El Español
Vivir
|
Moda

La marca gallega CORDERA: “Es fundamental producir de forma local, sostenible y ética”

Esta firma de moda gallega, que tiene su origen en A Coruña, es una de las marcas más influyentes en la industria de la moda por lo que a sostenibilidad y ética empresarial se refiere y cuyo éxito ha conseguido cruzar el charco
Ofrecido por:

Mónica y María son quienes están detrás de esta firma que nació en el año 2008 con una clara apuesta por crear un proyecto con unos valores éticos que se esfuerzan por compartir duramente cada día.

El estudio, que está compuesto íntegramente por mujeres, apuesta por la creación de puestos de trabajo de calidad, así como por el establecimiento de relaciones comerciales a largo plazo basadas en el respeto y la constancia. “Un proceso detrás de cada prenda que hace que el valor de la misma sea lo más honesto posible para que nuestro sistema funcione de manera justa para todos en la cadena de producción”, rezan en su página web.

Sus prendas son sinónimo de elegancia, atemporalidad, minimalismo y calidad. El cóctel perfecto para encontrar todos los básicos que un armario necesita y, además, protegiendo al medio ambiente y apoyando la producción local. Valores que poco a poco comienzan a calar cada vez más en nuestra sociedad.

Hemos hablado con Mónica y María sobre las dificultades que conlleva el mantenerse firmes a sus principios éticos en los tiempos que corren, pero también sobre lo gratificante que es ser fiel a todo aquello en lo que uno cree. Y es que todo esfuerzo y trabajo duro tienen su recompensa cuando la pasión hace su magia.

Este año CORDERA cumple 14 años. Sostenibilidad, atemporalidad y comodidad son los tres pilares fundamentales de la marca, ¿es difícil,
con todos los vaivenes sociales y económicos que existen en la actualidad, mantenerse a flote en la industria siendo fiel a vuestros valores?

Es difícil pero no es para nada imposible. Invertimos mucho cariño en nuestro trabajo, nos reinventamos y nos adaptamos para no quedarnos estancadas y para superarnos ante la adversidad. El aprendizaje y continuo dinamismo que esto conlleva resulta motivador. Ser fieles a nuestros valores de marca y a nuestros principios como personas creemos que han contribuido enormemente a nuestro éxito.


¿Cómo y por qué nace CORDERA? ¿Cuál es el papel que desempeñan en la empresa Mónica y María?

Tras habernos formado ambas en Diseño, CORDERA nace ante el espíritu emprendedor de Mónica y la necesidad creativa de María. Juntas, apostamos por un proyecto engendrado desde lo más personal, en el que están puestas todas nuestras ganas, gratitud y energía. Para nosotras era muy importante crear algo que nos representase, que fuese testigo de nuestros valores y nuestra forma de ver el mundo. 

Cuando nació la marca, las dos hacíamos un poco de todo, sin embargo –y como es natural cuando una empresa crece– las tareas se han ido definiendo y hoy en día, María se encarga de la dirección creativa de la marca y Mónica está al frente de la gestión de producciones.

Es muy emocionante ver cómo algo que empezó de forma humilde ha ido creciendo de forma natural, gracias al esfuerzo y confianza que el equipo ha depositado en la marca, hasta convertirse en lo que es hoy CORDERA. 

Además de vosotras dos, contáis con un equipo en A Coruña, ¿cuántas personas son y cuáles son sus labores? ¿Qué importancia le dais a que toda la producción de vuestras prendas se haga en un taller local? 

El equipo que nos rodea, tanto directo como indirecto, es un pilar fundamental para la marca. Nos sentimos enormemente afortunadas de estar rodeadas del equipo que tenemos, todas somos distintas conformando un equilibrio que funciona y en el que estamos a gusto. 

Nuestro crecimiento y posicionamiento en el sector vino dado en gran parte al personal que formamos. En plantilla somos 6 mujeres remando en una misma dirección, desempeñando funciones de ventas, atención al cliente, diseño, contabilidad y consultoría.

Además de nuestro equipo in house, contamos con empresas externas que trabajan con nosotros en la producción. Todas y cada una de ellas son empresas y talleres familiares con los que trabajamos desde nuestros comienzos y con los que hemos ido evolucionando mano a mano. 

Para nosotras siempre fue fundamental e indispensable producir de forma local, sostenible y ética. Esto ha supuesto muchos retos en nuestra producción, pero tenemos una gran suerte de contar con profesionales de alto nivel cerca de nosotras y que comparten nuestra visión. 

