Google lanzó el Chromecast hace 7 años con una idea sencilla: que el televisor se conectase a internet y a nuestro móvil. Esta forma de convertir en inteligente el televisor caló en rápido en España y no sólo hizo popular al dispositivo, sino también a otras alternativas de Amazon o Xiaomi.

Noticias relacionadas

Ahora, para hacerles frente, Google ha cambiado el concepto del Chromecast para superar a la competencia. Lo hace en dos sentidos. Por un lado con una nueva plataforma denominada como Google TV que llega para que la tele sea más útil y se adapte mejor al usuario. Y por otro lado viene con una de las grandes peticiones que sí tenían el Fire TV o el Mi Stick: un mando. 

El nuevo Chromecast llega así al mercado por primera vez junto con un mando que nos permite olvidarnos por completo del móvil para lanzar contenido a la pantalla. Lo hace además bajando el precio (69,99€) con respecto a la generación y permitiendo la reproducción de contenido en 4K con HDR.

Chromecast con Google TV. Chema Flores Omicrono

Llegó el mando

El mando es el principal reclamo del nuevo Chromecast. Es pequeño, manejable y muy agradable en la mano. Por primera vez tiene sentido elegir un color (blanco, coral o celeste) para el dispositivo, ya que además de tener el dispositivo conectado tras la tele ahora el mando sí lo tendremos a mano o perdido entre el sofá y la mesa del salón.

Pese a sus dimensiones el mando del Chromecast tiene todo lo que pediríamos a un mando de nueva generación, de esos en los que ya no importa tener una ristra de números, pues ya no elegimos así qué ver. Tenemos una cruceta superior con forma de círculo, ocho botones frontales y dos botones laterales para controlar el volumen. 

Entre ellos cabe destacar el espacio dedicado directamente a YouTube y Netflix, así como el botón de Google Assistant, desde el que podremos pedir casi cualquier cosa que se nos ocurra.

Sin embargo, un gran punto a favor del mando es que toma el control de tu televisor, no sólo del Chromecast al que está vinculado. De este modo, el mando del Chromecast se convierte en el único que necesitaremos en el salón y podremos guardar el de nuestro televisor, en un cajón. 

Chromecast con Google TV. Chema Flores Omicrono

Durante la configuración bastará con vincularlo a nuestro televisor para que el mando del Chromecast tome el control y así podamos encender la tele o, si está encendida, pulsar sobre el botón de la salida HDMI correspondiente para que Google TV ocupe toda la pantalla. Además, hay que tener en cuenta que este sistema también funciona con la barra de sonido que tengamos conectada, con lo que podremos gestionar el volumen directamente desde éste.

Eso sí, el mando se quedará corto cuando queramos jugar a juegos. El propio sistema nos exigirá conectar otro mando a través de bluetooth, con lo que podremos usar los de PlayStation o Xbox que tengamos por casa. 

Google TV, tu aliado

La otra gran novedad del Chromecast es Google TV. La nueva plataforma va un paso más allá de Android TV para ajustarse mejor al usuario, al hogar conectado y de paso solucionar uno de los grandes problemas del consumo de series bajo demanda: bucear entre el catálogo de los diferentes servicios. 

Nuestra cuenta en Google TV nos permite vincularse a Netflix, Prime Video, Disney+ y YouTube. De este modo, su contenido nos aparecerá mezclado y sugerido por categorías para que sea más accesible. Si decimos "pon Miss Maisel", el Chromecast sabrá que nos referimos a La maravillosa Señora Maisel y abrirá Prime de forma automática por donde íbamos. Sin embargo, si estamos ante un contenido que se encuentra en varios servicios, nos dejará elegir dónde queremos verlo. 

Chromecast con Google TV. Chema Flores Omicrono

Eso sí, si queremos ver el contenido de HBO, Filmin, los canales de las telecos o televisiones generalistas tendremos que hacerlo a la vieja usanza y abrir la aplicación correspondiente ya que la integración aún no es tan profunda. 

El uso del asistente no es sólo es útil para moverse por el menú principal, sino también para hacerlo dentro de Netflix, Prime Video, Disney+ o YouTube. De esta forma, si estamos en Netflix y le decimos "pon una comedia", automáticamente cribará por aquellas que se encuentran dentro de la plataforma.

Chromecast con Google TV. Chema Flores Omicrono

Otro de los grandes puntos a favor de Google TV es la pestaña Colección. En ella podremos ir marcando aquellas películas y series que tenemos pendientes para ver. Ideal para ese momento que hemos acabado una serie y queremos empezar otra pero no sabemos con qué ponernos.

Igualmente útil en el apartado de recomendaciones que tenemos en la pantalla principal es la integración de Rotten Tomatoes, el popular sitio web que califica las series y películas. Así, sabremos la puntuación de otros usuarios antes de comenzar a ver algo por primera vez. 

Chromecast con Google TV. Chema Flores Omicrono

El asistente, como siempre

Más allá de consumir contenido audiovisual, juegos o música, el nuevo Chromecast también permite sacar todo el partido al ecosistema del Asistente inteligente. El televisor pasará ahora a ser el punto de control de todo el hogar. 

Desde el mando podremos mandar música a otras habitaciones, saber que tiempo hace, estar conectados a nuestros dispositivos inteligentes como luces, termostato o timbre Nest, así como saber qué tenemos programado en la agenda del día o cuánto vamos a tardar en llegar al trabajo. Aquí es muy importante la función Voice Match porque si el Chromecast detecta que no somos nosotros quien se lo pedimos, no mostrará información personal. 

Chromecast con Google TV. Chema Flores Omicrono

Asimismo, cabe tener en cuenta que Google no nos escucha si no tenemos pulsado el botón del Asistente pulsado. Así siempre será necesario tener el mando a mano si queremos hablar con la tele.

Pese a las novedades, Chromecast mantiene los elementos diferenciales que ya son sello propio. Se sigue pudiendo mandar contenido desde el smartphone al televisor y podremos tener nuestro álbum de Google Fotos como salvapantallas en la tele cuando no la estamos usando. 

¿Me lo compro?

Si tu televisor no es un SmartTV, o no es lo suficientemente moderno como para tener algunas de las últimas aplicaciones de servicios de streaming que han salido al mercado como Disney+, el nuevo Chromecast es una gran compra. Te servirá para actualizar tu televisor por 70 euros y despreocuparte de entrar en ese particular calvario de qué mirar para comprar un nuevo dispositivo.

Tendrá menos sentido para aquellos que tienen un televisor moderno y con un ecosistema con aplicaciones potentes y optimizadas. Al final, el salto de calidad en la experiencia no será tan importante como el que notarán los usuarios del caso anterior. De hecho, echamos de menos la aplicación de Apple TV que sí tenemos en la gama alta de Samsung, LG o Sony.

Chromecast con Google TV. Chema Flores Omicrono

Sí que será especialmente recomendable para aquellos que, pese a tener un televisor de última generación, tengan su casa conectada en torno al ecosistema de Google o sean muy dependientes de él. La compañía de Montain View ha conseguido con su último Chromecast un engranaje perfecto que hace que el usuario sienta que la televisión trabaja para él.