Los presuntos asesinos ya han entrado en Ibaiondo, un centro de internamiento en Zumarraga

Los presuntos asesinos ya han entrado en Ibaiondo, un centro de internamiento en Zumarraga

Reportajes Sucesos

Se busca a 30 niños fugados de centros de menores de Bilbao tras el asesinato de los ancianos

Dos juzgados de la capital vizcaína han dictado las providencias correspondientes tras los sucesos protagonizados por adolescentes en las últimas semanas.

Al menos hay 30 menores en Bilbao que, o han cometido delitos, o han huido de centros de menores, pero se encuentran en paradero desconocido. No están donde deberían estar (en centros de menores); se han escapado y la justicia desconoce su ubicación. Es la sorpresa que se han llevado los dos juzgados de menores de la capital vizcaína cuando se han puesto a regularizar la situación de estos jóvenes conflictivos. Ahora se han dictado las órdenes correspondientes para localizarlos, pero el elevado número de casos en situación irregular, sólo en Bilbao, pone de manifiesto el escaso control de la justicia sobre los menores.

Los sucesos protagonizados el último mes por menores en esa ciudad ha provocado que la justicia intente ponerse las pilas en este ámbito. Así, los dos juzgados de menores de Bilbao han procedido a recopilar datos de menores fugados o que no están cumpliendo las medidas judiciales correspondientes impuestas por delitos cometidos en 2016 y 2017. Y se han encontrado con que al menos hay una treintena de chicos que se encuentran huidos, ilocalizables o sin cumplir las medidas judiciales. Por ello han dictado las providencias correspondientes.

Antes del asesinato de Otxarkoaga

El detonante de que los juzgados hayan reaccionado no ha sido el asesinato de la pareja de Otxarkoaga. Las órdenes se dictaron un par de semanas antes. Concretamente el 9 de enero. Fueron los sucesos de diciembre los que provocaron que los magistrados recopilasen estos datos: el asesinato de Ibon Urrengoetxea y la violación de una adolescente a manos de cuatro menores en Barakaldo. Tras estos delitos, los dos órganos judiciales de Bilbao especializados en menores decidieron solucionar las situaciones irregulares. El resultado que encontraron es que hay al menos una treintena de órdenes que se encuentran sin cumplir.

¿Por qué se les pierde la pista a estos chicos? Muchos de ellos se encuentran a cargo de la Diputación Foral, en pisos tutelados. Estas viviendas no son prisiones para menores. Son casas de las que se puede salir. Los adolescentes suelen ir a la calle para hacer numerosas actividades. Y aprovechando estos momentos, muchos de ellos deciden no volver. La mayoría procede de familias desestructuradas que han perdido la tutela por mandato judicial. Por eso, cuando los menores se ven con la posibilidad de irse a la calle, tienden a fugarse e intentar reunirse con sus familiares, que les esconden. Es el caso de uno de los detenidos por el crimen de Otxarkoaga: se había fugado de un piso tutelado. Huyó y cometió el crimen. Fue detenido en el municipio de Balmaseda, a unos 30 kilómetros de Bilbao. Estaba en el domicilio de su familia, que le estaba ocultando.

Otro de los motivos es que, al ser la tutela una cuestión de competencias autonómicas, si estos menores huyen y cambian de comunidad autónoma, su localización es mucho más complicada. En el caso de los mayores de edad, si cometen un delito y están fugados, son detenidos por la policía en cualquier lugar del territorio español. En este caso concreto, a los menores tutelados por la Diputación Foral de Vizcaya sólo los echan de menos en Vizcaya.

El juez convoca una reunión

Respecto a este problema, el juez decano de Bilbao, Anier Uriarte, declaró a Europa Press que va a convocar una reunión de coordinación con distintos operadores implicados en Justicia de Menores para analizar posibles mejoras a abordar. Sobre la treintena de órdenes dictadas para localizar a la estos menores huidos, manifestó que no se habían cumplido “por diferentes circunstancias”.

Uriarte quiso poner calma dentro de la tensa situación y afirmó que la Justicia de Menores "funciona en el País Vasco", pero, en todo caso, se va a convocar una reunión de coordinación con distintos operadores implicados en ella "para ver qué es lo que se puede mejorar". Además, recordó que los Juzgados de Menores se encuentran "en constante coordinación con la Fiscalía con los servicios sociales, con las Diputaciones y con los centros”. Sin embargo, y en vistas de los sucesos de las últimas semanas, la coordinación tiene muchas grietas que requieren solución inmediata.