Los CDR cortando la autopista

Los CDR cortando la autopista

Reportajes El día de la ira

El mapa de la revuelta del 21-D, el día de la ira: cerrar fronteras y asfixiar Barcelona

El primer objetivo de los CDR es bloquear todas las conexiones de Cataluña con el exterior. Aislar una región entera cerrando las fronteras por los 4 puntos cardinales. Desde Andorra hasta Vinaroz. Desde la costa hasta la franja aragonesa. Nadie entra, nadie sale. La segunda parte del plan es bloquear el acceso al área metropolitana de Barcelona. El tercer y último cordón de bloqueo será el de acceso a la ciudad de Barcelona, provocando así el gran caos circulatorio.

Es el plan del separatismo más violento de cara al día en el que se tiene que celebrar el Consejo de Ministros en Barcelona. El 21-D, el “día de la ira”, cuando se prevé que Cataluña sufra una de sus jornadas más críticas de los últimos tiempos. Los CDR han llamado al bloqueo de las grandes carreteras. Los GAAR (su brazo más violento) suben la apuesta y proponen atentar contra infraestructuras básicas. Se trata de provocar una situación de caos generalizado. Ya hay mapa de ese caos.

Son muchos los puntos estratégicos de comunicaciones que previamente se han repartido los CDR por toda Cataluña. Y están repartidos en 3 áreas. La entrada desde la Comunidad Valenciana, los accesos a la frontera norte y las conexiones con Aragón conforman el primer anillo.

Del mismo modo, se pretenden establecer otros dos anillos interiores de bloqueo de la circulación. Uno sería es el que impediría acceder al área metropolitana de Barcelona. Es la zona más industrial de la región y la que lleva más tráfico rodado. El último será el corte de los accesos a Barcelona, al epicentro de las protestas. Al lugar en el que se celebrará el Consejo de Ministros. Así, Barcelona será la provincia más castigada por el bloqueo, porque de los más de 90 cortes de carreteras previstos, más de la mitad estarán dispuestos allí.

La AP-7, la arteria a estrangular

La vía más perjudicada por el sabotaje será la AP-7. Es la autopista que atraviesa Cataluña de norte a sur. Desde la provincia de Girona hasta la de Tarragona, cruzando la de Barcelona por la mitad. Es tal vez la principal arteria de Cataluña y el gran objetivo de los CDR. La AP-7 será cortada desde La Selva de Mar (el punto más al norte, en Girona) y L’Ampolla (el más al sur, en Tarragona).

El corte de la AP-7 no se limitará a los extremos. Donde tendrá más incidencia será a su paso por la provincia de Barcelona. Con los cortes del área metropolitana se pretende cortar el paso a las mercancías que van al CIM Vallès, el gran punto logístico empresarial catalán. Con los cortes en la ciudad, se pretende estrangular la salida y entrada a Barcelona.

Cerrar fronteras

La estrategia de los radicales está ideada para retener a los ciudadanos dentro de los límites de Cataluña. El control fronterizo es otra de las prioridades de los CDR. Las salidas a Francia estarán bloqueadas por Figueres por un lado, y Puigcerdà por el otro. El corte de la N-145 impedirá el acceso a La Seu d’Urgell y Andorra.

Las salidas a Aragón se cerrarán por el norte en los municipios ilerdenses de Vilaller y Alfarrás. Por el sur será aún más complicado salir: hasta 19 carreteras cortadas bloquearán el entorno de Lleida. La salida a la Comunidad Valenciana tampoco será sencilla; habrá un corte en Vinaroz, que ya es provincia de Castellón.

Aislar Barcelona

Si intenso va a ser el bloqueo en las fronteras, mucho más se va a notar en el segundo y tercer círculo: el que controla los accesos a Barcelona y a su área metropolitana. Los cortes de las carreteras estarán dispuestos allí, en los nudos que diariamente llevan más tráfico de toda Cataluña.

Cortes en Manresa tratarán de cerrar el paso a la corona metropolitana. La C-25 ya suele ir atestada de coches los días normales. El caos que se puede formar en este último punto es preocupante. Y para impedir la llegada al objetivo final que es Barcelona, 13 puntos estarán cortados en el acceso a la capital. Algunos, directamente en la ciudad, como el corte de la Ronda de Dalt o el de la Ronda Litoral.

Los CDR levantan las barreras en la salida de la AP-7 en Girona Sud, en plena 'operación retorno'.

Los CDR levantan las barreras en la salida de la AP-7 en Girona Sud, en plena 'operación retorno'. David Borrat Efe

Los CDR, por su parte, están dando hoy las últimas instrucciones sobre cómo proceder. “Tocará madrugar. Preparad una mochila con comida y agua, calzado cómodo y ropa de abrigo A las siete de la tarde daremos las instrucciones”, explica el comunicado colgado en las redes sociales por los promotores de la campaña de bloqueo.

Mercabarna y los CIM, objetivos

Entretanto, los GAAR, la facción más radical de los CDR, que opta por atentar contra infraestructuras, ya ha desvelado algunas de las infraestructuras que abordarán desde esta misma noche: el puerto y el aeropuerto de Barcelona, Mercabarna (el gran mercado mayorista que abastece de alimentos a casi toda Cataluña) es el principal objetivo comercial en Barcelona. Fuera de la ciudad han puesto en el punto de mira a los CIM, que son los parques logísticos empesariales y de transporte de Cataluña. Hay cuatro. Uno está ubicado en Santa Perpetua de Mogoda (Vallès Occidental), otro en Lleida, otro en La Selva (Girona) y otro en Reus (Tarragona).

Precisamente Reus será una de las zonas más afectadas por ‘La Gran Aturada’. Y es que los radicales no sólo quieren atacar contra el centro logístico de mercancías. También tienen entre sus objetivos el aeropuerto de la ciudad. Uno de los principales cortes previstos por los CDR es el que da acceso a esta infraestructura, por lo que las personas que tengan billete para viajar mañana tienen un problema.

En vistas del cariz que pueden alcanzar los acontecimientos, un colectivo llamado ‘La Resistencia’ y contrario al separatismo, se movilizará durante los atascos para intentar ayudar a las personas que se queden bloqueadas en el gran atasco. Les llevarán agua, fruta y bocadillos, además de intentar atender alguna urgencia. Y es que se espera que los cortes se prolonguen, en el mejor de los casos, durante todo el día. Serán miles los catalanes que se verán inmersos en esta pesadilla… en nombre de la República.

[Más información: Los CDR planifican ataques cibernéticos para tumbar infraestructuras críticas el 21-D.]