Huawei Vision S, la nueva pantalla inteligente del fabricante chino, se lanzó en España el pasado mes de junio a un precio de 699 euros para formar parte del ecosistema de productos +8 de la compañía. Un dispositivo que llega con el sistema operativo HarmonyOS y que está pensado para sustituir al televisor del salón.

Noticias relacionadas

No se trata de un televisor al uso, ya que no se le puede conectar un cable de antena para ver la televisión. Huawei Vision S se basa en aplicaciones y servicios de HarmonyOS y entre sus cualidades destacan una cámara extraíble y rotativa de 13 megapíxeles para hacer videollamadas, un diseño elegante con biseles estrechos y un cuerpo delgado, resolución de imagen 4K y tasa de refresco de 120 Hz.

En OMICRONO hemos cambiado nuestro televisor del salón por Huawei Vision S durante varias semanas, concretamente por el modelo de 55 pulgadas. Una pantalla inteligente que propone una nueva forma de disfrutar de contenidos, pero a la que aún le queda mucho camino por recorrer, ya que para disfrutar de las principales plataformas de streaming es necesario contar con un TV box como Fire TV, Google Chromecast o un Apple TV.

Diseño minimalista

A simple vista Huawei Vision S parece un televisor más, pero con el inconveniente de que no tiene sintonizador de televisión, lo que le convierte automáticamente en una pantalla inteligente. Un dispositivo que ofrece un diseño elegante y minimalista que casa bien en cualquier salón, en el que el protagonismo recae en la pantalla LCD, que tiene unos biseles delgados.

Diseño e interfaz de Huawei Vision S. Nacho Castañón omicrono

Las patas de Vision S son fáciles de colocar, estrechas y mantienen bien sujeta la pantalla inteligente. Están situadas en los extremos, por lo que es necesario contar con un mueble ancho para colocarla. Con un grosor de 73 milímetros de profundidad en su zona inferior trasera y de 35 mm en su superior, no es tan delgado como otros televisores, pero aun así se puede anclar fácilmente en la pared. 

En la zona inferior de la pantalla, justo debajo del logo de Huawei, se encuentra la matriz de micrófonos y un sencillo botón para encender y apagar totalmente la pantalla, y que está un poco oculto. Mientras que en la zona superior se encuentra una cámara magnética, que se puede ocultar y que sirve para videollamadas.

Así es el mando de Huawei Vision S. Nacho Castañón omicrono

Huawei Vision S está construida en plástico en su mayoría y también ofrece diferentes opciones de conectividad en su lateral derecho, como 3 HDMI 2.0, un AV, 3 USB 3.0 y una entrada coaxial. El mando, que funciona con pilas y sirve para retransmitir la pantalla del móvil en el televisor, sigue la misma tónica minimalista y es cómodo de usar.

En total tiene siete botones, entre los que destaca uno dedicado a Celia, el asistente virtual de Huawei que permite realizar cualquier ajuste mediante la voz; y un pad circular con el que moverse por la interfaz y navegar por los diferentes menús. Es cierto que los botones son suficientes, pero se echa en falta alguno dedicado a plataformas de streaming, como Netflix.

Imagen y sonido

Huawei Vision S tiene una pantalla LCD de 55 pulgadas -aunque hay otro modelo de 65 pulgadas- con resolución 4K, un brillo de 350 nits y un contraste de 5000:1, junto con una tasa de refresco de 120 HZ, que ofrece una mayor fluidez. Entre otros detalles, tiene una memoria de 32 GB y 3 GB de RAM.

Huawei Vision S con Fortnite en una PlayStation 4. Nacho Castañón omicrono

Es cierto que se echa en falta soporte HDR, pero aun así la pantalla muestra unos colores vivos y el brillo permite ver cualquier contenido sin problema si en el salón entra mucha luz. Para una mayor calidad, Huawei Vision S deja elegir el perfil de color adecuado para contenido desde sus 'Ajustes'. Por ejemplo, en videojuegos ofrece un mayor contraste y en películas unos colores cálidos. 

