus.

“Salieron corriendo y se le cayeron los teléfonos”, cuentan las jóvenes. Bárbara salió detrás de ellos y vio cómo huyeron hacia el Barrio de Florentino Gómez donde se subieron a un coche y se dieron a la fuga. Esta secuencia se volvió a repetir este jueves, cuando dos asaltantes ataviados con ropa deportiva, portando cuchillos jamoneros y ocultando su rostro con una braga militar, se adentraron en una gasolinera situada en la calle Antón Tobalo de Las Torres de Cotillas. “¡Danos el dinero de la caja y no os pasará nada!”. Eso fue lo que le gritaron a dos empleadas, a las 21.55 horas de la noche, justo cinco minutos antes de que cerrasen la estación de servicio y de que bajasen la persiana de la tienda.

Así fue el robo en la gasolinera de Las Torres de Cotillas.

En el vídeo al que ha tenido acceso este diario, se aprecia cómo una de las mujeres se separa muy asustada de la caja registradora mientras uno de ellos la amedrenta a ella y a su compañera esgrimiendo un cuchillo. Entretanto, su compinche agarra con violencia la caja para empezar a sacar a puñados las monedas y los billetes. Se llevaron más de 400 euros en metálico. “Me iba a casa cuando pasé por la acera de enfrente de la gasolinera y escuché a las empleadas gritando: ‘¡Por favor, por favor, no nos hagáis nada!’”, relata Olga, testigo del robo y propietaria de la Cervecería New Towers que está en la zona. “Vi a los encapuchados salir corriendo hacia un Audi A-6 en el que se subieron y huyeron a toda velocidad por la carretera en dirección a Alguazas, sin encender las luces”, precisa esta hostelera que de inmediato se metió en el Bar Tirí Tirí para pedir a los clientes y a los camareros que llamasen a la Guardia Civil o a la Policía Local.

Fuentes policiales sospechan que detrás de estos dos asaltos violentos están los mismos autores: “Perpetraron sus golpes en la misma franja horaria, con el mismo ‘modus operandi’ y llevaban cuchillos jamoneros”. Además, en las grabaciones del salón de juegos de azar de Alcantarilla, uno de los ladrones viste la misma sudadera con capucha, de color granate, que en el atraco de la gasolinera de Las Torres de Cotillas y en ambos casos los asaltantes llevan el mismo tipo de guantes. Las trabajadoras de los dos establecimientos desvalijados coinciden en apuntar que los sospechosos son de nacionalidad española, de entre 18 y 25 años. De momento, las pesquisas de la Policía Nacional y de la Guardia Civil se centran en rastrear un turismo de alta gama, un Audi A-6, de color plateado, empleado presuntamente en el robo de la estación de servicio torreña.

Gasolinera donde ha sucedido uno de los atracos.

Gasolinera donde ha sucedido uno de los atracos.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad no descartan que los sospechosos también sean los autores del asalto que se produjo el pasado domingo a un salón de ocio situado en la pedanía murciana de Nonduermas, muy próximo al local de juegos de azar que fue robado al día siguiente en el término municipal alcantarillero. También se está indagando sobre la presunta participación de una tercera persona porque tras revisar las grabaciones de las cámaras de seguridad del salón de apuestas de Alcantarilla, los investigadores se han percatado de que diez minutos antes de que se produjese el atraco, solo había un cliente en el local que consumió con rapidez un tercio de cerveza y se marchó en un Opel que tenía doblada la matrícula del vehículo.

Los salones de juego en la diana de los atracadores

Las citadas fuentes policiales confirman que desde el pasado verano hasta la fecha se ha detectado “un repunte” de robos en salones de juegos de ocio de la Región: “En la caja mueven mucho dinero en metálico a diario y se han convertido en un objetivo porque pocos establecimientos comerciales mueven esas cantidades”. De hecho, solo en el término municipal de Murcia se han producido más de una decena de asaltos en locales de juegos de azar. “En esta comunidad autónoma hay muchos salones y se están convirtiendo en un objetivo, tanto de grupos organizados como de delincuentes comunes”.