Jair Bolsonaro y Donald Trump, durante su reunión en la Casa Blanca.

Jair Bolsonaro y Donald Trump, durante su reunión en la Casa Blanca. EFE Washington

LA TRIBUNA

Brasil está a tiempo de reparar la democracia dañada por Bolsonaro

Sólo las elecciones presidenciales de octubre pueden purgar a Brasil de la deriva autocrática que el país ha vivido durante el mandato de un populista de derechas que elogia la dictadura militar y ataca a las minorías.

11 septiembre, 2022 02:17

Prácticamente ningún otro país ha experimentado la crisis de la democracia liberal tan claramente como Brasil, donde las instituciones democráticas han sido atacadas de manera sostenida.

A medida que el país se prepara para celebrar sus elecciones presidenciales en octubre, lo que está en juego no podría ser mayor. Dependiendo del resultado y, lo que es más importante, de si el presidente Jair Bolsonaro los acepta, la nación más grande de América Latina se convertirá en un régimen aún más abiertamente autoritario, o finalmente comenzará a reparar su democracia dañada.

Lula Da Silva junto a Dilma Rousseff en Porto Alegre.

Lula Da Silva junto a Dilma Rousseff en Porto Alegre. Paulo Whitaker Reuters

Es un cambio dramático con respecto al Brasil de hace dos décadas.

A principios de siglo, Brasil estaba consolidando su sistema democrático y ganando influencia global. Sus más de 20 años de dictadura habían terminado a mediados de la década de 1980 a través de una transición pacífica y una nueva constitución que prometía abordar muchos de sus históricos males políticos y económicos.

La pobreza extrema se redujo mediante programas de bienestar innovadores y con el salario mínimo. La influencia diplomática de Brasil se expandió por todo el mundo. Sus lazos económicos con sus vecinos se profundizaron y, como líder de los BRICs, estaba a punto de albergar tanto la Copa Mundial de Fútbol como los Juegos Olímpicos. Pero, hacia el año 2012, acusando tardíamente el impacto de la crisis financiera, una epidemia global de populismo de derecha empezó a ganar terreno en Brasil.

Las poderosas fuerzas conservadoras se revitalizaron. A menudo, a través de medios no democráticos, culminando en su negativa a aceptar el resultado de las elecciones presidenciales de 2014.

"Los principales partidos conservadores no tenían fuerza en las encuestas, y a la única figura verdaderamente popular, el expresidente Lula, se le había prohibido ilegalmente postularse"

Este movimiento, sin precedentes en la época democrática, fue coordinado por una alianza oportunista entre conglomerados empresariales y mediáticos y un movimiento libertario de base que salió a las calles para exigir, sobre bases cuestionables, la destitución de Dilma Rousseff, la primera mujer presidenta del país.

Esto abrió el camino para que los agentes de poder tradicionales volvieran al poder en 2016, cuando los políticos corruptos unieron fuerzas con figuras influyentes en el ejército que eran hostiles a las investigaciones de Rousseff de las atrocidades cometidas por el régimen militar.

La desconexión entre fuerzas profundamente conservadoras que regresan al poder sin la legitimidad de los votos allanó el camino para la apertura de las candidaturas a cualquiera para la carrera presidencial de 2018, celebrada en medio de una crisis económica. Los principales partidos conservadores no tenían fuerza en las encuestas, y a la única figura verdaderamente popular, el expresidente Lula, se le había prohibido ilegalmente postularse.

Esto creó una tormenta perfecta que permitió a Jair Bolsonaro, un veterano y poco notable congresista, renombrarse como un candidato antisistema que había sido ungido por Dios para arreglar la crisis (en gran parte fabricada) del país.

Elegido por una coalición de tipo Frankenstein de ideólogos del libre mercado, conglomerados de empresas agrícolas de exportación, líderes militares reaccionarios y fuerzas evangélicas moralmente conservadoras, Bolsonaro continúa elogiando a la dictadura y atacando la agenda de los derechos humanos, que considera contraria a los valores de la población.

[Jair Bolsonaro, sobre el descenso de feminicidios: "Para las mujeres lo bueno son besos, regalos y rosas"]

Ha promovido abiertamente la misoginia, el nacionalismo y los ataques a las minorías. Ha dirigido el país a través de vergonzosos fiascos diplomáticos, y abogado explícitamente por la destrucción ambiental y las políticas antiindígenas.

Trabajó activamente para prevenir la compra de vacunas, negando la amenaza para la salud pública que representa la Covid-19. Ha atacado constantemente las instituciones democráticas del país y ha apelado a sus partidarios más entusiastas a que lo ayuden "a su debido tiempo" a llevar al poder a un gobierno abiertamente autoritario.

"Bolsonaro ya ha avanzado que se reserva el derecho de aceptar la derrota sólo si juzga que las elecciones se celebraron de manera justa"

En todo momento, Bolsonaro ha encontrado cierta resistencia entre los gobernadores locales, el Congreso y, más a menudo, el poder judicial federal. Ninguno de ellos, sin embargo, fue capaz de domar por completo sus impulsos dictatoriales. Son sólo las elecciones, programadas para octubre, las que pueden purgar a Brasil de los últimos restos podridos del régimen militar. Como era de esperar, Bolsonaro ya ha avanzado que se reserva el derecho de aceptar la derrota sólo si juzga que las elecciones se celebraron de manera justa.

Brasil ha tenido un sistema nacional de elecciones y ha adoptado el voto electrónico, que permite conocer los resultados en cuestión de horas. Los tribunales electorales independientes supervisan la realización de las elecciones y todos los partidos y medios de comunicación están involucrados en todo el proceso, que es altamente transparente y que ha merecido, hasta el reciente ascenso de la extrema derecha, la confianza por todos los brasileños.

[Opinión: Lula contra Bolsonaro… y la Iglesia, las élites y el Ejército]

Las fuerzas democráticas en todo Brasil están movilizadas para defender sus derechos. Pero contarán con la solidaridad de fuerzas similares en otros lugares, particularmente en Europa y Estados Unidos, el vecino más poderoso e influyente de la región.

Los sindicatos brasileños y otros sindicatos internacionales, las organizaciones de base, los estudiantes y todas las fuerzas progresistas y democráticas deben unirse para defender los principios democráticos y garantizar el cumplimiento de los resultados electorales.

O las democracias trabajan juntas para defenderse o los actores antidemocráticos tomarán trágicamente la ventaja.

*** Rafael R. Ioris es profesor de Historia Latinoamericana e Historia y Política Brasileña en la Universidad de Denver.

Más en opinión

Blog del Suscriptor
El PP avisa al Gobierno: no habrá CGPJ a menos que el PSOE retire su reforma o la amplíe a jueces del TS

Ajusticiados

Anterior
Andoni Ortuzar, presidente del PNV, en su despacho de Sabin Etxea, en Bilbao, esta semana.

Andoni Ortuzar: "Sánchez no debe meterse con las empresas. Que recuerde lo que pasó en Cataluña"

Siguiente