Milton Glaser se parece mucho al Dr. Burns de The Simpsons. Milton Glaser ha pasado a la historia por ser el diseñador que creo el I love New York sustituyendo la palabra amor por un poderoso corazón rojo. La leyenda cuenta que Glaser le regaló al ayuntamiento de la ciudad el pictograma para revitalizar el turismo y esa fue una decisión que ha pasado a la historia de los negocios fallidos en la misma categoría de Mike Smith, el cazatalentos que rechazó a The Beatles. Pero eso sería simplificar su legado.

En su estudio, una casita como la de la película UP, en la 207 East con la calle 32, en el sótano, el viejo Glaser guarda su archivo. Entre el legendario poster de Bob Dylan o las portadas para LIFE, está el primer ejemplar de la revista New York que nació para competir con el intelectual New Yorker del fallecido S.I. Newhouse.Llevo años intentando hacerme con un ejemplar. El director de arte holandés Jaap Biemans, promotor de Coverjunkie, el instagram y la web de referencia para los editores de revistas del mundo ya tiene uno. Por las barbas de Johannes Guttemberg que envidia me da. La revista New York celebra esta semana sus 50 años de vida. Felicidades compañeros.

No hay que confundir New York con The New Yorker (Conde Nast). New York es una revista para urbanitas. No urbanitas cualquiera. Ese tipo de homínidos que viven en las calles de Nueva York y que no son, todos al menos, intelectuales. Ah… y una diferencia mas. New York es quincenal, una periodicidad que fuera de Estados Unidos nunca ha conseguido arraigarse, y New Yorker, fundada en 1925, es semanal y solo utiliza sus legendarios dibujos en la portada. Ana Juan, Mariscal o Ceesepe son colaboradores habituales.

En 1976 el voraz australiano Rupert Murdoch echó de New York a Glaser y a su socio el periodista Felker con unas tretas que le hicieron bastante impopular entre los plumillas de la ciudad. Hasta Tom Wolf salió huyendo de la mancheta de colaboradores. Y en 1990 cuando ya no sabía que hacer con ella, tras la alcaldía del demócrata Edward Koch, acabó vendiéndole sus acciones al financiero Henry Kravis que a su vez le dio el paso años más tarde.

Esta semana te recomiendo comprar el primer número del cincuentenario que presume en el quiosco de carnet dorado con una triple portada dibujada por el legendario Alex Katz (90) que ya en los cuarenta dibujaba a los vecinos en los andenes del metro, en sus años de estudiante en la escuela Cooper Union. El pasado 9 de octubre Katz cogió la línea C del metro rumbo ciudad arriba y luego bajo por la línea B con su cuaderno y sus carboncillos. “En los 40 todo el mundo leía libros hoy todo el mundo mira teléfonos” explica el director de fotografía de la revista comparando ambos trabajos.

La revista se piensa tirar todo un año celebrando sus bodas de oro bajo la idea “My New York”, sobre la que imagino que llevan dándole vueltas no solo doce meses sino los últimos 49 años. La semana que viene saldrá a la venta un libro recopilatorio de la historia de New York. Ese sí me lo he comprado ya en pre-order. Presiento que aun les queda tema para largo. Yo ya estoy suscrito.