Concentración ayer en la Plaza de Sant Jordi (Barcelona)

Concentración ayer en la Plaza de Sant Jordi (Barcelona) EFE

Reportajes

“Ninguna mujer debería ir a San Fermín este año": la polémica campaña feminista

Desde que se supo que la Manada quedaría en libertad provisional a partir de hoy, las redes sociales se han incendiado con mensajes de rechazo al auto emitido por los jueces encargados del caso. Varios colectivos feministas han hecho un llamamiento a todas las mujeres para que no acudan este año a la celebración de San Fermín en Pamplona: “Ninguna mujer debería ir a Sanfermines este año. NINGUNA”.

El mensaje, que acumula más de 5.000 retuits a la hora de elaborar esta información, se trata de una “medida de protesta” para “hacer ruido” con la ausencia de las mujeres, según la usuaria Peich. Así ha querido seguir la estela de la multitudinaria huelga del pasado 8 de marzo que movilizó a 170.00 personas -según la Delegación del Gobierno- en 120 ciudades españolas. La idea, según Peich, es que los hombres “se violen entre ellos”.

A través del hashtag #BoicotSanfermines, la comunidad de Twitter ha mostrado su apoyo a esta iniciativa. Varios usuarios han ido más allá y han escrito que “nadie debería ir”. El objetivo de esto es herir al turismo de la ciudad de Pamplona para que insten a “los del Tribunal Supremo para que se sentencie violación” a los integrantes de la Manada, que, por el momento, sólo están condenados por abuso sexual con prevalimiento.

"¿Por qué vamos a ceder espacio?"

Sin embargo, su propuesta ha sido duramente criticada por otros usuarios de la red social. “¿Por qué vamos a ceder espacio?”, le contesta otra tuitera feminista, que se decanta por la protesta activa para que las mujeres no tengan que “retroceder una vez más”. La red se le ha echado encima a la usuaria que ha propuesto la acción, que ha sido acusada de querer “castigar” a Pamplona y a San Fermín. Su respuesta ha sido contundente: “Si no molesta, no es feminismo”.

Paralelamente, otros usuarios han versionado el tuit de Peich para poner el foco de nuevo sobre los agresores. “Ningún violador debería ir a Sanfermines. NINGUNO”, según publicaba una activista feminista.

El tuit de Peich no es ninguna innovación. Ya se le había adelantado la escritora y feminista Lucía Etxebarría cuando, a los pocos segundos de conocerse la sentencia del juicio del caso la Manada el pasado mes de abril, escribió: “El año que viene ni una mujer en San Fermín” y que, ahora, “resulta que si no te resistes no es violación”.

Este viernes, a raíz de la publicación del auto de los jueces de Pamplona, se han convocado manifestaciones en 15 ciudades entre las que se incluyen Madrid, Sevilla o Valencia, además de múltiples concentraciones organizadas por colectivos feministas. El jueves, justo tras conocerse la medida, ya hubo protestas en Barcelona y en Pamplona.

El año pasado las celebraciones de San Fermín experimentaron un descenso en las cifras de sus asistentes. Pasaron de 1,5 millones en 2016 a 1,45 millones en 2017. Si este llamamiento consigue traspasar la frontera entre la pantalla del ordenador y la realidad, es posible que este año el público de San Fermín se reduzca aún más.