 
Cuando buscáis personal, o si alguien decide presentar su propia candidatura para formar parte de CORDERA, ¿qué requisitos son indispensables para pasar a formar parte de vuestro equipo?

Buscamos personas creativas, responsables, resolutivas a la par de polivalentes, con inquietudes y criterio estético, que valoren un ritmo de trabajo familiar y cercano. 

Al ser un equipo pequeño nuestra relación es muy estrecha por lo que el feeling siempre es muy importante, tenemos que sentir que conectamos con esa persona. 


¿Cómo describiríais un día de trabajo en CORDERA?

En relación a lo que decíamos antes, hemos conformado un equipo súper comprometido con la marca y que encaja con nuestros valores al 100%, por lo que trabajar mano a mano es, no sólo cómodo, sino también divertido. Nos gusta empezar los días con un desayuno todas juntas en la cocina de la oficina, nos ponemos al día y hacemos una pequeña reunión. Damos mucha importancia al tiempo libre por lo que intentamos conformar horarios de trabajo productivos que nos dejen tiempo para disfrutar de nuestra vida personal. 

¿Qué significado tiene para vosotras la moda?

Para nosotras es una forma de expresar y transmitir nuestros valores y una filosofía de vida. Es una expresión de uno mismo en donde la creatividad y la parte artística tienen un papel importante, por supuesto, pero también creemos que la moda tiene mucho que contribuir al mundo de la sostenibilidad y que todavía hay mucho por hacer en este sentido. Es ahí donde nuestro trabajo adquiere valor añadido y significado.


A la hora de diseñar y de crear, ¿cuál es vuestra mayor fuente de inspiración?

La arquitectura, los viajes, nuestras raíces, nuestro día a día, los propios tejidos… Nos gusta observar y estar atentas, empaparnos de lo que vemos huyendo de las tendencias pero adoptando un espíritu contemporáneo. Nos divierte encontrar ese punto medio entre dos opuestos, ese lugar en el que de forma inesperada todo funciona y encaja. 


¿Cuáles son los principales materiales que utilizáis para fabricar vuestras prendas y garantizar la sostenibilidad de vuestros productos?

Utilizamos tejidos e hilaturas que tienen una trazabilidad, todos ellos con un alto componente orgánico o reciclado. Hacemos una gran labor de investigación para encontrar proveedores que certifiquen sus materias y que trabajen con responsabilidad y transparencia. 

En vuestro Instagram se puede apreciar perfectamente con una sola ojeada que CORDERA es una marca sostenible, atemporal y basada en la comodidad, ¿os encargáis vosotras mismas también de las redes sociales?

Instagram es una herramienta fundamental a la hora de dar a conocer nuestro trabajo y la gestión de la misma se lleva a cabo internamente porque para nosotras es muy importante que la imagen de marca que se conforma a través de estos medios digitales sea real y coherente. También consideramos que es una forma de recibir un feedback directo de nuestras seguidoras y seguidores acerca de nuestras colecciones. Intentamos llevar a cabo una comunicación cercana y sincera que se acerque a nuestro universo creativo y ético lo máximo posible. 

 
Cuando empezasteis, ¿os imaginabais llegar a otros continentes y, en concreto, a países como EEUU, París o Japón? ¿Qué supone para CORDERA la internacionalización de la marca?

La internacionalización siempre estuvo súper presente en nuestro objetivo porque sabíamos que ahí estaría la clave para consolidar la marca y haber conseguido comercializarla por todo el mundo ha sido un logro y el resultado de mucho esfuerzo y de muchas energías puestas en común. Todo el equipo ha remado en esa dirección y tras su consecución, sigue remando en la consolidación de esta meta.  

Está claro que cómo se aprende en esta vida es a base de prueba-error y de caerse y levantarse continuamente, si tuvierais que quedaros (o aconsejar a alguien) con una sola lección de todas las que habéis aprendido durante estos 14 años en la industria de la moda, ¿cuál sería?

Tanto la vida como el trabajo son un constante aprendizaje y, aunque a veces surgen contratiempos, hay que tomarlos como oportunidades para evolucionar y seguir creciendo.

Por último, ¿qué planes de futuro tiene CORDERA?

Seguir haciendo lo que hacemos y amamos, evolucionando y creciendo, respetando nuestra esencia y valores. En definitiva, trabajar en la consolidación de la marca, y creemos que vamos por el buen camino. 

Vivir