Ana Julia y Gabriel en una imagen que subió la detenida tras la desaparición del menor pidiendo su vuelta

Ana Julia y Gabriel en una imagen que subió la detenida tras la desaparición del menor pidiendo su vuelta E.E.

Reportajes

Ana Julia arrastró a Gabriel para enterrarlo en la finca del padre del niño

La principal sospechosa de la muerte del pequeño no se deshizo del cadáver en un pozo sino que lo enterró, según creen los investigadores después de que un perro haya rastreado la zona. La autopsia revela que tenía heridas en las manos, fruto del traslado del cuerpo.

Ana Julia Quezada podría haber enterrado el cuerpo de Gabriel y no haberlo lanzado a un pozo en las tierras de la finca de la familia de Ángel David Cruz, su pareja y padre del niño aparecido muerto este domingo.

Al menos así lo piensan los investigadores y se lo han trasladado al juez instructor del caso, Rafael Soriano, que este lunes, acompañado de la fiscal y de agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil ha estado en dicha finca, ubicada en Rodalquilar, a tres kilómetros de Las Hortichuelas, donde desapareció el menor el pasado 27 de febrero.

Ana Julia acababa de dejar al padre de Gabriel en el hotel cuando se dirigió a cambiar el cuerpo de lugar

Tal y como explican fuentes de la investigación consultadas por EL ESPAÑOL, las sospechas de la Guardia Civil se basan en tres razones: que el niño apareció manchado de barro, que la autopsia preliminar ha determinado que presentaba hematomas o signos de haber sido agarrado con fuerza a la altura de las muñecas y porque un perro adiestrado se tumbó y olisqueó con intensidad sobre una zona de tierra concreta.