Leyre González.

Leyre González.

Reportajes

Leyre, el ama de casa "anónima" acuchillada por su novio marroquí "tras dos noches llorando"

  • La vida de las víctimas (27). Había llegado a Dúrcal (Granada) hace año y medio, y deja un niño huérfano de dos años. 
  • La apuñaló y la llevó al centro médico antes de huir.
  • Estaba inscrita en la bolsa de empleo del ayuntamiento y dependía económicamente de su marido.

Leyre González Justo, a sus 21 años, soñaba con una nueva vida en Dúrcal (Granada). Allí, había llegado hace año y medio junto a su pareja, un marroquí –no ha trascendido su nombre–, que le sacaba 17 primaveras. Hasta que este lunes fue apuñalada y dejó huérfano a un niño de dos años. Ella es la número 27 en lo que llevamos de año y la 950 desde que hay estadísticas oficiales.

"Le dije que llevaba dos noches escuchándola llorar y le pregunté si ocurría algo. Me dijo que no, pero su pareja, que estaba al principio de la calle, juntó las manos dirigiéndose a mí para pedirme perdón", reconocía una vecina de la víctima, Toñi, en la concentración en el ayuntamiento para honrar la memoria de Leyre. Y añade: "Aquí había mucho trasiego de gente, pero yo nunca escuché golpes ni palizas, lo hubiera denunciado". 

Los hechos se produjeron en la madrugada del domingo al lunes en el domicilio donde convivía la pareja, en la calle Escribano, cerca de la Plaza de España, el centro de la localidad de más de 7.000 habitantes. Allí, su pareja la apuñaló. La metió en el coche y la trasladó al centro de salud antes de huir. Su cuerpo, hallado sin vida, lo encontraron las autoridades pasada la media noche. El hombre, que fue localizado posteriormente, fue detenido por la Guardia Civil. No se había cambiado de ropa. Llevaba el pantalón lleno de sangre.

Centro médico de Dúrcal.

Centro médico de Dúrcal.

“Yo, alguna vez, la vi paseando a su bebé con un carrito, pero nada más”, cuenta un vecino de la localidad. Leyre llegó a Dúrcal con su un niño de apenas cinco meses. En el momento del crimen, había cumplido los dos años. Es uno de los 14 menores huérfanos que deja la violencia de género en lo que va de año.

AMA DE CASA

Leyre dependía completamente de su pareja. No tenía ocupación y estaba inscrita en la bolsa de empleo del ayuntamiento. Su deseo era de trabajar en la localidad y echar raíces allí. Pero, mientras tanto, ejercía de ama de casa y cuidaba de su hijo. En Dúrcal, vivía en una casa alquilada y estaba sola. Su familia, según reconocen los vecinos de la localidad, reside en el barrio del Zaidín de Granada.

En ese anonimato ha vivido durante este año y medio. Leyre no había conseguido ‘integrarse’ en el pueblo. Se dedicaba a las labores del hogar y a cuidar de su hijo. Hasta este lunes, cuando todo el pueblo se enteró de su fallecimiento y se concentró en la Plaza de España para mostrar su repulsa por lo sucedido.

Frente al ayuntamiento, un centenar de personas mostraron su repulsa.“Esperemos que algún día se acabe esta lacra y que no tengamos que lamentar más casos así”, espetó la alcaldesa del municipio, Antonia Fernández. “En Dúrcal no se habla de otra cosa”, finalizó, decretando dos días de luto y manteniendo un minuto de silencio junto al resto de vecinos que se acercaron para apoyar a todas las víctimas de violencia de género.

Leyre es la séptima víctima por violencia de género en Andalucía. Además, han sido asesinadas otras tres mujeres en Cataluña y Madrid; dos en Asturias, Canarias, Castilla y León y Galicia, y una víctima en Aragón, Murcia y País Vasco.

Los vecinos de Dúrcal muestran su repulsa tras el fallecimiento de Leyre por violencia de género.

Los vecinos de Dúrcal muestran su repulsa tras el fallecimiento de Leyre por violencia de género.

Leyre González Justo es la vigésimo séptima mujer asesinada por un hombre desde que comenzó el año. En España, en 2018, también han sido asesinadas María Isabel Alonso, de 62 años; María Judith Martins Alves, de 57 años; Paula Teresa Martín, de 40; Cristina Marín, de 24; Ati, de 48 ; María Isabel Fuente, de 84; Martha Arzamedia de Acuña, de 47; Raquel Díez Pérez, de 37; Jénnifer Hernández Salas, de 46; Laura Elisabeth Santacruz, de 26; Pilar Cabrerizo López, de 57; María Adela Fortes Molina, de 44 años; Paz Fernández Borrego, de 43; Dolores Vargas Silva, de 41; María del Carmen Ortega Segura, de 48 años; Patricia Zurita Pérez, de 40; Doris Valenzuela, de 39; María José Bejarano, de 43; Florentina Jiménez, de 69; Silvia Plaza Martín, de 34,; María del Mar Contreras Chambó, de 21; Vanesa Santana Padilla, de 21; María Soledad Álvarez Rodríguez, de 49; Josefa Martínez Utrilla, de 43; Magdalena Moreira Alonso, de 47, y una mujer de 40 años que no ha podido ser identificada.

La serie 'La vida de las víctimas' contabilizó 53 mujeres asesinadas sólo en 2017. EL ESPAÑOL está relatando la vida de cada una de estas víctimas de un problema sistémico que entre 2003 y 2016 ya cuenta con 872 asesinadas por sus parejas o exparejas.