El Español
Actualidad
|
A Coruña

El escaparate de una tienda de la calle Orzán de A Coruña amanece con un gran agujero

La responsable de la tienda La Canalla Gourmet desconoce si la intención de los responsables era robar o el suceso es la consecuencia de una pelea en un after cercano o un acto de vandalismo
Arreglo temporal en el escaparate de La Canalla Gourmet por la rotura del escaparate.
CEDIDA
Arreglo temporal en el escaparate de La Canalla Gourmet por la rotura del escaparate.
Ofrecido por:

La oleada de vandalismo y robos en diferentes barrios de A Coruña no cesa y este fin de semana ha sido el turno de La Canalla Gourmet, un establecimiento ubicado en la calle Orzán. El domingo el escaparate de la tienda amanecía con un gran agujero en el doble cristal, que al parecer fue realizado con una especie de llave metálica que forma parte del alcantarillado. Según trasladan fuentes de la propia tienda, el o los responsables de este hecho no se han llevado nada y los daños son solo materiales.

La responsable de La Canalla, Olga Amado, detalla que en principio «no parece un robo» y apunta que desconocen las causas de este destrozo y que también podría ser debido «a una pelea en el after de al lado o alguien con mala intención». «Pesa mucho y para sacarla creo que hace falta un imán, así que no sé quién va con eso por ahí si no es para hacer el mal», explica Amado sobre la herramienta utilizada supuestamente para fracturar el cristal de su negocio.

La Policía Local acudió este domingo a tomar declaración a la responsable y este lunes ha acudido a poner la correspondiente denuncia sobre lo sucedido en la comisaría de la Policía Nacional. «La ciudad está descontrolada en general. Ya sin daños ni robo, pero nosotros tenemos botellón en nuestro portal dos o tres veces a la semana, con la inseguridad que genera y charcos de alcohol que limpiar al día siguiente», denuncia, a la vez que reconoce que son ellos mismos quienes tienen que echar a la gente que bebe delante de su establecimiento cuando les ven «porque policía nunca hay».

Asimismo, Amado cuenta que compañeros de otros establecimientos «también están preocupados porque la zona empiece a parecer peligrosa y la gente no quiera venir a comprar». En este sentido, un establecimiento cercano, como el Twin Fin de la calle Perillana, sufrió la semana pasada un robo de madrugada y recientemente comerciantes y hosteleros de la calle San Andrés han mostrado su preocupación ante los atracos (el Hotel Nido fue atracado a punta de navaja) y sucesos vandálicos de las últimas semanas en la zona, una situación agravada por una notable presencia de carteristas.

Actualidad