En líneas generales, Huawei Vision S ofrece una calidad de imagen correcta cuando se ve cualquier contenido, sin destacar sobre otros televisores. Lo mismo sucede a la hora de jugar a videojuegos en PlayStation o Xbox, el rendimiento y el comportamiento de la pantalla inteligente es bueno, pero no el mejor, ya que no cuenta con salida HDMI 2.1.

El audio es uno de los puntos fuertes de Vision S, que incluye dos altavoces de amplia frecuencia de 10 W junto a dos tweeters de otros 10 W, firmados por la propia Huawei. No hay soporte para sistemas envolventes como Dolby Atmos, pero lo cierto es que la pantalla inteligente ofrece un sonido potente y sin distorsiones. Incluso se puede usar como un altavoz para reproducir música con la pantalla apagada.

HarmonyOS

Uno de los primeros dispositivos de la firma en incluir HarmonyOS fue el Huawei Watch 3, un reloj inteligente bastante completo. Sin embargo, Vision S es el primer televisor o pantalla inteligente de la compañía en incorporar este sistema operativo, que se estrena con la notable ausencia de las aplicaciones de grandes plataformas.

Huawei Vision S llega con App Gallery. Nacho Castañón omicrono

Con una interfaz sencilla y fácil de utilizar, el principal obstáculo de la pantalla inteligente es que apenas cuenta con un pequeño número de aplicaciones disponibles en la tienda App Gallery. De hecho, no se encuentran las apps de servicios como Netflix, Amazon Prime, Disney + o HBO. Por lo tanto, es necesario utilizar un TV box para acceder a estos contenidos.

Huawei Vision S tiene soporte para redes WiFi 5, Bluetooth 5.1 y NFC integrado en el mando a distancia. También es posible conectar un teléfono a la pantalla inteligente mediante la aplicación Huawei Vision. Con ella se puede desde controlar el televisor desde el smartphone, como si de un mando se tratara, hasta transmitir el contenido de Vision S al móvil. 

La webcam de Huawei Vision S. Nacho Castañón omicrono

Una de las funciones más llamativas y que mejor rinde es la inclusión de una cámara que se conecta de forma magnética en la parte superior de la zona trasera de la pantalla. La webcam tiene una resolución de 1080p de 13 megapíxeles gran angular y puede rotar alrededor de 180 grados.

Las videollamadas se realizan a través de la aplicación MeeTime de Huawei, por lo que el receptor de la misma tiene que tener una ID de Huawei y la app instalada en su smartphone; por ahora disponible sólo en Android.

Una videollamada con Huawei Vision S. Nacho Castañón omicrono

La experiencia de la videollamada es bastante cómoda, y no sólo por ver a otra persona en una pantalla de 55 pulgadas. Vision S también cuenta con una matriz de seis micrófonos en su zona inferior, que permiten comunicarse de forma clara y sin la necesidad de tener que levantar mucho la voz en las videollamadas. Además, el sonido que se recibe también es bastante bueno.

¿Me lo compro?

Huawei Vision S (699 euros) es una pantalla inteligente que tiene mucho potencial, y que en un futuro puede cumplir perfectamente con su misión de ocupar el puesto de un televisor en el salón de casa. A pesar de contar con una calidad de imagen buena, un gran sonido y un diseño minimalista; lo cierto es que hay ausencias de peso que pueden hacer que alguien opte por otras alternativas.

Más allá de que no tenga sintonizador de televisión, la carencia de las principales aplicaciones de plataformas de streaming y la ausencia de características como HDR o Dolby Atmos, hacen que Huawei Vision S aún tenga mucho recorrido por hacer. Además, para sacarle el máximo partido es necesario contar con un móvil Android, aunque algunas funciones están pensadas para modelos de la firma china.

Te puede interesar...