El Español
Treintayseis
Opinión
|
Tribuna Abierta

Ceguera, sé que lo preguntas

Los diferentes tipos de ceguera: cómo es la vida de un ciego de nacimiento y cómo cambia la vida de alguien que pierde la vista
Jesús Suárez
Por Jesús Suárez

La experiencia de la ceguera es una realidad que puede manifestarse de dos maneras diferentes: nacer con ella o perder la vista a lo largo de la vida. Ambas situaciones presentan desafíos únicos y complejos, que se trasforman en adaptaciones que afectan a la vida de las personas de manera profunda y significativa. Pero, ¿cuál de estas dos realidades resulta más dura o complicada? Esta es una cuestión que invita a la reflexión y nos lleva a considerar los aspectos emocionales, sociales y personales de cada una de estas formas de alcanzar la oscuridad.

Nacer con Ceguera: Un Mundo Sin Referencias Visuales

Imaginemos a alguien que nace ciego. Desde el momento en que abre los ojos al mundo, su realidad es la de la ausencia de luz y de experiencias visuales. Para esta persona, la ceguera es simplemente la forma en la que siempre ha conocido el mundo. Sin embargo, esta experiencia también conlleva desafíos únicos:

1. Falta de Referencias Visuales:

La vida sin referencias visuales puede hacer que sea difícil comprender conceptos que son comunes para quienes pueden ver. Por ejemplo, comprender lo que significa un color o cómo se ve un paisaje es un desafío cuando no se ha tenido contacto visual con estas realidades.

Curiosidad: a menudo nos preguntamos cómo son los sueños de las personas ciegas de nacimiento. La respuesta varía, pero algunos informan de sueños basados en otros sentidos, como el tacto y el sonido. Para ellos, los sueños son experiencias sensoriales más que visuales.

Del mismo modo, nos preguntamos como explicar conceptos visuales como los colores a alguien que es ciego de nacimiento. Esto a menudo se hace a través de comparaciones con experiencias no visuales, como el calor para el rojo o la frescura para el azul.

2. Barreras Sociales:

Aunque la persona ciega de nacimiento puede haber desarrollado habilidades excepcionales en otros sentidos, se enfrenta barreras sociales y estereotipos que a menudo limitan sus oportunidades educativas y laborales. La falta de comprensión por parte de la sociedad puede ser un obstáculo constante.

3. Desafíos en la Educación:

La educación de las personas ciegas de nacimiento a menudo implica métodos y recursos específicos que pueden no estar disponibles en todas partes. Esto puede crear desigualdades educativas y dificultades adicionales.

Perder la vista a lo largo de la vida: Adaptación y Duelo

En contraste, una persona que pierde la vista a lo largo de la vida experimenta una pérdida traumática y un proceso de adaptación desafiante:

1. Pérdida traumática

Experimentar la pérdida de la vista después de haberla tenido puede ser devastador. La persona se enfrenta el duelo por la pérdida de una parte esencial de su identidad y lucha con la aceptación de su nueva realidad. Esta pérdida puede incluir la sensación de aislamiento y la incertidumbre sobre el futuro.

2. Adaptación y desarrollo de habilidades:

A pesar de los desafíos emocionales, muchas personas que pierden la vista a lo largo de la vida desarrollan habilidades de adaptación sorprendentes. Aprenden a utilizar otros sentidos de manera más aguda y a aprovechar la tecnología y la capacitación en habilidades para ciegos. Esta adaptación puede ser un testimonio del espíritu humano y de la capacidad de superar obstáculos aparentemente insuperables. Curiosidad: Otra pregunta común es cómo las personas ciegas reconocen y distinguen objetos. A menudo utilizan el tacto y, en algunos casos, tecnología como lectores de pantalla o aplicaciones móviles que describen el entorno y reconocen el ecosistema.

3. Reaprendizaje de la vida diaria:

La persona que pierde la vista a lo largo de la vida debe volver a aprender muchas tareas diarias, desde caminar con seguridad hasta realizar tareas domésticas. Esto puede ser un proceso largo y desafiante, pero demuestra la resiliencia humana en su máxima expresión.

La percepción subjetiva de la dificultad

La dificultad de la ceguera, ya sea desde el nacimiento o adquirida a lo largo de la vida, es en última instancia subjetiva. Depende de la resiliencia, el apoyo social, las oportunidades educativas y las perspectivas personales de cada individuo. Lo que es un desafío para uno puede no serlo tanto para otro.

En resumen, la ceguera es una experiencia que varía ampliamente de persona a persona. Para algunos, nacer ciego puede parecer menos complicado debido a la falta de referencia visual desde el principio. Para otros, perder la vista a lo largo de la vida puede ser un desafío que los empuja a desarrollar habilidades extraordinarias de adaptación. Lo que es innegable es la capacidad humana para superar obstáculos y encontrar la fuerza en medio de la adversidad, independientemente de cómo se presente la ceguera en sus vidas.

Jesús Suárez
Jesús Suárez
Jesús Suárez, nacido el 2 de noviembre de 1977 en A Coruña, en la vereda del polvorín, barrio de Montealto, es un ingeniero informático graduado por la Universidade da Coruña. Además de su formación técnica, Jesús es líder y cantante del grupo Mar de Fondo, donde canaliza su pasión por la música. Su talento artístico se combina con su compromiso social, ya que es el creador del proyecto Escoita, una iniciativa inclusiva que busca mejorar la accesibilidad para personas ciegas o de baja visión.