María Aboy, asesinada por su marido en Pontevedra.

María Aboy, asesinada por su marido en Pontevedra.

Reportajes

Los maridos asesinos y suicidas de Estrella, Ana y Gloria: 3 víctimas del machismo tras el 8M

Todos se intentaron suicidar (o lo consiguieron). La violencia de género suma 12 víctimas mortales en este 2019. 

Noticias relacionadas

El viernes, miles de mujeres, unidas, se manifestaban contra la violencia de género y por la igualdad real con los hombres. Ese mismo día, el 8 de marzo, un hombre de 80 años mataba a su mujer de un tiro. Era la primera victima de un fin de semana negro: en aproximadamente 48 horas, el balance anual ha sumado dos mujeres más asesinadas a manos de sus maridos. Y todos han intentado suicidarse (o lo han conseguido). Una de ellas en Estepona y otra en Valga (Pontevedra). La lacra no cesa: han fallecido tres en tres días. Sin importar la provincia, la procedencia o la condición social.

 

Concentración en Estepona en repulsa por la muerte de una mujer, presuntamente a manos de su marido

María Aboy, de 43 años, este domingo, a mediodía, ha sido la última víctima de violencia de género. Ella y su pareja habían quedado a comer con la familia, pero nunca llegaron. La hermana de la fallecida, al ver que pasaba el tiempo y no la localizaban, se acercó a su casa en la parroquia de Setecoros (Valga, Pontevedra). Se encontró con los cadáveres de bruces. El de ella y el de su pareja, Javier Bello Ferreirós, de 47 años, que se intentó suicidar tras matarla. 

Ambos vivían en Bronllo (Valga, Pontevedra), eran una “pareja normal”, que nunca –aparentemente– había “tenido problemas”. Su familia era conocida en la zona y ellos muy queridos. Acudían, a menudo, a los bares cercanos a su casa. “Pero él, últimamente, tenía depresiones, le pasaba algo”, comentaba una vecina en conversación con EL ESPAÑOL. Eso pudo derivar en lo que ha sido el tercer caso de violencia de género en tres días. 

Javier Bello Ferreirós tenía licencia de caza. Le gustaba mucho. Cuando podía, se escapaba a algún coto o cacería. Disponía en su casa de dos escopetas. Una de ellas la utilizó para matar primero a su mujer y después para quitarse la vida en el acto. Más allá de su estado mental, se desconocen los motivos por los que decidió actuar así. Hasta la fecha, no había presentadas denuncias por violencia de género. No se sabe, por tanto, que lo pudo llevar a cometer el crimen. 

Sí se sabe en el caso de otra de las víctimas, Gloria, apuñalada por su marido. Natural de Montejaque, la mujer, de 58 años, nunca había tenido problemas con nadie. Vivía en Estepona, pero seguía visitando su pueblo, donde tenía a dos de sus hermanos. Allí, no tienen nada más que buenas palabras para ella. “Siempre venía con una sonrisa. No hace mucho que estuvo por aquí. Estaba como siempre, no parecía que ocurriese nada”, cuentan los vecinos a EL ESPAÑOL. 

La Policía, en la casa de Gloria, asesinada en Estepona (Málaga).

La Policía, en la casa de Gloria, asesinada en Estepona (Málaga).

Sin embargo, lo había. Su marido, un británico de 55 años, el presunto asesino llegó a cometer el crimen tras echar de casa a su hijo de 15 años. Y, tras matar a su esposa, se intentó suicidar cortándose las venas. Se autolesionó, pero no se quitó la vida. Fue detenido inmediatamente por la Policía y llevado al hospital Costa del Sol. En este caso, tampoco constaban denuncias previas por malos tratos. 

Eso sí, el motivo por el que se quiso cometer el crimen está claro: ella quería separarse y él actuó antes de que eso ocurriera. La mató tras echar a su hijo de casa. El adolescente, de 15 años, intentó regresar. Cuando consiguió entrar ya era tarde. Gloria había tratado de resistirse. Había ido de un lado a otro de la casa y tratado de huir. De hecho, los agentes, al presenciar la escena del crimen, definieron la escena como “dantesca”. Había sangre por todos lados. 

Al parecer, nunca habían discutido, según relató su hijo. Pero él lo hizo. La apuñaló y cerró un círculo trágico para la familia de Gloria. Hace años, sus dos hermanos se suicidaron. Y su madre, además, falleció hace casi un año. Dramático. Como también lo fue el asesinato de la primera mujer fallecida este fin de semana. La mató su marido de 80 años pegándole un tiro y después se suicidó. Tres más a un balance que ya alcanza las 12 mujeres asesinadas por violencia de género.